Síguenos
Un documental rinde tributo a Pierres Vedel, el genio renacentista en Teruel Un documental rinde tributo a Pierres Vedel, el genio renacentista en Teruel
Un momento del rodaje de unos planos para el documental en el acueducto de Los Arcos, en el centro de la capital turolense. José Ángel Guimerá

Un documental rinde tributo a Pierres Vedel, el genio renacentista en Teruel

José Ángel Guimerá y Roberto Sánchez preparan un ambicioso trabajo sobre el arquitecto

A pesar de que su figura es conocida y reconocida –un colegio del Centro Histórico de Teruel lleva su nombre– y no faltan estudios y estudiosos que han investigado su figura y su obra, todavía quedan lagunas por rellenar en el currículo de Pierres Vedel. Desde su incierto origen francés, en una ciudad todavía sin identificar, hasta la ruta precisa que le llevó a Teruel a través de Navarra y Zaragoza, pasando por toda su obra anterior al periodo español o algunas posteriores en las que, sin estar confirmada su autoría, se adivina su sello personal.

Con vocación de poner negro sobre blanco lo que se sabe y lo que no se sabe, y de trazar una trayectoria vital fiel desde los ámbitos técnicos, artísticos y humanos, el cineasta turolense José Ángel Guimerá y el zaragozano Roberto Sánchez López trabajan en Pierres Vedel y la Magia del Agua, un documental que podría estar listo para la próxima primavera. 

El pasado fin de semana el equipo dirigido por Guimerá y Sánchez comenzó el rodaje de los primeros planos en Teruel, Santa Eulalia y Daroca, y el próximo continuarán la tarea en localizaciones por Celadas y también por Teruel capital. El proyecto nació como un cortometraje documental sobre la traída de aguas a Teruel, acaso la obra más paradigmática de Pierres Vedel (¿?-1567), aunque el trabajo de documentación previo desveló a los autores la genialidad del francés y su auténtica talla como renacentista, hasta el punto de llevar más allá el propósito del filme. “Pierres Vedel fue uno de los primeros auténticos renacentistas que llegaron a nuestro país”, explica Guimerá, “Y creo que si hubiera estado en otro lugar con más población que Teruel hoy sería considerado uno de los grandes arquitectos renacentistas en España”. 

Son bien conocidas obras suyas como la traída de aguas a Teruel desde la peña del Macho o las obras de la Catedral de Albarracín, donde le sorprendió la muerte y donde permanece enterrado junto a su esposa, la navarra Clara Vizcarret y uno de sus hijos, Juan. “Pero Vedel es mucho, muchísimo más que eso”. Según Javier Ibáñez Fernández, uno de los mayores especialistas de la arquitectura aragonesa del XVI y para quien Vedel es “la figura más relevante de la arquitectura del XVI del sur de Aragón”, al galo, que cruzó los Pirineos para importar el renacimiento italofrancés atraído por los buenos sueldos que se pagaban en la España rebosante de oro americano y escasa de infraestructuras, se le pueden atribuir al menos el talud y recalzado de la torre mudéjar de San Martín de Teruel, la Mina de Daroca, la iglesia de la Inmaculada de Santa Eulalia, la sacristía de la iglesia –posterior colegiata– de Rubielos de Mora y la traída de aguas a Celadas, además de la iglesia de Fuentes de Ebro, de toda una serie de obras previas que debió dirigir en Francia pero de la que no hay constancia documental –como tampoco la hay de su vida antes de llegar a España, más allá de que nació en una ciudad cuya transcripción fonética podría ser algo parecido a Usbués–, o de otras obras en España cuya atribución ofrece dudas. Sucede que en muchas de ellas se adivina su factura personal, aunque no se sabe con seguridad si es debido a que participó personalmente o lo hizo alguno de sus maestros de obra que aprendieron de él algunos de los prodigios técnicos que le permitieron acometer trabajos realmente espectaculares y osados a mediados del XVI. 

Documentación detallada

El documental toma como referencia la tesis doctoral del zaragozano Javier Ibáñez Fernández, quizá el trabajo científico más rico y aceptado sobre Vedel, y incorpora además las investigaciones y los testimonios de numerosos expertos en historia y arquitectura. 

