Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La escritora alcorisana Yaiza Yeguas, durante la presentación de su poemario "Metamorfosis"

Yaiza Yeguas, escritora alcorisana: "La poesía ha servido como vía de escape a mucha gente durante el confinamiento"

Con tal solo 18 años, Círculo Rojo contactó con ella y le propuso publicar "Metamorfosis"

Con tan solo 18 años, la alcorisana Yaiza Yeguas ha publicado su primer poemario, Metamorfosis. Un libro de prosa poética en el que refleja la intensidad con la que se vive el amor y el desamor durante la adolescencia. El estado de alarma impidió que presentase su libro al público hasta la última semana se junio, aunque sí lo había expuesto a través de las redes sociales, el mundo en el que se dio a conocer (tiene más de 9.000 seguidores en Instagram) y gracias al que la editorial Círculo Rojo contactó con ella. 
-¿Cómo y cuándo se vinculó al mundo de la poesía?
-Empecé a escribir a los 16 años más o menos, hace dos años. Comencé en casa, pero mis amigas me decían que lo publicase en las redes sociales para que la gente me conociese. Y dije, ¿por qué no? Al principio lo publiqué sin mi nombre porque me daban un poco de miedo las críticas, pero luego me contactaron para hacer el libro y ya decidí firmarlos. Desde entonces todo ha cambiado.
-¿Cómo fue el proceso para empezar a escribir?
-Yo leía poesía, pero empecé a escribir porque escuchaba muchos raperos y a mí me gustaba escribir rap. Sin embargo, como no sabía rapear, no lo veía muy factible. Y lo más parecido que hay al rap es la poesía, así que decidí probar. Descubrí que le gustaba a la gente, y a mí me gustaba lo que hacía. 
-¿Qué es lo que le aporta escribir poesía?
-Es una sensación de paz. Cuando estoy mal y escribo, noto que suelto mis problemas y es como compartirlo con alguien. Es totalmente distinto escribir con uno u otro estado de ánimo. Suelo escribir cuando me sale, no me pongo un día ni una hora. Simplemente me sale y lo escribo. A veces para inspirarme me pongo música, ya tengo una playlist en Spotify solo para ello. 
-¿Cómo definiría el tipo de poesía que escribe?
-Es una poesía bastante sentimental. Mi madre dice que escribo así porque tengo 18 años y vivo todo de forma muy intensa en la adolescencia. Yo lo comparo con amigos escritores que tengo, que tienen 30 años, y es muy diferente porque yo lo expongo como con más intensidad.
-’Metamorfosis’. ¿Qué es lo que quiere transmitir con este título?
-Justo esa palabra. Una transformación de las mariposas, pero en nuestro estómago. La evolución que nuestro cuerpo y las mariposas de nuestro estómago sufren cuando nos enamoramos. Quise ir un poco más allá, porque también quería referirme con ello a una transformación personal, como que cuando nos enamoramos sufrimos una serie de cambios, y por eso el libro tiene tres partes: oruga, crisálida y mariposa. En ellas se va viendo cómo transcurre una historia en la que llegan personas a nuestra vida que nos causan orugas; crisálidas, que ahí se quedan; y otras que nos causan mariposas, y por eso nos enamoramos.
-En sus poesías plasma reflexiones. ¿Se sienten identificados sus lectores?
-Sí, de hecho, en Instagram muchísima gente me escribe o comenta mis publicaciones diciendo justo eso. Cuando me dicen que les estoy ayudando con lo que escribo, para mí es una sensación satisfactoria, porque sientes que aparte de estar ayudándome a mí, ya que me sirve de paz, también les ayudo a ellos. 
-¿Sigue alguna métrica o tipo de rima especial?
-Casi todo lo que escribo es prosa poética, no sigo mucha métrica. Pero ahora también estoy escribiendo en verso, en concreto, Haikus. Es un poema de origen japonés con tres versos que tienen respectivamente cinco, siete y cinco sílabas. Así, con solo tres frases haces un poema.
-Una adaptación a los nuevos tiempos… Tras escribir en redes sociales, ¿se había planteado editar un libro?
-La verdad es que al principio no. Me empezó a seguir (en Instagram) una editorial y contactaron conmigo. Me dijeron que les pasara algo de mi trabajo, pero estaba en primero de bachiller y me decía a mí misma que en esos momentos no iba a poder enviárselo porque no tenía tiempo para nada. Al final les envié algunos textos, convencida de que me iban a decir que no, pero les gustaron y así surgió. 
-Ha conseguido una buena comunidad en redes sociales. ¿Cree que es buena época para la poesía?
-Creo que durante el confinamiento la poesía le ha servido a mucha gente como vía de escape, pero a la vez creo que este género no está muy demandado por la sociedad. A la hora de vender un libro es bastante más complicado que, por ejemplo, la novela, que lee todo el mundo. Aunque sí es verdad que a día de hoy hay muchos locales que se utilizan para hacer recitales y están destinados no solo a gente adulta, sino también a jóvenes. 
-¿Contribuye a ello el cambio de formatos, que ya no son tan rígidos ni encorsetados como los clásicos? 
Ahora mucha de la poesía que se hace ni rima prácticamente. Es bonita estéticamente, pero no rima, aunque eso no quiere decir que eso no sea poesía. Me han dicho cosas como “es que como no rima, no es poesía”, pero ahora hay diferentes tipos, y de hecho se utiliza mucho la poesía libre, que da un poco más a la imaginación.