Síguenos
Los recursos naturales de Peralejos, un libro abierto para las colonias del Miguel Vallés Los recursos naturales de Peralejos, un libro abierto para las colonias del Miguel Vallés
Rafael Royo explica al alumnado de las colonias urbanas del colegio Miguel Vallés de Teruel el mural del Tiempo Geológico de Peralejos

Los recursos naturales de Peralejos, un libro abierto para las colonias del Miguel Vallés

Una treintena de niños entre 4 y 12 años conocen su entorno en colaboración con la Universidad

Conocer el entorno natural es uno de los objetivos de las colonias urbanas que durante el verano se desarrollan en Teruel y en diferentes municipios de la provincia. La pasada semana 32 niños y niñas de Teruel, con edades entre 4 y 12 años, estuvieron trabajando los recursos naturales del entorno de Peralejos. En una colaboración entre la colonias urbanas del colegio Miguel Vallés de la capital turolense, el Ayuntamiento de Peralejos y profesorado de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de Teruel permitió unir sinergias que una vez más pone en valor el patrimonio natural de la provincia de Teruel en favor de la educación.

Los protagonistas de esta actividad fueron los escolares apuntados a las colonias urbanas que visitaron la cercana localidad de Peralejos donde estuvieron trabajando mediante indagación el origen de las rocas del entorno. Primero, visitaron uno de los lugares habilitados para su visita como es el merendero de Peralejos, junto al río Alfambra, donde disfrutaron de la vegetación de ribera, de un yacimiento arqueológico relacionado con las cuevas de los moros y de las rocas singulares que allí afloran.

Visita a los afloramientos de roca caliza del merendero de Peralejos

Después, se dividieron por equipos y cada uno investigó sobre los recursos que allí se observaban realizando multitud de preguntas. A continuación, visitaron el Mural del Tiempo geológico donde se ilustran en 30 metros, las diferentes escenas de los tiempos pasados del entorno. En este mural pudieron descubrir el paisaje que ellos mismos habían investigado previamente: la sabana africana, que había en la zona hace millones de años.

Así aprendieron a interpretar correctamente las rocas y el paisaje pasado de hace unos 9 millones de años.

Posteriormente, y con el calor acechando, se realizó una actividad en un aula donde trabajaron el cuaderno didáctico de geología DinoCienciArte I . Con este material de trabajo pudieron interpretar areniscas, calizas, margas y conglomerados, dibujarlos y clasificarlos con ayuda de los profesores y monitores.

La actividad cultural terminó con una visita guiada al Centro de Interpretación sobre la Naturaleza de Peralejos y la Sierra de Castelfrío. En sus instalaciones el alumnado pudo observar más elementos geológicos, botánicos y faunísticos del valle del río Alfambra.

Varios participantes con su material didáctico en el centro de interpretación

Estas actividades en el entorno permiten aprovechar los recursos naturales de la provincia de Teruel, en este caso de una localidad como Peralejos que lleva varios años apostando por el patrimonio natural y de los proyectos de innovación docente que se impulsan desde la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de Teruel. A menos de 20 kilómetros de la capital, Peralejos consta de tres rutas para caminar, un centro de interpretación y un mural sobre el tiempo geológico.

La actividad educativa realizada con los niños y niñas de las colonias del colegio Miguel Vallés fue dirigida por el profesor Rafael Royo Torres, en el marco de los proyectos de innovación docente PIIDUZ_1_300 y 752 de la Universidad de Zaragoza en la que también participan Alfonso Burgos Risco y Adrián Ponz Miranda, profesores de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de Teruel así como Beatriz Carrasquer Álvarez de la Facultad de Educación.

El resultado de este trabajo fuera de las aulas del centro durante el desarrollo de las colonias ha merecido la pena. Según destacaron Antonia Sanchez y Julia Doñate, responsables de las colonias, “la actividad en general ha gustado mucho, los chavales se lo han pasado muy bien, les ha parecido muy interesante y han aprendido cosas nuevas. La visita al mundo rural se sale de lo cotidiano y complementa las actividades que se pueden hacer en Teruel”.

El redactor recomienda