Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Ester López Lázaro es la nueva encargada de dinamizar y dirigir la Sala de Lectura Arrabal. M. A.

“Los turolenses tienen en el Arrabal una sala de lectura abierta a todo el mundo”

El centro cultural público de la calle Mayor vuelve a la actividad con Ester López Lázaro al frente

Tras algún tiempo cerrada al publico, la Sala de Lectura Arrabal  ha vuelto a la actividad. La encargada de dinamizarla es la zaragozana Ester López Lázaro, que ha asumido el contrato menor del centro, de seis meses en principio, hasta que se resuelva la licitación  definitiva del contrato para los próximos dos años prorrogables a cuatro.

López Lázaro lleva además la biblioteca del CIFE Ángel Sanz Briz y la biblioteca del Colegio del Ensanche, y de algún modo sigue vinculada a algunos de los proyectos que auspició en la biblioteca del colegio de la Fuenfresca durante los seis años que ha trabajado en ella. “Estoy al tanto de lo que ocurre allí porque ha sido mucho tiempo. Empecé desde cero en la Fuenfresca y realmente la echo mucho de menos”. 

Ester López Lázaro es graduada en Magisterio y cuenta con siete años de experiencia en gestión de bibliotecas, gremio en el que comenzó precisamente de la mano de Iván Núñez, anterior encargado de la Sala de Lectura Arrabal y que renunció a ella para dedicarse a la enseñanza en un colegio turolense.

Criada en el seno de una familia de grandes lectores, siente pasión por los libros y rodeada de ellos se siente como pez en el agua. Tanto es así que una de las primeras acciones que quiere llevar a cabo en la sala es renovar la colección de títulos. “Quiero actualizar la sección de literatura infantil, que es una de las partes que más me atrae, así que esa va a ser una de mis prioridades inmediatas”. 

Ester López Lázaro también ha introducido algunos cambios físicos en la sala. Ha reducido el número de mesas de estudio disponibles, “lo cierto es que hay muchas y rara vez se llenaban todas”, explica, y ha creado un especio más diáfano con dos butacas para leer de forma más cómoda. 

 

Más que una sala de lectura

Además la encargada de la sala quiere mantener la filosofía que ha llevado la sala durante los últimos años, de no limitarse a un centro de estudio, de lectura, o un mero contenedor de libros, y configurarla como un centro de cultura versátil y poliédrico donde tengan cabida el mayor número posible de iniciativas de todo tipo. 

Para ello programará un ciclo de charlas y actividades que arrancó el pasado 22 de marzo, con un taller sobre ornitología y observación de aves propias de Teruel que impartió Demetrio Vidal, biólogo y experto en el tema, en colaboración con el  Centro de Recuperación y Observación Ambiental (CROA) de El Cañizar. “Esta charla se realizó de algún modo para dar inicio al nuevo ciclo, para volver a atraer a la gente a la sala y que vean los cambios que ha habido y, sobre todo, que sepan que vuelve a estar en funcionamiento”. 

Y es que tras algunos meses cerrada, cuando se extinguió el último contrato de la sala de lectura, “mucha gente que venía todos los días ha perdido el hábito, o quizá ni siquiera sabe que ha vuelto a funcionar. Así que el objetivo es que vuelvan a utilizar la sala, y que los que nunca lo han hecho vengan también y conozcan el sitio”. 

Esas actividades de difusión cultural van a formar parte del proyecto habitual de funcionamiento de la sala, y tocarán temas muy variados, según anuncia Ester López. “No quiero que la sala sea un centro exclusivamente infantil o para ningún grupo de población determinado, sino que el programa que proyectaremos estará dirigido a personas de todo tipo con preferencias de todo tipo, siempre en el ámbito de la cultura”. En ese sentido, Ester López subrayó que “Iván Núñez se ha esforzado mucho durante estos años para que la gente supiera que esto no es una mera ludoteca donde tener aparcados a los niños, y la gente lo tiene bastante asumido”. 

La única línea programática que López Lázaro avanza es que en la medida de lo posible las charlas divulgativas “tendrán que ver siempre con Teruel, con lo que podemos y debemos conocer de nuestro entorno inmediato”. 

Otra de las intenciones de Ester López es incorporar actuaciones musicales al ciclo de actividades, y sobre todo abrir la biblioteca a toda la ciudad y no cerrarse al barrio, algo que ya puso en práctica Núñez que siempre denominó el centro Sala de Lectura Arrabal, eliminando la preposición de que indica pertenencia. “Estamos en el barrio del Arrabal, evidentemente, pero Teruel tiene que saber que aquí hay una biblioteca pública con más de 5.000 ejemplares que cualquiera puede utilizar”. 

Con idéntica vocación turolense la Sala de Lectura Arrabal ha retomado el club de lectura, que también quedó huérfano durante los meses de cierre. “Hemos empezado leyendo a Santiago Gascón, que es un autor de Zaragoza pero afincado en Teruel”, subraya Ester López.