Síguenos

309_1200x150-tienda-tervalis.gif banner click 309 banner 309

Noé Peiró: Noé Peiró:
Imagen del pintor mural valenciano Noé Peiró, terminando una de sus obras

Noé Peiró: "La pintura mural ya no es algo exclusivo de la cultura urbana"

El creador valenciano pintará en Peñarroya de Tastavins el diseño ganador del certamen artístico

El valenciano Noé Peiró será el encargado de realizar la pintura mural que lucirá la localidad de Peñarroya de Tastavins en una de las paredes de la Era de Habanero, en una pista que se dirige hacia las Rocas del Masmut desde el pueblo. Está previsto que la pintura se realice entre mayo y junio, aunque el diseño se eligió a principios de febrero, en el concurso organizado por el Ayuntamiento y en el que además resultaron ganadores Annet Timmer (Tarragona) en categoría de pintura y Guzmán Pérez en la de relato corto.

Las bases del concurso establecían que el diseño debía de ser cuadrado, de 3 metros de alto por 3 metros de largo, siendo la temática rural el único requisito estético. Noé Peiró presentó un diseño no figurativo de motivos vegetales, como si de una rama de un árbol frutal con tratamiento monocromo se tratara.

Peiró explica que su estilo sobre la pared tiende más a la ilustración, y que en ese sentido la pintura mural no será exactamente igual que el boceto, realizado en Photoshop. “Elegí ese diseño porque tenía que entrar dentro de la temática rural, y a  mí me gusta hablar sobre los objetos cotidianos, con elementos relacionados con el espacio donde está la pintura. Así que en este caso lo que hice fue tomar como referencia la flora que existen por algunas de las rutas en Peñarroya”.

De origen valenciano

Noé Peiró, de 24 años, nació en Gandía aunque actualmente está afincado en Valencia, donde estudió Bellas Artes y un Máster. Aunque no le une ningún tipo de relación con Peñarroya de Tastavins ni con el Matarraña, participó en su concurso de pintura mural porque “una de las disciplinas que más me atraen es la pintura mural y buscando encontré la convocatoria del concurso”.
 

 Detalle del boceto del diseño ganador del concurso, y que Noé Peiró pintará en breve en Peñarroya de Tastanvins



Pese a que todavía son escasas, comparándolas con otro tipo de concursos como los de relatos o fotografía, cada vez son más con concursos convocados sobre pintura mural. “Creo que el arte urbano está viviendo cierto auge porque empieza a utilizarse como recurso turístico, de forma que añade elementos interesantes al paisaje, atrae gente joven a los pueblos y la gente más mayor también se siente atraída”.

No es la primera vez que Noé Peiró pinta en una pared de algún núcleo pequeño de población, como el caso de Fuentelencina, en Guadalajara. De hecho, y aunque tanto el concepto como la estética de la pintura mural y el graffiti se relacionan con un entorno radicalmente urbano, el valenciano opina que empiezan a romperse algunos mitos al respecto.

Compañeros del gremio


“Todos mis compañeros del gremio y yo mismo hemos trabajado en medios rurales, alejados de las grandes ciudades, y no creo que haya ningún problema”. “De alguna forma significa alejarse de los espacios más invadidos y conectarlos con otros lugares más alejados, pero no creo que suponga trabajar en un lugar extraño. Es cierto que los pueblos pequeños todavía no tienen mucha pintura mural, pero precisamente se trata de extender ese concepto a esos otros lugares”.

Ese movimiento también tiene que ver con la superación del clandestinismo de determinado tipo de pintura mural, relacionada todavía con un fenómeno transgresor. Para Peiró, “dentro del gremio -de pintores murales- todavía se mantiene un poco ese debate, y en determinados lugares todavía puede quedar gente, quizá entre los más mayores, a quienes les pueda resultar esto más extraño”, aunque en general el valenciano cree que no es lo habitual. Recientemente Noé Peiró gano el Concurso de Pintura Mural de Paiporta, junto a Alejandra de la Torre.

Como finalista del certamen, tuvo que pintar su diseño, acerca del concepto de la mujer emprendedor, en la pared de un colegio. “Y es verdad que alguna persona que pasó no le parecía bien”, afirma. “Normalmente te encuentras gente simpática a la que le gusta lo que haces, aunque supongo que también hay gente que prefiere muros en gris”.