Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Los niños turolenses aprenden las normas de circulación de una forma muy divertida Los niños turolenses aprenden las normas de circulación de una forma muy divertida
El responsable de la Unidad de Educación Vial, Javier Fuertes, da indicaciones a dos de los participante en la actividad realizada ayer en el Parque Infantil de Tráfico de Teruel

Los niños turolenses aprenden las normas de circulación de una forma muy divertida

Éxito de las jornadas de puertas abiertas del Parque Infantil de Tráfico de Teruel

Unos 200 niños turolenses y sus familias han aprendido de una forma muy divertida a circular de una manera más segura por la ciudad. La jornada de puertas abiertas en el Parque Infantil de Tráfico, que ha organizado este fin de semana el Ayuntamiento de Teruel a través de la Policía Local y la Concejalía de Juventud con motivo de la Semana Europea de la Movilidad, ha sido todo un éxito.

La propuesta estaba abierta a chicos de 1 a 12 años, con propuestas diferentes según sus edades.

El coordinador de la Unidad de Educación Vial y Seguridad de la Policía Local de Teruel, Javier Fuertes, recordó que la actividad tenía un doble objetivo: por un lado, que los padres vieran lo que se hace en el Parque Infantil de Tráfico que trabaja a lo largo de todo el curso con los centros educativos y, por otro, que los pequeños conocieran a los agentes y los sientan “como alguien cercano que les puede ayudar”.

Una madre da indicaciones en el circuito del Parque Infantil de Tráfico

La cita del fin de semana se desarrolló en un ambiente lúdico. A su llegada a las instalaciones municipales, los pequeños podían ver vehículos de la policía local y había un pintacaras para que los chavales pudieran lucir señales de tráfico en sus rostros. Seguidamente, es ponían los cascos y subían a las bicicletas y los más mayores a los karts. Antes de empezar la actividad recibían la bienvenida por parte de Javier Fuertes quien les daba las indicaciones para poder hacer los circuitos. “Hemos organizado una ciudad en pequeño en la que tienen que ir a distintos destinos porque en nuestro día a día nos desplazamos al trabajo, al colegio o la tienda y lo hacemos como peatones, en coche, en moto o en bicicleta y aquí se trata de que aprendan a hacerlo con seguridad”, comentó Fuertes.

Con los participantes más pequeños la actividad contó con la colaboración de las familias, los padres y madres se distribuían por el circuito y les explicaban las señales básicas a los pequeños que, tras coger una tarjeta con un destino, tenían que llegar hasta él montados en sus bicicletas.

Además, había algunos “pequeños policías” que se ocupaban de vigilar que se cumplieran las normas y de multar a quienes no respetaban las señales.

Una vez finalizado el recorrido, los chicos recibían un pequeño regalo para motivarles y que sigan apostando por la seguridad vial. Los más pequeños tuvieron su propia placa policial en la que podían poner su nombre y su foto; los medianos, un bolígrafo con un policía y los mayores un brazalete reflectante y un chaleco con los logos de Educación Vial y Juventud.

Un niño en el rol de policía pone una multa a otro en el circuito de educación vial

Javier Fuertes se mostró ayer satisfecho con la acogida que ha tenido esta jornada de puertas abiertas que casi ha cubierto todas sus plazas, tanto el sábado como en domingo.

Esta es una novedad en la programación de la Unidad de Educación Vial y Seguridad de la Policía Local de Teruel que cuenta con un intenso programa formativo desde septiembre a junio.

“Trabajamos con los colegios en todos los cursos de Primaria y también en los institutos, además de con otros colectivos como las personas mayores o asociaciones como Atadi”, explicó el responsable de esta unidad.

Para los escolares de primero a tercero de Primaria, la actividad se desarrolla en los centros educativos, si bien se termina con diferentes salidas por la ciudad. Así, los de primero aprenden cuestiones básicas para la seguridad de los peatones como cruzar por los pasos de cebra o respetar los semáforos. Tras la explicación teórica en el aula, los alumnos salen a ponerlo en práctica y van desde el colegio al parque más cercano donde se toman su almuerzo.

El coordinador de la actividad, Javier Fuertes, da indicaciones a los niños y sus familiares

En segundo de Primaria, se explica el uso de las sillas y alzadores en los coches y hacen su práctica en un coche de policía, donde ellos mismos se colocan correctamente estos sistemas de seguridad y de paso disfrutan de la experiencia de estar en un coche de policía y escuchar las sirenas.

En tercero de Primaria los estudiantes aprenden el funcionamiento de los autobuses urbanos. La propuesta termina subiendo al bus y en la estación de autobuses para conocer cómo se compran los billetes para los líneas interurbanas.

Los chavales de cuarto, quinto y sexto de Primaria realizan su formación en el Parque Infantil de Tráfico, donde reciben formación en el aula y posteriormente practican con bicicletas o karts, según la edad, en el circuito.

Esta instalaciones municipales se han remodelado recientemente y disponen de un aula con capacidad para 32 personas y baños adaptados. El edificio es todo accesible. Además, hay garaje para guardar el material y un taller de reparación.

Los niños pudieron pintarse señales de tráfico en la cara

Pero la educación vial no llega solo a los niños de Primaria. El coordinador de la Unidad de la Policía Local también visita los institutos. En este caso la actividad se hace con jóvenes de tercero de ESO que ya tienen edad para sacarse el carnet de ciclomotor. “Algunos van a conducir estos vehículos y otros irán como pasajeros y los pasajeros pueden salvar vidas también”, comentó Javier Fuertes. Además de los ciclomotores, se habla sobre los vehículos de movilidad personal (los patinetes eléctricos) y su normativa. La sesión culmina con la visita de Gerardo y Verónica una pareja turolense que tuvo un accidente, a él tuvieron que amputarle una pierna y ella tuvo muchas secuelas psicológicas. “Pretendemos tocarles la fibra y que se conciencien y nos transmiten que sirve”, señaló el agente de la Policía Local.

La Unidad de Seguridad Vial trabaja también con otros colectivos como los mayores a las que se habla sobre todo de la seguridad de los peatones y con otros colectivos como personas con discapacidad intelectual en colaboración con Atadi o con el colegio de Educación Especial Arboleda. Asimismo, el año pasado se hizo un taller práctico sobre vehículos en la nieve en el que se enseñó a poner las cadenas y que se volverá a repetir este año.

En total unas 4.200 personas reciben educación vial, de las que más de 3.000 son niños.