Uno de ellos es Manuel Martín Gómez, director del Colegio Público Las Anejas de Teruel y apasionado e incansable investigador de Pierres Vedel, a quien ha dedicado veinte años. “Estoy convencido de que Manuel es quien más y mejor conoce la figura de Vedel, porque ha realizado una labor incansable de búsqueda e investigación”, explica Guimerá. “Él es quien ha hecho realmente posible este proyecto, en el que Roberto (Sánchez) y yo lo único que hacemos es aportarle coherencia desde un punto de vista audiovisual”. 

El periodista Fernando Jurado será el encargado de conducir con su voz en off una narración que contará con valiosas aportaciones, además de las de Manuel Martín o Javier Ibáñez. Se trata de José Ángel Gil, arquitecto;  Carlos Blázquez, experto en la ingeniería de la época; Pascal Julien, profesor de Historia del Arte Moderno de la Universidad de Toulouse; Sophie Fradier, investigadora de la Universidad de Toulouse cuya tesis doctoral, dirigida por Julien y Javier Ibáñez supone una de las aproximaciones más recientes sobre la figura de Pierres Vedel y otros arquitectos franceses coetáneos; Raúl Francisco Sebastián, profesor de la Universidad de Valencia; José Antonio Aguilar, director del Festival  de Cine de Fuentes de Ebro y comisario de una exposición que hace diez años recordó la importancia decisiva que jugó Vedel en el patrimonio arquitectónico de esa localidad zaragozana; Joaquín Soro, arquitecto; José Luis Corral, catedrático de Historia Medieval en la Universidad de Zaragoza y escritor nacido en Daroca; Michel Muñoz, investigador y arqueólogo; Antonio Pérez, arquitecto, Héctor Palatsi, alcalde de Santa Eulalia entre 2007 y 2015, David Montolío, doctor en Historia del Arte por la Universidad de Valencia; o Antonio Jiménez, gerente de la Fundación Santa María de Albarracín. 

Pierres Vedel y la Magia del Agua también bucea en abundante documentación procedente de DIARIO DE TERUEL, La revista Teruel, el Instituto de Estudios Turolenses, el Archivo Provincial de Teruel, Artigrama, varias tesis doctorales y artículos de investigadores debidamente referenciados y otras fuentes más. 

Tono didáctico

El documental, que no se olvidará de tener un tono eminentemente didáctico, contará además con infografías en 3D para explicar con total claridad algunos conceptos de ingeniería. Esta parte del documental, que Guimerá considera “imprescindible”, podría correr por cuenta de especialistas de la Universidad San Jorge de Zaragoza, si se cierra un acuerdo como está previsto. También colaborará el Ayuntamiento de Zaragoza  a través del laboratorio de montaje y postproducción del Centro de Historias de Zaragoza. “Ya he trabajado con ellos en otras producciones y es un auténtico lujo. Dependerá de en qué fechas pueda utilizar las instalaciones para saber cuándo puede estar listo el documental, pero yo tengo la esperanza de que en marzo o abril pueda estar completamente terminado”, asegura el realizador turolense. 

Siempre y cuando Pierres Vedel y la magia del Agua consiga toda la financiación necesaria, desde luego. Por el momento han garantizado su aportación la Diputación Provincial de Zaragoza y el Gobierno de Aragón, con más de 40.000 euros entre ambas instituciones. 

También en el aspecto sonoro el documental es ambicioso y perfeccionista. Chus Fernández está componiendo una banda sonora original ad hoc, piezas que se basan y que se sirven de grabaciones que tienen que ver con el agua y con los pueblos que visitó Vedel, como abrevaderos, fuentes o sifones.  

El rodaje del documental, que comenzó el pasado fin de semana, se prolongará durante unas quince sesiones, incluyendo localizaciones en Toulouse, Navarra, Mora de Rubielos, Fuentes de Ebro, Daroca, Santa Eulalia, Rubielos de Mora, Celadas, Albarracín, Cuenca, Alcañiz y Zaragoza.