Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Imagen del escritor e historiador turolense Serafín Aldecoa

Serafín Aldecoa, historiador: “En la guerra no ganó nadie y los que perdieron fueron la gente de Teruel”

El escritor publica De la sublevación a la batalla de Teruel’, que se presenta el 23 de julio en Senda-Perruca
Nuria Andrés

La prensa de Teruel, los primeros sindicatos mineros de la provincia, personajes ilustres turolenses… no hay detalle de la historia de Teruel que se le escape al escritor Serafín Aldecoa. Ahora, en su nuevo libro,  De la sublevación a la Batalla de Teruel, que se presentará en la librería Senda-Perruca mañana jueves, 23 de julio, trata de arrojar un poco de luz a un periodo oscuro de la ciudad que versó desde el 18 de julio de 1936 hasta el 15 de diciembre de 1937. Represión, muerte y destrucción. Son estas tres palabras con las que convivieron los turolenses desde el golpe de estado contra la II República y que la delicada pero sagaz pluma de Aldecoa acerca a nuestros días. 

 -Todos sus libros están centrados en Teruel, tiene usted un compromiso muy fuerte con su tierra.

-La tierra marca mucho y la verdad es que toda la vida me he dedicado fundamentalmente a la provincia. He investigado sobre muchos temas, desde la historia contemporánea a décadas más recientes. Hay mucho desconocimiento de la época contemporánea de esta tierra. 

-¿Cuál fue el motivo que le llevó a escribir este libro?

-Es un tema que me perseguía desde hace tiempo. Estoy más especializado en la II República, pero tenía muchas ganas de tomar la Guerra Civil y, sobre todo, el periodo justo antes de esta, desde el 18 de julio de 1936 al 15 de diciembre de 1937, un periodo oscuro. 

-¿Por qué a los intelectuales de todo el mundo les apasiona la Guerra Civil española?

-Para entenderlo, hay que ponerse en contexto histórico, cuando los fascismos estaban creciendo en Europa. Tanto La Guerra Civil como la Batalla de Teruel fueron una lucha por la libertad contra el fascismo, por eso hubo tantos románticos que vinieron de todos los países a defender la libertad contra el autoritarismo incipiente que empezaba a progresar en Europa. Es una lucha romántica por los ideales y eso atrae a mucha gente.

-¿En qué se diferencia ‘De la sublevación a la Batalla de Teruel’ del resto de libros que hablan de La Guerra Civil?

-Los otros libros se encargan más de los ejércitos, las estrategias militares… Los aspectos teóricos de la guerra. Yo me centro en el periodo previo a esta, en qué pasaba en esos meses anteriores cuando teóricamente no había guerra pero ya había bombardeos, como el bombardeo a la catedral, hundimientos de casas...Los turolenses estaban bajo catacumbas, escondidos en agujeros, temiendo que en cualquier momento hubiera un ataque, como así fue finalmente.

-Hablaba de una ciudad subterránea.

-Kilómetros de túneles subterráneos, de bodegas antiguas y otras que se construyen nuevas. Desde el Ayuntamiento se dieron normas de cómo hacer estos refugios. Después de la guerra hubo edificios que se hundieron por todo lo que se había perforado debajo de la tierra. Había mucho miedo, la gente hacía todo tipo de subterráneos para protegerse de los bombardeos. 

-La Batalla de Teruel fue la más mortífera pero fue el bombardeo de Gernika el que se ha convertido en icono de la guerra civil, ¿Por qué cree que ha sido así?

-La Batalla de Teruel tuvo un gran protagonismo en su momento, hubo miles de soldados que vinieron aquí a luchar, fue una batalla que salió en toda la prensa europea. Lo que pasa es que nosotros no tuvimos un Picasso y hoy en día no hay un cuadro expuesto de esta batalla en el Museo Reina Sofía. Si lo hubieramos tenido, seríamos el icono de la guerra.

-¿Cree que la lectura de su libro puede ser la “semilla” que incite a la gente indagar sobre lo que fue la Batalla de Teruel?

-Ya hay mucha gente interesada. En Teruel, muchas personas se dedican a investigar de manera aficionada lo que fue la Guerra Civil. Al leer mi libro, probablemente, también les interesen más los meses previos a la Batalla de Teruel.

-Ya que el tema de la Guerra Civil española pasa de “puntillas” en los libros de texto actuales del instituo ¿Cree que su libro puede ayudar a entender al alumnado español lo que fue aquel conflicto?

-Sí, además, el libro es de fácil lectura, se han evitado los pies de página y las citas bibliográficas para que los jóvenes también lo puedan leer fácilmente. Cualquier chico de bachillerato lo puede interpretar y entender lo que fue el conflicto sin ningún problema. Esperemos que el libro puede ayudar a compensar esa ausencia de la batalla de Teruel en los programas educativos. 

 -¿Que consecuencias trajo la guerra civil a la ciudad de tTruel?

-Represión, muerte y destrucción. Esas fueron las consecuencias. Las autoridades y todas las figuras republicanas fueron perseguidas y detenidas, la mayoría de ellas fusiladas posteriormente. La ciudad quedó totalmente destrozada. Hay estadísticas de que un tercio de la ciudad quedó destruida. Y luego, la muerte de miles de personas. Hay un apartado del libro dedicado a todas las personas fallecidas y al enterramiento de ellas, el momento en el que las tropas de Franco entraron a Teruel y se encontraron con cientos de cadáveres entre las piedras, hubo que hacer zanjas para enterrarlos, no había madera para construir ataúdes para tanta gente. 

-¿Considera que Teruel es una de las ciudades de España con más historia?

-Sin lugar a dudas. Desde el Medievo hasta ahora es una de las ciudades con un pasado histórico más rico, más extenso y más digno de ser investigado. El problema es que falta mucha investigación sobre esta ciudad.

-¿Encuentra semejanzas entre el Teruel que describe en su libro y el Teruel de hoy en día?

-No se parecen en nada. Hoy en día es una ciudad civilizada y moderna. Antes, estaba muy deteriorada, gran parte de las calles y viviendas estaban destruidas y abandonadas. El casco antiguo estaba descuidado y olvidado, la ciudad estaba muy atrasada. Son dos ciudades totalmente diferentes

-¿Cuál es el siguiente tema sobre el que le gustaría escribir?

-Sobre los mineros, es un tema que me apasiona. El movimiento obrero y sus condiciones laborales durante la II República en Teruel. Me gustaría seguir investigando sobre los trabajadores que vinieron a las Cuencas Mineras, al pueblo de Ojos Negros, saber cómo vinieron, cómo era el lugar. Mi siguiente libro probablemente será Minas y mineros de Ojos Negros

-¿A qué conclusiones llega tras haber estudiado tan a fondo la Batalla de Teruel?

-La guerra es un desastre, una tragedia para todo el que la vive. Ni ganaron unos, ni ganaron otros y los que perfieron fueron la gente de Teruel, ya no sólo los refugiados que se tuvieron que ir al Levante andando, también los que sufrieron el asedio de la ciudad: Mujeres, ancianos, niños… La gente de aquí fueron las verdaderas víctimas.