Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

‘Tupper para tres’, un caótico piso compartido con el sello de Sara Jotabé ‘Tupper para tres’, un caótico piso compartido con el sello de Sara Jotabé
Una de las páginas del webcómic de Sara Jotabé

‘Tupper para tres’, un caótico piso compartido con el sello de Sara Jotabé

La autora de raíces turolenses edita con Fandogamia un webcómic que se actualiza cada semana

Una abogada punk aficionada al BDSM, un empollón correctísimo y reprimido y una niña pija con la cabeza llena de pájaros, los tres juntos en un piso compartido. Es la propuesta de Tupper para tres, el webcómic con el que la turolense Sara Jotabé –Sara Jornet Blasco– se ha embarcado con la editorial fandogamia, que todos los lunes y miércoles publica una nueva página en su página web, fandogamia.es.

Se trata de una comedia de situación llevada al lenguaje del cómic, o como su autora lo define, “una especie de Gran Hermano”, que entrecruza las aventuras de tres personalidades muy distintas, “tres mataos, muy diferentes entre sí, que se buscan la vida y que se ven obligados a convivir a pesar de que, aparentemente, tienen muy poco en común”. 

Sara Jotabé, hija de un zaragozano y de una turolense y formada en el grado de Bellas Artes de Teruel, ha publicado hasta ahora trabajos como Pajas mentales o Diario de una vida de mierda, que se nutrían de parte de su experiencia vital con las reflexiones de su alter ego “sobre los asuntos que preocupan a una estudiante joven, o cuando se da de bruces contra la realidad, y con un grado, un máster y no sé cuantos idiomas se da cuenta de que le han vendido una panacea y la vida es mucho más complicada de lo que te había explicado”.

En Tupper para tres da un paso más allá poniendo a tres protagonistas en situaciones extremas e hilarantes, casi como en un laboratorio sociológico de convivencia, que sirve como metáfora de un mundo que es plural pero que no ha sido educado en esa pluralidad. “Creo que mis personajes me odian porque suelo ser bastante cruel con ellos”, bromea la creadora. “Pero me gusta jugar con esas pruebas que te impone la vida y sacar la parte más humana de quienes tienen que superarlas, a través de situaciones extremas. Al final todo eso obliga a que las personas, más allá de las apariencias, tengan que estar unidos”. 

En lo formal Tupper para tres supone otro reto, ya que es el primer webcómic en el que trabaja la turolense. “Se trata de un cómic físico, con vocación de ser publicado en papel, pero por el momento se va publicando, página a página, a través de la web de la editorial, casi en tiempo real”. La historieta comenzó a publicarse en septiembre y ya están disponibles los dos primeros capítulos, los que sirven para introducir dos de los tres protagonistas –Caye, la pijita bondadosa, con un original cómic en formato de musical y Kela, la punk que iba para fiscal del Estado–. Cada lunes y cada miércoles la web actualiza con una nueva página, de las entre 8 y 12 que compondrán cada capítulo, hasta un total de doce capítulos que formará la obra completa. 

Es importante destacar que, aunque los lectores iran descubriendo las aventuras de los tres personajes semana a semana, la obra completa está concebida globalmente. No se trata de hacer una de esas series de éxito de TV, que yuxtaponen una temporada tras otra sin una trama general cerrada, y en la que los guionistas sudan tinta china para hacer que el desarrollo de la serie sea coherente con todo lo que se ha escrito con anterioridad. “Cada capítulo de Tupper es autoconclusivo en el sentido de que puedes leelo por separado, pero cuando se trata de una serie completa tiene que estar todo muy bien cerrado, para que los personajes evolucionen por donde tú quieres que lo hagan”. 

A pesar de ello “a cada uno de ellos les irá ocurriendo cosas en función del mes en el que sea publicado cada capítulo, para dar esa sensación de que la historia se desarrolla en tiempo real”, apunta Sara Jotabé. “Así, en noviembre saldrá de algún modo Halloween y en diciembre los personajes estarán en Navidad”.

La referencia que Sara Jotabé ha querido obviar conscientemente es la pandemia. Resulta tentador introducirla en el día a día de Caye, Kela y Javi, pero la autora ha querido “mostrar cierta normalidad. Al final uno de los cometidos del cómic es divertir al personal y que se evada de la realidad un rato... y no me apetecía nada hacer que mis personajes llevaran todo el tiempo una mascarilla”. 

El guion, el color y el dibujo es obra de Sara Jotabé, y en este último se advierte un salto evidente y una evolución estética y estilística con respecto a sus primeros trabajos. El trazo de la turolense, que ganó en 2019 en concurso del cartel anunciador de las Bodas de Isabel, sigue haciendo énfasis en las formas redondeadas, las caras rechonchas y los brazos flexibles, sin codos, aunque el color es más brillante –Tupper para tres es el primer cómic de Sara Jotabé creado en color al 100%– y la narrativa más ágil. “Siempre que haces algo nuevo tratas de ir evolucionando como artista, conservando los elementos que puedan definir tu estilo pero depurándolo cada vez más”, explica. 

