Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

Modelos por un día, con delantal y mantón, para luchar contra el cáncer Modelos por un día, con delantal y mantón, para luchar contra el cáncer
Imagen tomada en el entorno de la Virgen de Pueyos de Alcañiz el pasado mes de enero, con la nieve dejada por Filomena sobre el monte

Modelos por un día, con delantal y mantón, para luchar contra el cáncer

El calendario solidario que realiza el personal del Hospital de Alcañiz ya está a la venta
Cruz Aguilar
El personal del hospital de Alcañiz colgó por unas horas sus batas y pijamas de trabajo para ponerse las ropas que llevaban sus bisabuelos y posar, como si fueran modelos profesionales, con mantones, pañuelos o delantales, para el calendario solidario que sacan a la venta cada Navidad a través del proyecto Rememora –destinado a apoyar a colectivos que necesitan ser sacados del olvido– y cuya recaudación será este año para la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

En total han participado más de cien personas entre los que no hay solo personal del hospital de Alcañiz, sino también algunos de sus familiares y miembros de la AECC del Bajo Aragón. A todos ellos se ha sumado este año la Asociación Cultural Royo del Rabal de Zaragoza cuyo fin principal es el desarrollo y difusión del folclore aragonés. El coordinador del calendario, Dabí Latas, indicó que han contado con esta agrupación por su gran colaboración en la venta de los calendarios.

Los escenarios para el almanaque se eligen con gran cuidado  y, en función de las personas que van a posar en cada uno de ellos, se selecciona la vestimenta de entre las miles de piezas de la colección de Dabí Latas. Es el responsable de la Asociación Sempiterna, que se dedica al estudio de la indumentaria tradicional y esas prendas son las que nutren el Centro de Indumentaria de Valdealgorfa.

Latas señala que la selección no resulta sencilla puesto que, aunque cuenta con muchas prendas, las más antiguas no se pueden usar porque sus tejidos están más dañados por el paso del tiempo. “Busco ropa adecuada a la actividad que están haciendo en la escena, porque no era igual la de diario que la de fiesta”, comenta. Además el experto busca que todas las personas que salgan en la imagen lleven ropa coetánea, algo que este año ha sido más fácil porque en cada una de las imágenes aparecen pocos modelos: “La gente nos pedía poder ver las prendas en detalle aunque no hubiera tantas”, indica el coordinador del almanaque. Otra complicación añadida son los tamaños de las vestimentas, ya que los cuerpos de mujeres y hombres del siglo XIX eran más bajitos y delgados que ahora.

La realización del calendario supone toda una experiencia para los protagonistas y entre los modelos hay personas que participan desde la primera edición, hace ya cuatro años, y otros que este 2021 vistieron por primera vez indumentaria tradicional.
 
Varios modelos en el interior del museo Casa de la Visitación, en Alcañiz


La idea surgió del departamento de Farmacia del Hospital, cuyos trabajadores son los más activos en el almanaque. Sin embargo, poco a poco se han ido sumando empleados de otras áreas del centro hospitalario.

Entre las personas que participan en el calendario desde sus inicios hay una mujer que ahora está en pleno tratamiento de cáncer y eso fue lo que animó a los organizadores a destinar la recaudación a la AECC. “Es la asociación que siempre teníamos presente, pero al final lo destinábamos a otras, pero este año es el momento”, apunta Dabí Latas. Cada año la recaudación íntegra ha ido a parar a una causa solidaria y vinculada a la sanidad, ya que se trata de una iniciativa que parte del hospital de Alcañiz.

La preparación de las fotos se inició ya en enero con Filomena y varias de las tomas se hicieron en medio de la nieve. Además, también hay otras instantáneas realizadas en el huerto durante el verano, que es cuando más hortalizas hay, o con grandes cestas llenas de melocotón de Calanda, que se recoge en octubre.

Al igual que en años anteriores, para la realización de las fotos se han elegido rincones de diferentes pueblos que guardan la esencia de antaño. Así, hay capturas realizadas en Monroyo, en La Codoñera, Calanda y Castelserás, entre otros. También hay varias fotografías que se han realizado en el Museo Casa de la Visitación de la capital bajoaragonesa.

Este año se han editado mil calendarios que se venderán en varios establecimientos de Alcañiz y también a través de la página web rememora.org. Los impulsores del calendario manifiestan que cada año hay más gente que lo demanda e incluso se van vendiendo los publicados en años anteriores, salvo el del primer año, que está agotado.

Ropa viva otra vez


Dabí Latas es el alma mater de la iniciativa y reconoce que para él resulta muy gratificante todo el trabajo que se realiza y no solo porque contribuye a una causa solidaria. “Yo necesito ver toda esa ropa viva otra vez, que salga del armario, y este calendario es además la excusa para recuperar y restaurar alguna pieza”, manifiesta el experto en indumentaria antigua.
 
Trabajo de la lana para hacer colchones en la localidad de Valdealgorfa


Cada año hay más voluntarios para la sesión fotográfica y en esta ocasión se ha quedado “mucha gente fuera”. El tema de la covid ha afectado y algunos de los asiduos han preferido no participar. De todas formas, el número de personas en cada fotografía ha sido menor que en los calendarios anteriores.

Este año han contado con varios miembros de la Asociación Cultura Royo del Rabal de Zaragoza, que se han convertido en los protagonistas de la imagen tomada en el lavadero de La Codoñera que es la que ocupa la portada.

Las fotografías son de Rosa María Mir, mientras que el diseño tanto del calendario como de la página web dedicada a las ventas corre a cargo de Juan Hernández. Otra de las piezas clave de las fotografías son los peinados de los modelos, de lo que se ocupa Peluquería Christian, de Alcañiz.