Síguenos

309_1200x150-tienda-tervalis.gif banner click 309 banner 309

El CV Teruel se queda fuera de Europa tras caer en el set de oro ante Panathinaikos El CV Teruel se queda fuera de Europa tras caer en el set de oro ante Panathinaikos
Un momento del choque de este miércoles en Los Planos. Antonio García

El CV Teruel se queda fuera de Europa tras caer en el set de oro ante Panathinaikos

Los turolenses se han apuntado los tres primeros sets, pero han caído en la manga definitiva
banner click 241 banner 241

El Club Voleibol Teruel quedó apeado de la competifción europea después de haber obligado al Panathinaikos griego a disputar el set de oro. Los turolenses jugaron uno de los partidos más completos, si no el que más, de la temporada contra el conjunto heleno para remontar el resultado de la ida, en el que cayó por 3-1 en Atenas, y forzar así el desempate.

Teruel barrió de la pista a los griegos en los tres primeros sets, dejando en evidencia a uno de los equipos más potentes de la competición que llegaba a Los Planos con solo dos derrotas esta temporada. Pero el acierto en el momento decisivo de los griegos, sazonado con una pizca de fortuna terminó decantando la eliminatoria en contra de los aragoneses.

El CV Teruel sacó su mejor versión, la de las grandes ocasiones, arropado, empujado por un pabellón de Los Planos rozando casi el lleno (dentro de los límites de aforo permitidos) que no dejó de animar en ningún momento y que vibró con su equipo “hasta el final”.

Rivera no despejó las dudas sobre su equipo inicial hasta el último momento. Y saltó con todo. Saltó con su opuesto titular, Andrés Villena, después de que el sanroqueño se hubiera recuperado de su lesión, acompañado del capitán Ereú y el americano Petty, los centrales Bugallo y Kobzev y con Milan Jovanovic en la distribución del juego. El técnico naranja quería apostar sobre seguro.

Ereú anotó el primero sobre el bloqueo ateniense y Villena hizo el segundo, reivindicando su regreso. Aunque el conjunto heleno no perdió el pulso y anotó los dos siguientes, el Panathinaikos destilaba la presión de jugar en Los Planos contra un equipo que le puso en aprietos en el partido de isa y del que saía que era capaz de remotadas épicas como la que había dejado fuera de competición al Spartak.

A su favor, los griegos saltaron a la pista con su estrella Protopsaltis que, no obstante, evidenció desde el inicio que su rendimeinto no era el óptimo, lejos del exhibido una semana atrás.

Con el desparpajo desplegado en sus últimos compromisos, el CV Teruel encontró las fisuras en el juego del rival y los hombres de Rivera no tardaron en adelantarse en el marcador con na tímida renta de dos puntos (7-5).

Los sacadores griegos buscaban con insistencia a Ereú, tratando de alejarle de la red. En Atenas el venezolano hizo estragos en la defensa griega y querían evitar una nueva escabechina del capitán naranja.

En frente, Jovanovic trabajaba con Villena y Petty indistintamente, haciendo correr al bloqueo rival de un lado a otro de la red. Los centímetros de los centrales Van den Briens y Rangel no resultaban suficientes para parar el huracán naranja.

La fortaleza del CV Teruel estaba en su defensa cerrada, impenetrable para los ataques de los griegos del Panathjinaikos, que no tardaron en dar síntomas de impaciencia. Sobre todo al comprobar cómo los remates de los atacantes del Cv Teruel resultaban inapelable. Petty y Villena estaban destrozando el sistema heleno y los griegos tuvieron que pasar por la banda cuando la diferencia se fue hasta los cinco puntos (12-7) con un cañonazo del estadounidense sobre las manos de los centrales.

Mientras, en la grada la afición llevaba en volandas a su equipo, acallando por abrumadora mayoría a los hinchas griegos que habían acompañado al Panathinaikos en su periplo turolense. Con una entrada como hacía tiempo que no se veía, cerca de 2.000 gargantas jaleaban a los hombres de Rivera.