El estilo irreverente en el dibujo y el guion, y el humor descarnado es otra de las características que hasta ahora han acompañado a Sara Jotabé en todas sus obras, y que también está presente en Tupper para tres. 

Nuevos formatos

El formato de webcómic en el que se presenta la nueva creación de Sara Jotabé es cada vez más común en un lenguaje artístico, que en España sigue reclamando el lugar que le corresponde dentro del arte contemporáneo, y que en Aragón tiene motivos de sobra para hacerlo con un buen número de autores de sobrado talento, pero que siguen teniendo que simultanear el cómic con otro tipo de trabajos relacionados con el diseño. Aunque la editorial Fandogamia y otras que ofrecen webcómics ponen a disposición del público las páginas gratuitamente, el objetivo final de Tupper para tres es que se venda en su formato físico una vez se haya publicado por completo en la web. “Se podrá comprar el libro, que además de suponer que tengas un cómic chulo en tu estantería, es posible que venga con algún extra, alguna sorpresa para premiar a quien decida comprarlo”. 

Esa es precisamente la razón de que el webcómic, a pesar de su éxito y de las posibilidades que ofrece, no vaya a imponerse definitivamente en opinión de Sara Jotabé. “El cómic tiene un factor de coleccionismo muy importante. A los aficionados nos gusta tener el cómic en papel entre las manos, acudir a los salones especializados, hablar con el autor y que te lo firme”. Para los incondicionales del género, que tienen algo de fetichistas, “es imprescindible la textura del papel, y el cómic es un producto que tiene que estar acabado en formato físico. Otra cosa es que las redes sociales te proporcionen una estupenda herramienta para promocionarte. Las posibilidades que te ofrecen son increíbles, pero internet no va a sustituir al cómic en papel, simplemente es una herramienta para el medio”. 

Sara Jotabé, nacida en Zaragoza en 1993, es autora de cómic e ilustradora y presidenta de la Asociación Aragonesa de Autores de Cómic. Ha publicado Pajas Mentales (Letrablanka, 2016), ganadora del Premio Tran a la mejor viñetista, y nominada a Mejor Dibujo en los Premios Tran y a Mejor Obra Aragonesa en los Premios del Cómic Aragonés de 2017; No es No (Ayuntamiento de Zaragoza, 2017), Diario de una vida de mierda (Letrablanka, 2017), accésit en los Premios CREAR18 de jóvenes aragoneses, Un Tuitero Enamorado (Mankell, 2018) y Diferente (Planeta Cómic, 2019). Además colabora en diferente revistas de publicación periódica, como Superbarna de Letrablanka o Polvo, niebla, viento y sol de la Asociación Aragonesa de Autores de Cómic. 

Además ha ganado certámenes como el del cartel anunciador de las Bodas de Isabel 2019 y el Permio Estilo Libre P de Pitillos 2018.

Ha colaborado y realizado trabajos para DIARIO DE TERUEL, ENISA (European Union Agency for Cybersecurity), The Huffington Post, Weloversize, Cruz Roja Juventud, Nexudus Ltd, Ayuntamiento de Zaragoza, Atrevindicativa, Herstóricas, Píkara Magazine, Believe In Art, Aspanoa y Heraldo de Aragón, entre otros.

Actividades en Barbastro

Sara Jotabé participará el próximo 5 de noviembre en una charla que tendrá lugar en las Jornadas del Cómic de Barbastro, junto a otra gran comiquera turolense, Laura Rubio, la oscense Sara Soler y Cristina Hombrados, crítica y experta en el mundo de la historieta ilustrada. Los enlaces a la sala virtual donde tendrá lugar podrán encontrarse en en jornadascomicbarbastro.info.

La charla servirá para repasar la trayectoria personal de las tres autoras, muy jóvenes pero con un importante bagaje de publicaciones en su haber, y también para narrar su experiencia como mujeres que se han abierto camino en el mundo del cómic. “Ha habido un sometimiento cultural de la mujer desde hace muchos siglos que seguimos arrastrando”, explica Sara Jotabé, que opina que pese al boom de mujeres dibujantes, coloristas, guionistas o editoras que se vive, “el estereotipo contra la mujer aún se mantiene. Es triste valorar a una persona y a su trabajo por su género o por la pinta que tenga, pero ocurre. Por eso hay que seguir hablando de este tema”. 

La charla  comenzará a las 19 horas del 5 de noviembre. Las Jornadas del Cómic de Barbastro ofrecerá otras conferencias vía online, cuya programa puede consultarse en la web, además de diferentes actos presenciales, como una exposición de dibujantes aragonesas, una sobre superhéroes de cómic made in Aragón y otra que homenajea los quince años de trayectoria de José Antonio Bernal, uno de los grandes ilustradores y autores de tiras cómicas de la comunidad autónoma.