Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Imagen de Luis Antonio Pellicer, con la obra recién presentada

Luis Antonio Pellicer, escritor alcañizano: “Las leyendas orales que se cuentan desde siempre son un patrimonio inmaterial”

El autor ha recopilado varias leyendas bajoaragonesas en la novela ‘Los secretos de la Casa Embrujada’

El alcañizano Luis Antonio Pellicer es taxista de profesión y escritor apasionado por la historia de vocación. Después de que la pandemia obligara a aplazar el acto durante la primavera anterior, el pasado sábado presentó en la capital del Bajo Aragón su última novela, Los secretos de la Casa Embrujada, basada en algunas de las leyendas que se cuentan por el territorio. En su bibliografía figuran títulos como Invasión o victoria: Guerra de la Independencia en el Bajo Aragón (2008), Diccionario bajoaragonés’(2009), La Concordia de Alcañiz (2013) y La sal de las lágrimas: crónica de un destierro (2016). 

-­¿En qué consiste ‘Los secretos de la Casa Embrujada?’

-Es un libro que, aunque está inspirado en varias historias, en varios relatos de miedo, forma un solo relato, una sola historia en la que se van entrelazando todos los relatos de miedo que están inspirados en historias que se cuentan en Alcañiz. Los protagonistas de la trama son dos amigos que vienen a Alcañiz a practicar senderismo y se hospedan en la Casa Embrujada. A partir de ahí ellos, en la ficción de esta novela, experimentan todas las leyendas de terror que incluyo en el libro. 

-¿Con qué tono está escrito el libro?

-Es una historia de miedo pero con tintes de humor negro. No creo que sea género de terror. En la novela tenemos sustos y muchas cosas que los protagonistas no llegan a comprender, pero entre ellos hay mucha complicidad y mucho humor. 

-¿A qué lugar se refiere con la Casa Embrujada que da titulo a la historia?

-El escenario es una casa abandonada de Alcañiz, de la que solo se conserva ahora la fachada, que tradicionalmente se ha denominado la Casa Ram. Siempre se ha dicho que estaba encantada, que tenía su fantasma... y aunque nunca se ha visto nada, lo cierto es que a pesar de ser muy céntrica nunca se ha habitado desde hace más de un siglo, y siempre que se ha querido obrar en ella nunca se ha podido porque han surgido muchas dificultades. Probablemente esto sea debido a que el subsuelo en Alcañiz está hueco por los pasadizos y las bodegas que existen, y es muy posible que el pasadizo que va de la plaza Mayor al Castillo pase por debajo de esta casa, y todo el que haya intentado excavar se lo haya encontrado. Esta casa perteneció a la familia Ram, una de las familias poderosas desde tiempos de Alfonso I. Se cuenta que uno de sus dueños realizó un sacrilegio; se llevó a su casa una hostia sagrada de la iglesia, la frió en una sartén y la clavó en la pared con un clavo. Entonces la casa fue excomulgada y se desató un gran incendio que destruyó la casa. Está documentado que ese incendio, efectivamente, tuvo lugar. Y probablemente lo de la excomunión tiene que ver con que, al ser los Ram tan poderosos, tenían capilla propia y el privilegio de que un sacerdote diera allí misa. Probablemente con la desamortización de Madoz ya no se volvió a autorizar a ningún sacerdote a oficiar misa en la casa, y de ahí empezó a hablarse de excomunión. 

-¿Qué otras leyendas alcañizanas introduce en su libro?

-Por ejemplo la de la Era de la Bruja, donde se contaba que eran quemadas las brujas de la zona, la Ejecución de Sadón, la Procesión de la Muerte, la Casa del Inquisidor, la Casa del Barón... 

-¿En qué fuentes se ha basado para recoger y recopilar estas historias?

-Sobre todo en fuentes orales, en lo que han contado siempre los abuelos. Algunas de estas historias están más o menos documentadas o recogidas en algunos libros, pero la mayor parte son cuentos orales. Creo que esas historias son un patrimonio inmaterial nuestro, algo que se transmite de generación en generación y que tiene su valor. Uno de los motivos de escribir este libro fue la ilusión de recogerlas y, de algún modo, guardarlas dentro de un libro impreso. 

-Usted ha escrito varios libros, aunque podría decirse que esta es su primera novela, ¿no?

-En realidad he tocado géneros diferentes aunque más o menos mezclados. El último libro, La sal de las lágrimas: crónica de un destierro (2016), está escrito en forma de novela pero realmente es una historia biográfica de mi familia, que habla sobre el drama del exilio tras la guerra civil. En realidad me gusta hacer novela que, sin ser novela histórica, tenga algún fundamento real, está basada en algo que realmente haya sucedido. 

-¿’La Concordia de Alcañiz?’ (2013) ya es más parecido al ensayo histórico?

-También tiene algo de novela, porque recreo una historia que tuvo lugar durante la Concordia de Alcañiz de 1412. El libro que sí es un trabajo de investigación histórica es ‘Invasión o victoria: Guerra de la Independencia en el Bajo Aragón (2008). Madoz sí que había escrito algo sobre este periodo en Teruel, pero en el Bajo Aragón solo había pequeñas referencias, no existía una historia como tal, y faltaban sacar personajes y hechos documentados, a pesar de que hubo algunas batallas. A partir de las actas notariales, que estaban selladas por el gobierno francés, y tachados después con tinta, saqué las listas de todos los funcionarios alcañizanos que trabajaron en el gobierno francés, y que luego fueron perseguidos por afrancesados, como ocurrió en el resto de España.  

-¿Está trabajando ahora mismo en algún otro proyecto literario?

-Siempre tengo cosas entre manos. Ahora mismo estoy terminando una novela de ciencia ficción. Será mi primer libro que no está basado en ningún acontecimiento histórico, que será completamente ficción. Pero creo que aún tardará algún tiempo en ser publicado.