Síguenos
Los turolenses cumplen con la tradición de la bendición de los niños en la Candelaria Los turolenses cumplen con la tradición de la bendición de los niños en la Candelaria
Las familias acudieron a San Clara con sus hijos recién nacidos para recibir la bendición en el Día de la Candelaria

Los turolenses cumplen con la tradición de la bendición de los niños en la Candelaria

El obispo preside el acto organizado por la Acción Católica en la Iglesia de las Claras
banner click 244 banner 244

La comunidad cristiana turolense celebró este viernes el día de la Candelaria con una de las tradiciones más arraigadas en la ciudad: la bendición de los niños nacidos a lo largo del año, para recordar la presentación de Jesús en el templo y la purificación de María. El acto, organizado por la Acción Católica General, se realizó en la Iglesia de las Claras y fue presidido por el obispo de la Diócesis de Teruel y Albarracín, José Antonio Satué.

Mari Carmen Aspas es una de las integrantes de esta asociación que más tiempo lleva participando en esta celebración y resaltó que “es muy bonita porque realmente los padres son los que más se ilusionan y es una celebración muy entrañable”. La costumbre pasa de padres a hijos y es habitual ver a los abuelos y los padres compartiendo este rito junto a sus pequeños. Los papás de Alberto, de solo dos meses, participaron del acto y también su hermana María Teresa que tiene dos años y medio, que también fue bendecida en el año en que nació. Pero incluso desde otras culturas la cita del día de la Candelaria es importante y una mamá ucraniana también llevó a su pequeño bebé al templo.

“Esto es lo que tenemos que hacer, cultivar las cosas que realmente son importantes porque a lo mejor algunos de estos padres no son muy practicantes, pero no importa porque lo importante es que quieran ofrecerles al niño o la niña a Dios”, comentó Aspas.

La presidenta de Acción Católica, Mari Carmen Julián, destacó que éste es el acto más especial que hacen a lo largo del año porque es “una tradición y es muy bonito y da mucha alegría ver a los niños y a las niñas que nacen, que parece que no hay, pero luego hay un buen montón de niños”.

Julián explicó que en esta organización participan unas 75 personas y tienen “grupos de vida” en las parroquias en los que hacen formación, celebración y compromiso de vida. En Adviento y Cuaresma hacen retiros y celebran la Navidad y resaltó que todo es abierto a toda la comunidad de Teruel.

Luz y bendiciones

La celebración religiosa en la Iglesia de Santa Clara comenzó a las 17.00 horas con el encendido de las velas, símbolo de la luz de Dios. Se recordó la presentación de Jesús en el templo.

El obispo Satué animó a los fieles a que pidan a Dios que encienda de nuevo la luz en su corazón.

José Antonio Satué recordó a los padres y madres que cuando llega un hijo “surge una fuerza” que hace olvidarse de uno mismo para centrarse en el pequeño.

Además, el obispo animó a hacer más por vivir en comunidad y en sociedad.

Tras el acto, el obispo bendijo a cada uno de los niños que han nacido a lo largo del último año.