Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Imágenes rodadas en la Patagonia con un miembro de la Fundación al lado de Patagotitan, en busca de conocer cómo se hicieron tan grandes los saurópodos

Un viaje en busca del conocimiento a la Patagonia cierra la serie ‘Compridinos’

Las ‘píldoras’ de la Fundación Dinópolis han recorrido la paleontología en 47 entregas

Un viaje a la Patagonia argentina en busca del conocimiento ha cerrado la serie de píldoras audiovisuales llamadas Compridinos, realizadas por la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis a raíz del confinamiento, y que en casi medio centenar de entregas han ofrecido un amplio, interesante y divertido recorrido por la paleontología con especial atención a los fósiles hallados en la provincia de Teruel. La serie finalizó hace una semana pero se puede seguir disfrutando de ella en Internet y las redes sociales.

Desde el gigantesco dinosaurio Turiasaurus riodevensis, hasta diminutas moscas más pequeñas que las actuales, han centrado estos compridinos de apenas un minuto de duración. Unos y otros son igual de interesantes y han supuesto durante estos meses todo un reto para la Fundación, hacer divulgación científica desde el confinamiento. 

Así lo han hecho y ha sido uno de los productos más interesantes que desde Teruel se han exportado al mundo a través de las redes sociales, y que además se han convertido en todo un reclamo para la provincia mostrándola como una tierra de dinosaurios y de grandes recursos paleontológicos.

La serie se inició a finales de marzo, poco después de comenzar el confinamiento, y ha consistido en pequeñas píldoras audiovisuales que han tratado desde temas generales de la paleontología y de la ciencia, hasta aspectos concretos de los fósiles y las especies animales extintas halladas en la provincia.

En total han sido 47 entregas, algunas de las cuales han revelado materiales inéditos sobre las investigaciones llevadas a cabo por la Fundación Dinópolis. Se despidieron el pasado 25 de julio con un compridino en el que viajan a la Patagonia argentina tras el rastro de otro de los grandes gigantes del Mesozoico, Patagotitan mayorum, para conocer más sobre el gigantismo de los grandes saurópodos como el turolense Turiasaurus.

“Desde tiempos remotos, el deseo de saber nos ha llevado a descubrir distintas formas de mirar el mundo, de entender nuestra historia, la historia de la vida en la Tierra”, concluye la última entrega entre huesos descomunales del gigante de la Patagonia y una reconstrucción del dinosaurio tal como era en vida. Son imágenes épicas que prometen en un futuro obsequiar a los aficionados a la paleontología con más sabiduría. Todo ello salido de las inquietas mentes de un equipo de paleontólogos que hasta encerrados han hecho vivir la aventura del conocimiento científico.