Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Las personas mayores de Torrevelilla serán los protagonistas de los documentales y del largometraje. Documentales de Torrevelilla-Lo Chapurriau

Ocho documentales y un largometraje para preservar el lenguaje Chapurriáu

El mundo del cine y el arte de Torrevelilla se une en un proyecto respaldado por la comarca

Profesionales relacionados con el mundo del cine, la televisión, el teatro y la música de Torrevelilla realizarán una serie de ocho documentales y un largometraje con el fin de poner en valor y tratar de preservar Lo Chapurriáu, la lengua materna que se habla en siete municipios de la Comarca del Bajo Aragón.
El proyecto, llamado Documentales de Torrevelilla-Lo Chapurriau, está impulsado por la Asociación Cultural Club Baloncesto de la localidad del Mezquín y respaldado por el Museo Histórico de Torrevelilla, a donde irá a parar esta edición en DVD que aspira a dar el salto a la televisión y a los festivales de cine.
El proyecto, que se rodará en Torrevelilla entre el 18 y el 20 de junio, fue presentado el pasado jueves en rueda de prensa en la sede de la Comarca del Bajo Aragón, que apoya la iniciativa con una financiación de 4.500 euros, la mitad del presupuesto total que incluye el alquiler de equipos de grabación, sonido e iluminación, montaje y edición.
La consejera delegada de Patrimonio y Lenguas, María José Gascón, hizo hincapié en que sin la colaboración desinteresada de importantes personalidades del mundo cinematográfico descendientes de la localidad “no tendríamos ni para empezar” con esta cantidad. El 50% restante lo aportarán el Ayuntamiento de Torrevelilla, el museo y la asociación cultural. 
El proyecto está dirigido por Ferrán Rañé, rostro habitual del cine y el teatro español. Ha encarnado multitud de personajes tanto en teatro como en series y películas  como Amanece que no es poco, El embrujo de Sanghai, Si te dicen que caí o Perdona Bonita pero Lucas me quería a mí, entre otras muchas.
Colaboran también músicos de la talla de Mariano Marín, que ha compuesto  bandas sonoras para Alejandro Amenábar, Fernando Colomo, Jaume Balagueró o Daniel Calparsoro, entre otros directores cinematográficos. La realización corre a cargo de la joven Gemma Blasco, que a sus 27 años tiene un amplio currículum, con premios como el Travelling 34 en el Tres Court International Film Festival, el Mejor Corto de la sección Noves Visions del Festival de Sitges, o a la Mejor Dirección en los premios Sgae-Nova Autoría del festival catalán. Además, tiene un largo, El Zoo, que ha rotado por el festival de Las Palmas de Gran Canaria, Cinemajove, el D’A de Barcelona, el Atlántida Film Fest y el PNR Festival de Cine de Madrid.
La serie ideada por Rañé plantea ocho capítulos de 15 minutos de duración cada uno, tras la edición y el montaje de grabaciones de unos 60 minutos en las que participarán tres vecinos de avanzada edad de Torrevelilla, excepto un último capítulo en el que los protagonistas serán jóvenes que conocen y hablan la lengua perfectamente pero que quizá la estén dejando de utilizar. Por tanto, será un toque de atención a las generaciones para que no dejen perder una lengua que, para el director, está “seriamente amenazada”.
“De una manera absolutamente normal y natural, en siete pueblos del Bajo Aragón (Torrevelilla, La Cerollera, La Cañada de Verich, La Codoñera, La Ginebrosa, Belmonte de San José y Aguaviva), más los 18 del Matarraña y un total de 70 en la Franja, se habla lo Chapurriáu”, que no obstante presenta “serias amenazas de continuidad”, aseguró el director, ante el “avance del castellano”. La lengua materna no se enseña en la escuela y cuando los jóvenes marchan a estudiar fuera, a menudo vuelven sin un aspecto clave de su “personalidad”, lamentó Rañé. Con estos documentales “queremos oír de su boca cómo suena un idioma tan expresivo”, pues “el poder del lenguaje hablado es espectacular”, alabó. 

Ocho temas de conversación
El director explicó que cada capítulo se estructurará en torno a un tema de conversación: trabajos en el campo, oficios y profesiones, la escuela y la educación, trabajos en el hogar, trabajos fuera del hogar, servicios públicos y vida social. El octavo tema, lengua amenazada, servirá para la reflexión, pues se centrará en padres e hijos que conocen y lo hablan pero que no lo usan como debieran. 
Con la ayuda de dos conductores de la conversación que no aparecerán en plano, se espera que afloren subtemáticas como la recogida de la oliva, los lavaderos, las minas, la educación, la matanza del cerdo, el agua en la fuente, la falta de luz, el primer cine, bares, la primera televisión, bailes, noviazgos, bodas, oficios, denominación en Chapurriáu de diferentes útiles, aperos y herramientas, el trabajo doméstico, construcción de casas, bancales, cabañas, poemas, dichos, canciones…
Todo ello desde “la simpleza técnica” para que la verdadera protagonista sea únicamente “esa lengua tan bonita y feroz”, dijo la realizadora de los documentales, Gemma Blasco, que a sus 27 años se siente responsable de que las nuevas generaciones estén perdiendo este habla. “Hay poca gente joven en todo el pueblo que lo utilice”, lamentó.
Con la espontaneidad por bandera, la grabación será en apenas tres localizaciones, lugares públicos y comunes del pueblo. Se hará con tres cámaras para poder valorar y montar tanto los planos hablados como los de reacción de los otros invitados cuando escuchen lo que dicen los otros. Todo ello con abundantes primeros planos para dar el máximo protagonismo audiovisual a los invitados.
El proyecto “ilusiona a mucha gente, todo el mundo en Torrevelilla tiene ganas de aportar y de estar”, dijo Rañé. “No podemos dejar perder un idioma tan brillante, fresco y expresivo”, insistió el promotor. 
“Vamos a poner en valor este territorio gracias a la idea de Ferrán con un proyecto ambicioso que va a dar a nuestra manera de hablar una protección y un impulso súper fuerte”, subrayó Gascón, que vaticinó que la serie “va a ser muy potente y va a tener mucha repercusión” a nivel de Aragón.
El presidente de la comarca, Luis Peralta, celebró que la institución pueda “apoyar al mundo de la cultura, uno de los sectores que peor lo está pasando”, si bien lamentó que el año “ha sido muy complicado” y aseguró que les hubiera gustado financiar y desarrollar más esta faceta.
A la presentación del proyecto en sede comarcal asistieron también el alcalde de Torrevelilla, Carlos Martín, y el presidente del CB Torrevelilla, Mariano Laviña.