Síguenos
Santiago Sáenz: “Un concierto de jazz es capaz de cambiar la vida” Santiago Sáenz: “Un concierto de jazz es capaz de cambiar la vida”
Imagen de la formación Arzz Colectiva durante un concierto

Santiago Sáenz: “Un concierto de jazz es capaz de cambiar la vida”

Arzz Colectiva actuará en Alcañiz en la próxima cita del Festival del Bajo Aragón

Arzz Colective, quinto aragonés de jazz, será la próxima propuesta del Festival de Jazz del Bajo Aragón, con el sexto de los siete conciertos que están previstos. En esta ocasión la cita será en el Teatro Municipal de Alcañiz, este sábado 23 de octubre a partir de las 20 horas.

Será la única actuación de pago del festival que organiza el Club de Jazz del Bajo Aragón. Las taquillas del teatro estarán abiertas a partir de las 18 horas del sábado.

Arzz Colective, formación que toma su nombre de la fusión de las palabras Aragón y jazz, cuenta con músicos de dilatada trayectoria musical, como Daniel Escolano (contrabajo), Fernando Lleyda (saxo tenor) o Fran Gazol (batería), además de otros músicos más jóvenes como Alejandro Esperanza (piano). Para el concierto de este sábado en Alcañiz la formación tocará en formato de quinteto con la colaboración de Joan Mar Sauqué, uno de los trompetistas más importantes y con más proyección a nivel nacional, surgido de la gran factoría de jazzistas que es la Sant Andreu Jazz Band que dirige Joan Chamorro.

Este concierto será el sexto de los siete previstos en la programación del Festival de Jazz del Bajo Aragón, y el único que tendrá lugar en Alcañiz, para lo cual ha colaborado el Ayuntamiento de la localidad.

La apuesta del Club de Jazz Bajo Aragón ha sido llevar este estilo de música, considerado minoritario, hasta los pueblos, y los organizadores están muy satisfechos con la respuesta que ha obtenido hasta ahora en Valjunquera, Valdeltormo, Monroyo, Torrecilla de Alcañiz o Valdealgorfa, municipios que ha visitado hasta ahora antes de Alcañiz y Puigmoreno, donde concluirá el ciclo el 30 de octubre.

Lo más sorprendente es que se ha conseguido llevar hasta pequeños pueblos grandes músicos de jazz de forma gratuita para el público. Según explica Santi Sáenz, director del Festival de Jazz del Bajo Aragón, “se ha hecho gracias a una convocatoria de ayudas que salió del Departamento de Ordenación del Territorio del Gobierno de Aragón”, precisamente para favorecer la organización de ciclos culturales en localidades pequeñas -por eso la cita de Alcañiz es de pago, porque sale fuera de esta convocatoria de ayudas dirigidas al mundo rural, “y también de las administraciones públicas y algunas empresas particulares que han decidido patrocinarnos y apoyarnos en nuestra apuesta”.

El sistema por el que se optó en los conciertos gratuitos fue el de taquilla inversa, en el que el público decide dejar el dinero que estima oportuno, si lo estima, después del término del concierto.

La organización asegura que la respuesta del público ha sido “excelente”. En los conciertos, realizados todos al aire libre excepto en el caso de Alcañiz, “ha habido una media de 100 personas, que en pueblos tan pequeños es muchísima gente”. “Estamos seguros que con la acogida que ha tenido”, continúa Sáenz, “en dos o tres años el Festival de Jazz del Bajo Aragón va a formar parte del paisaje cultural anual de nuestra comarca”.

Según el director del festival, no solo es importante la acogida del público en el sentido cuantitativo, sino también cualitativo. “Muchas de las personas que han acudido a uno de los conciertos que se han organizado no estaba habituada al jazz, y en muchos casos se han llevado una gran sorpresa”.

Y es que Santi Sáenz, músico profesional, es de los que están convencidos que lo de que el jazz es música complicada o solo apta para melómanos es completamente falso: “el jazz es minoritario para quien nunca ha escuchado jazz. Si acudes a un concierto de jazz de calidad vas a repetir seguro”.

En los conciertos del ciclo se sorteaba un disco entre el público, que no es otro que el disco más vendido de la historia del jazz, Kind of blue de Miles Davis. Sáenz lanza una reflexión al respecto: “En Valjunquera le tocó a una señora que nos dijo que se lo regalaría a su nieto. Pues estoy seguro de que su nieto, cuando lo escuche, se va a enganchar”.

En opinión de Santiago Sáenz Kind of blue o cualquier gran grabación de jazz “es capaz de cambiarte la vida, porque ocurren cosas mientras suena, y si lo escuchas de verdad, tu corazón y te cerebro descubren lenguajes que no sabías que estaban ahí, y de repente dejas de ser la misma persona”.

El redactor recomienda