El intercambio de puntos se hizo aún más favorable a los naranjas y cuando el luminoso marcó e l 19-12, Panathinaikos volvió a pedir un tiempo técnico para parar la sangría. Los ajustes en el juego griego permitieron un parcial de tres puntos. Entonces fue Rivera el que detuvo el partido.

Cuando el contador del CV Teruel entró en los veintes (20-16) Rivera apostó por un perfil más defensivo con la entrada en pista de Vildósola en lugar de Petty.

Villena estrellaba su remate en el blockout para sumar el punto 23 y acto seguido su entrenador devolvía a Petty al rectángulo naranja de la pista de Los Planos. En frente, los griegos apuraban sus esfuerzos para parar a los turolenses, pero un saque demasiado largo daba el primer set balla los locales (24-20). Bugallo se pasó desde la línea de fondo pero una pipe imbatible del capitán sumaba el primer set para el casillero del Club Voleibol Teruel para que Los Planos siguiera soñando.

El segundo set empezó cruzado para el CV Teruel, con un saque largo y un ace de Van Den Dries. Solo un remate de Ereú paró la racha verdiblanca.

Los griegos estaban furiosos y no querían hacer concesiones. Aunque Villena superaba el bloqueo de Rangel, los helenos estaban leyendo mejor el juego de los locales y se marchaban en el marcador 3-6.

El técnico griego Andreopoulos hacía indicaciones a su torre para que sacar sobre Villena tratando de parar al sanroqueño, consciente del peligro del opuesto naranja.

Mientras, con la cabeza gacha y la mirada firme, Teruel aguantó el chaparrón para acortar distancias (6-7), pero ahora los bloqueos visitantes llegaban antes a sus atacantes y Grecia dominaba en el marcador y en la pista, haciendo exprimirse al máximo al líbero Gámiz, protagonista de celebradas salvadas que le daban un poco de oxígeno al CV Teruel.

El equipo de Los Planos aguantó las embestidas de su rival hasta que acabó de provocar un error de Rangel, que cruzaba demasiado su remate para empatar a 9.

A partir de ese momento el set entró en una fase de intercambio de puntos, aunque eran los de Protopsaltis, que estaba brillando de nuevo, los que marcaban el ritmo.

Y entonces un saque de Ereú rozó la red y dejó la pelota fuera del alcance de cualquier jugador rival dando la primera ventaja del juego a Teruel (14-13). Teruel estaba dispuesto a no dar cuartel a su enemigo y Jovanovic conectaba constantemente con su opuesto para no dejar opción.

Jackobsen buscaba las manos altas de su torre Stalekar, que remata sin piedad en vertical contra el suelo, pero fue un espejismo. Teruel ensanchó su ventaja hasta los tres puntos (19-16) y Andreopoulos volvía a reclamar a los suyos para darles instrucciones. Un protestado remate largo de los griegos permitía al CV Teruel ingresar en los veintes  mientras los griegos recogían con enfado una amonestación por protestar la decisión arbitral.

El conjunto naranja estaba desatado, contagiado del frenesí de la grada,que veía cómo los hombres de Miguel Rivera habían sabido darle la vuelta al marcador en el segundo set. Andreopoulos volvía a parar el juego al ver que la diferencia se iba a los cinco puntos (21-16) y el público se echaba al CV Teruel a las espaldas.

Villena encontraba el hueco entre los brazos del bloqueo para sumar el punto 22 pero no tuvo continuidad. Panathinaikos iba a vender cara su derrota y lograba sumar tres tantos consecutivos para estrechar la diferencia hasta los dos puntos (22-20) y obligando a Rivera a parar el juego.

Bugallo remataba en la red para hacer el 23 y Jovanovic sacaba una finta de la chistera para hacer el 24.  Van Den Dries forzó el blockout para salvar el primer tie break pero  Milan repitió la combinación con Bugallo para sellar el segundo set para el casillero naranja (25-21).

