Síguenos
Un corto de los turolenses Fran Muñoz y Carlos Alonso triunfa en el Festival Belchite de Película Un corto de los turolenses Fran Muñoz y Carlos Alonso triunfa en el Festival Belchite de Película
Fran Muñoz (i.) y Carlos Alonso (d.) recibiendo el triple galardón en Belchite

Un corto de los turolenses Fran Muñoz y Carlos Alonso triunfa en el Festival Belchite de Película

Rodado en 24 horas logró los premios a Mejor Guion, Mejor Dirección y el del Público

Los realizadores turolenses Fran Muñoz y Carlos Alonso, de Imago Entertainment, regresaron el pasado fin de semana del II Certamen Belchite de Película con tres galardones, el Premio a la Mejor Dirección, al Mejor Guion y el Premio del Público por su cortometraje Santos, que compitió con otras 19 producciones de equipos procedentes de toda España. 

Santos fue rodado y editado en solo 24 horas, ya que en eso consistía el reto al que se enfrentaron los cineastas que compitieron en el festival de cine exprés de la localidad zaragozana. En 16 horas de rodaje y 8 de edición los turolenses fueron capaces de construir una historia de género negro ambientado en el mundo rural que convenció no solo al jurado, que otorgó dos de los premios importantes –guión y dirección–, sino también al público. “Ese premio nos ha hecho especialmente felices”, admite Fran Muñoz. “Siempre crees que el público va a votar a la comedia, o a la historia menos arriesgada, pero al final ganó la película rara”, bromea el turolense. 

Rara o no, Santos es una producción que en solo seis minutos es capaz de rendir homenaje al cine negro clásico, de tejer una historia redonda y poco convencional y de hablar de valores universales –en este caso la maldad–, que al final es de lo que se trata en el cine. 

La cinta, que pronto podrá verse en el canal de Youtube de Belchite de Película, narra la historia de un investigador privado que acude al Belchite de finales de los 90 a raíz de una misteriosa carta que recibe. Allí una mujer le encargará un caso donde nada es lo que parece, y donde el investigador terminará impartiendo justicia de un modo imprevisto y sorprendente. Santos reflexiona sobre la existencia de la maldad y sobre el concepto políticamente incorrecto del ángel exterminador. 

Para los cineastas de Imago la experiencia de trabajar contrarreloj en un festival de cine exprés ha sido nueva solo a medias. Carlos Alonso nunca había participado en una cita de estas características, aunque Fran Muñoz ya ganó el Premio a la Mejor Fotografía en el Festival de Marbella de 2009, en un concurso en el que tenían que presentar un cortometraje realizado en 36 horas. Además ambos forman parte de la organización del Desafío Buñuel –cuya próxima edición tendrá lugar dentro de poco más de un mes–, donde los participantes también tienen que rodar en 24 horas. “Eso nos ha dado bastante experiencia, aunque sea de rebote, sobre cómo hay que sacar adelante un proyecto en tan poco tiempo”, explica Carlos Alonso. 

Para los cineastas, una de las claves ha sido el minucioso plan de rodaje que llevaban planeado. Aunque hasta el día de antes de comenzar el rodaje ninguno de los dos había estado en Belchite, tenían perfectamente claro qué escenas tenían que rodar y donde. “Somos muy meticulosos con los planes de rodaje”, explica Alonso, “porque aunque no tengas que grabar contrarreloj, ser eficaces rodando reduce el tiempo y por lo tanto los gastos”. Muñoz y Alonso hicieron un plan ambicioso y realista que se cumplió prácticamente al minuto, durante las 16 horas en interiores y exteriores de rodaje que necesitaban. “De antemano planificamos todos los rodajes sabiendo que tendríamos la luz que nos convenía y previendo no coincidir con otros equipos para no ralentizar el proceso”, narra Alonso. “Por ejemplo, era previsible que varios equipos quisieran rodar en Belchite viejo con luz diurna, pero nosotros lo hicimos por la noche para tener más libertad”. 

A las 5 de la madrugada del sábado al domingo y durante ocho horas, hasta las 13.00 horas aproximadamente, el equipo editó y montó la producción. “Teníamos una barbaridad de tomas y fue un trabajo de locos”, recuerda Fran Muñoz, que a pesar de ser un perfeccionista con su trabajo reconoce que el resultado “fue de una gran calidad para el poco tiempo que tuvimos”. Hay que tener en cuenta que la elaboración normal de un corto de estas características puede llevar 3 o 4 días de rodaje y en torno a un mes de edición. 

El jurado de II Belchite de Película estaba compuesto por Carmen Ruiz, directora de Aragón TV, el director de cine Agustí Villaronga, la actriz Luisa Gavasa, el director del Festival de Cine de Zaragoza José Luis Anchelergues, la directora de la Escuela de Cine Un Perro Andaluz, Leonor Bruna, la directora del grado de Comunicación Audiovisual de la Universidad San Jorge, Elena Capapé, y la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Belchite, Ana Mainar. Otorgó el primer premio del concurso a Cen y Zas, de José Luis Sáez y un accésit a Espectros, de Cristian Lalmolda y Germán Roda.

Junto a Fran Muñoz y Carlos Alonso, compitieron en el equipo turolense que rodó Santos Arkady Gil (director de arte), Laura Villarroya (maquillaje), Pedro Lahuerta (sonido), Silvia Sánchez (jefa de producción) y Elena Conejeros (ayudante de fotografía). Protagonizaron el corto Jesús de Miguel, Marisa Fierro, Adrián Cercós y Laura Villarroya. 

Entre los planes a corto plazo de Imago Entertainment figura refinar Santos y producir un cortometraje de mayor calidad sin las estrecheces a las que obligaba el concurso. “El festival nos pedía seis minutos y eso nos obligaba a no darles los tiempos que nos hubiera gustado a determinadas secuencias, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de cine negro”, explica Carlos Alonso. “Tenemos material rodado de sobra y ahora lo que queremos hacer es perfeccionar el montaje sin cambiar la historia, claro”. Su compañero Fran Muñoz puntualiza que “somos muy detallistas y nos gusta mimar al máximo el aspecto visual. Sabíamos que en Belchite no podíamos enredar más de la cuenta, pero ahora con más tiempo y calma el cortometraje se puede remontar y ganará mucha calidad”. 

Cuando Santos esté definitivamente listo los dos productores lo moverán por el mayor número de festivales del género posible.