Síguenos
Los investigadores comparten experiencias y experimentos  con los turolenses Los investigadores comparten experiencias y experimentos  con los turolenses
El profesor Rafael Royo muestra una réplica de un diente de un dinosaurio carnívora

Los investigadores comparten experiencias y experimentos con los turolenses

El vicerrector del Campus de Teruel, José Martín-Albo, demanda a las administraciones mayor financiación

El Campus de Teruel de la Universidad de Zaragoza se sumó este viernes a la celebración de la Noche Europea de los Investigadores e Investigadoras y mostró su trabajo en las plazas del Torico y de San Juan y en el Museo de Teruel, que acogieron zonas experimentales y presentaciones de su trabajo.

Las actividades, que retomaron el formato presencial, tenían como objetivo acercar el día a día del personal investigador a los turolenses y despertar en ellos el interés por la ciencia.

El vicerrector del Campus de Teruel, José Martín-Albo, aprovechó la inauguración de la jornada, que tuvo lugar en el Museo de Teruel, para solicitar a las administraciones públicas que incrementen los recursos destinados a la investigación “porque el trabajo que desarrollan las personas que la realizan hace que la sociedad mejore”.

Sonsoles Valdivia explica a David Repullés las medidas de cognición implícita

Según Martín-Albo, la Noche Europea de los Investigadores y Investigadoras sirve para poner en valor el trabajo que realizan y hace referencia “a las noches que muchos investigadores pasan en vela para hacer viables productos científicos que se convierten, por ejemplo, en vacunas que salvan vidas”.

El vicerrector añadió que este evento permite a los investigadores transmitir su conocimiento a la sociedad porque habitualmente su trabajo solo se da a conocer en revistas científicas que solo leen otros investigadores.

La coordinadora de la jornada, Pilar García, hizo suyas las palabras de Martín-Albo y se congratuló de que los investigadores turolenses puedan visibilizar su trabajo en lugares emblemáticos de la ciudad. “Los experimentos y las charlas de los expertos muestran además el carácter multidisciplinar del método científico”, argumentó.

Mónica García recoge dientes de leche en la plaza de San Juan

El concejal de Educación, Javier Domingo, destacó la importancia de la Universidad para la ciudad y reiteró el apoyo del Ayuntamiento al Campus.

Tras la inauguración, el salón de actos del Museo de Teruel acogió cuatro presentaciones de profesores de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales del Campus de Teruel.

Desde el grado de Bellas Artes, Marta Marco habló sobre Miradas y territorio. Una aproximación al paisaje a través de la práctica de la pintura; José Prieto sobre El trash art como forma de reutilizar la basura; y Alfonso Burgos sobre Relatos de animación documental o cómo es posible (re)crear la realidad a través de la animación. Entra tanto, desde el grado de Psicología, Adrián Alacrau habló sobre Tips para detectar y prevenir el riesgo de suicidio.

A continuación tuvo lugar una charla a cargo del investigador principal del grupo Aragosaurus del Instituto de Investigación en Ciencias Ambientales de la Universidad de Zaragoza (IUCA) Diego Castanera sobre el dinosaurio gigante de Camarillas, a cuyo coloquio posterior se sumaron la alcaldesa de la localidad, Rosa María Cirugeda, y el descubridor del yacimiento, Pedro Cirugeda.

El profesor Antonio Lucas Alba, con su estudio sobre conducción armónica

Mientras, en la plaza del Torico, el profesor Rafael Royo aprovechó uno de los recursos patrimoniales de la provincia, como son los dinosaurios, para enseñar a los niños y niñas otras formas de acercarse a la ciencia y al método científico.

Royo les mostró réplicas de dientes y garras y les enseñó a distinguir si eran de dinosaurios carnívoros y hervíboros, y les explicó cómo interpretar los fósiles que pueden encontrarse en el territorio, como huellas, huesos o huevos.

A su lado, Sonsoles Valdivia, del grupo investigador de Emoción, Regulación y Ajuste del grado de Psicología, llevaba a cabo un experimento para evaluar qué pesa más en los adolescentes que empiezan a ser violentos en su primera relación de pareja: el sexismo implícito o la habilidad para regular sus comportamientos y separar lo que piensan de lo que hacen.

La consejera de Ciencia, Maru Díaz, en la Noche de los Investigadores

Valdivia argumentó que es más adecuado medir el sexismo con tareas de cognición implícita que con lápiz y papel porque, en este último caso, es más fácil falsear las respuestas.

Entre sus conclusiones, dijo que no es el pensamiento lo que convierte a una persona en sexista ya que el mismo viene dado en buena medida por factores culturales, si no lo que hace, “y que no pasa nada por tener una determinada configuración mental sobre la mujer siempre que uno tenga la habilidad de poderse regular”.

Dientes de leche

En paralelo, en la plaza de San Juan la estudiante Mónica García se presentaba como “ayudante” del Ratoncito Pérez. El Centro Nacional de Investigación Sobre la Evolución Humana (CENIEH) llevó a este espacio su octava campaña de recogida de dientes de leche.

García explicó que, además de recoger los dientes, tenía que tomar los datos del niño o de la niña, y que el más importante era saber a qué edad se les habían caído. Y es que a través de la misma se pueden conocer una serie de procesos evolutivos de la persona. Los donantes recibieron como regalo un diploma, un cepillo de dientes y una invitación para visitar el la Casita-Museo del Ratón Pérez en Madrid.

La doctora Marta Marco, con su aproximación al paisaje a través de la pintura

También en la plaza de San Juan, el profesor Antonio Lucas Alba divulgó estrategias de conducción cuando el tráfico es denso para que no se generen atascos y reducir los niveles de contaminación.

El investigador explicó que los atascos se producen por la instrucción dada a todos los alumnos de las autoescuelas de que se debe conducir manteniendo la distancia de seguridad.

En colaboración con universidades de países como Alemania o Israel, llevan a cabo un estudio que parte de la reinterpretación de la conducción partiendo de las ondas, denominada conducción armónica. Añadió que es una forma de conducir que ya aplican muchos camioneros y que consiste en no ir tan pegado al vehículo precedente y mantener una velocidad constante.

El grupo cuenta con un simulador y ha realizado también pruebas en circuito, y ha comprobado que esta forma de conducir reduce significativamente el consumo de combustible y un 40% los accidentes.