El tercero arrancó con más tensión todavía en los dos lados de la red. Los atacantes del Panathinaikos buscaban los límites en cada remate, obligando a la recepción naranja a correr fuera de los límites del campo de juego para recoger los balones, pero el acierto de Villena y la capacidad de bloqueo del gallego Bugallo destrozaron el intento de sorpaso de los griegos, que veían cómo el marcador se escapaba de nuevo (6-4).

Un gran bloqueo de Vitaly sobre Van Den Driens amplió la diferencia a tres (10-7),  desatando la locura en el banquillo naranja y en el graderío, que estallaba en un clamor. Como lo hizo poco después con otra chapa de la marca Bugallo, que ensanchaba la brecha a cuatro (12-8) mientras el set se encarrilaba inexorablemente al 3-0.

Jovanovic empezó a conectar con Ereú que se convirtió en un cincel en zona 2 destrozando a sus pares con espectaculares remates cruzados, fuera del alcance de cualquier mortal.

Un ace de Bugallo llevó al CV Teruel a los quinces (15-12) y obligaba al técnico heleno a llamar a los suyos para buscar una solución al drama que estaban viviendo en la pista. Con las ordenes de Andreopoulos el equipo griego supo remontar hasta el 16-15, pero Petty se encargaría de romper esa racha y las manos del bloqueo. El estadounidense era ahora la bestia negra del conjunto griego, que le buscaba en el saque y concentraba sus esfuerzos de bloqueo en sus jugadas.

Miguel Rivera era pura sonrisa tras el bloqueo de Ereú, que llevaba a Teruel a los veintes después de dos defensas numantinas, casi desesperadas, de sendos ataques griegos. El CV Teruel se sentía imparable y la comunión entre la pista y la afición era simbiótica.

Bugallo anotó el 22 y después el 23 y el técnico griego agitaba su coctelera buscando que algún jugador resolviese el drama. Villena firmó el 24 contra el bloqueo y el pabellón era un solo corazón. Y entonces Ereú certificó la proeza con un ajustado disparo al ángulo (25-20).

Petty anotó el primero, y también el segundo. Pero Van Den Dries cazaba el remate de Ereú y empataba a 2. Jovanovic engañaba a toda la defensa griega y dejaba a Villena solo ante Andreopoulos para hacer el tercero. Ahora Villena era el mejor aliado del colocador naranja, que lo buscaba con insistencia sabedor de que el sanroqueño sabía encontrar el hueco por el que hacer pasar el balón.

Teruel defendió  el 4-3 como un valiente hasta que el balón terminó en el suelo de la pista rival. Tras unas airadas protestas de los griegos, incapaces de parar el tsunami, el colegiado principal terminó por mostrar cartulina roja. Punto y saque para los aragoneses.

Panathinaikos trató de ajustar más su saque con un resultado dispar. Un ace y un out mantenían la diferencia (7-5), pero un error desde la línea de fondo de Bugallo acortó  distancias.

El partido estaba loco y solo los destellos de calidad de los jugadores y, quizá también, la suerte podían decidir el resultado.

Teruel llegó por delante (8-7) al cambio de campo. Unremate franco de Protopsaltis se escapó fuera, pero Van Den Dries acortó de nuevo la distancia. Y fue también la torre griega quien dio la primera ventaja a su equipo con un blockout (10-9), pero cuando todo parecía en contra surgió Villena y con un bloqueo devolvió las tablas. La semifinal se decidiría a cinco puntos.

Y el bloqueo griego cazó a Villena en el peor momento dando una ventaja de dos puntos en la recta final del partido (11-13). Fue el principio del fin, porque Van Den Dries encajó un ace y Rangel después, remató con furia para cerrar el desempate y dejar a los turolenses fuera de la semifinal