Síguenos
La incertidumbre sobre el futuro en la Regional Preferente mantiene al Alcañiz en ‘stand by’ La incertidumbre sobre el futuro en la Regional Preferente mantiene al Alcañiz en ‘stand by’
Varios jugadores del Alcañiz, en su visita al Cella. Archivo

La incertidumbre sobre el futuro en la Regional Preferente mantiene al Alcañiz en ‘stand by’

El entrenador de los bajoaragoneses, David Bernal, prepara sesiones de trabajo cada semana
banner click 241 banner 241

Tras un mes de parón en la competición liguera, el Alcañiz CF sigue sin saber cómo terminará la temporada. El equipo bajoaragonés es el conjunto turolense mejor clasificado en el Grupo 2 de la Regional Preferente, a solo once puntos del primero a falta de disputarse todavía diez jornadas.
Mientras se esperan “resoluciones” y a la espera de “ver qué decisión se toma”, el Alcañiz aguarda con serenidad conocer el devenir de este año aciago. Su presidente, Miguel Ángel Domínguez, asegura, no obstante, que “para nosotros, lo principal es la salud”, aunque a renglón seguido añade que “a partir de ahí, a ver qué se hace y qué determinación se toma”.
El Alcañiz ha protagonizado una temporada emocionante en la que ha estado codeándose desde las primeras jornadas con los equipos de la cabeza de la clasificación, coqueteando con el sueño del ascenso a Tercera División. En el momento del cierre de la liga los bajoaragoneses estaban clasificados en la cuarta plaza con 47 puntos, a once del primero, el Épila, y con un calendario dulce para las diez jornadas restantes. Por eso, el Alcañiz sería uno de los equipos a los que les afectaría en mayor medida la paralización o la anulación de la temporada. “Teníamos la oportunidad de enganchar con los equipos de arriba, pero ahora esto es muy relativo porque habría que ver en qué fecha se termina el confinamiento, y a partir de ahí,  a ver qué medida aplicarán”, dice Domínguez, pendiente de “lo que dicen para Tercera y Segunda B”, porque en la categoría de Regional Preferente la situación “ya no lo sé”, concluye.
La incertidumbre entre los clubes de la categoría es palpable, sobre todo porque no han tenido noticias de la Federación, ni siquiera en forma de consulta. “Por lo menos, a nosotros no”, confirma el directivo alcañizano.
Entre las soluciones que se escuchan en los mentideros del fútbol suena la de anular la temporada y “volver a empezar el año que viene”. Una solución salomónica que llegaría cargada de problemas, sobre todo por los ascensos y descensos de categoría.
En cualquier caso, esta hipótesis apenas afectaría a las arcas del equipo alcañizano porque “nosotros pagamos (a los jugadores) de distinta manera que el resto de clubes”, ya que recurre al sistema del pago por puntos, aunque reconoce también que “en lo único que nos puede afectar es en el fútbol base, porque si no jugamos habrá que decidir si devolvemos la parte proporcional o qué hacemos”.
Al presidente del club bajoaragonés no le seduce la idea de terminar la temporada a puerta cerrada. “Los clubes pequeños nos debemos a los socios, a las cien, dos ciertas o tres ciertas personas que bajan al campo. Si no hay gente no tiene razón el continuar”, sentenció, sobre todo en un año en el que la grada de Santa María presentaba un aspecto envidiable.
Porque además del apoyo de la afición a los jugadores, el cierre de los terrenos de juego tendría un efecto muy nocivo en las cuentas de los equipos, también del Alcañiz. “Nos quedan cinco partidos en casa. Uno es complicado y los demás son más teóricamente fáciles y podríamos estar hasta disfrutando”, por lo que la taquilla podría ser una inyección importante de euros a las arcas de la entidad. El segundo partido del calendario del Alcañiz es en casa ante el líder, el Épila, y “a partir de ahí es bastante llevadero”, pronosticó el directivo.

Entrenando en casa
A pesar de las medidas de confinamiento que contempla la declaración del estado de alarma decretado por el Gobierno de España para mitigar la propagación del Covid-19, la plantilla alcañizana no ha parado y mantiene una cierta rutina de entrenamientos en casa. “El entrenador les va enviando los entrenamientos semanalmente. Lo que pasa es que al final, todos hasta se aburren”, explica Domínguez, que reconoce, además, las dificultades para llevar a cabo esta preparación física.

El próximo año
Miguel Ángel Domínguez se muestra cauto a la hora de hablar del futuro. “Vamos a ver cómo acabamos este año antes de ponernos a pensar en el que viene”, asegura preguntado por la próxima campaña. “Es todo tan incierto que no podemos decir  qué haremos el año que viene. Una vez que se termine este año empezaremos a pensar en el que viene”, añade.
En cualquier caso, el presidente del Alcañiz CF reconoce que la temporada estaba resultado apasionante, con cinco equipos turolenses en la categoría, y se muestra confiado en que en la próxima temporada puedan repetir los cinco o, al menos, cuatro. “Calculo que si no hay ascensos ni descensos continuaremos los cinco, y si no, supongo que por lo menos se quedarán cuatro”, ya que la zona baja de la tabla tiene al Andorra, como farolillo rojo con 11 puntos y el Alcorisa, penúltimo con 21 y a un solo punto de la permanencia.
En este escenario de incertidumbre, la directiva de Santa María no ha empezado a componer el equipo del la campaña 20-21. “El ochenta o noventa por ciento de la plantilla es de la zona”, explica Domínguez, que dice que “no podemos permitirnos  grandes fichajes. (…) El entrenador será el que fijará las posiciones que hagan falta en su caso”. Una coyuntura que podría variar si el equipo consiguiese una plaza en Tercera. “Si ascendiésemos tendríamos que hablar de otra cosa. Si no, si estamos de nuevo en Preferente, habrá que plantearse  qué es lo que vamos a hacer”, al no tener la certeza de si querrán componer un equipo para volver a estar en la zona alta de la tabla o no.

Resto de categorías
“Si parásemos ahora, tendríamos cuatro equipos en ascenso”, explica Domínguez en referencia a las categorías inferiores del club. “Tenemos un equipo juvenil, que jugaría la fase de ascenso; el infantil, que también; el alevín, que ascendería directamente; y el benjamín que jugaría también fase de ascenso”, relata.
Sin embargo, la confección de un equipo femenino no entra, de momento en los planes del club. “Si tuviésemos gente, sí, pero lo que ocurre es que  está el Calanda y no hay chicas  prácticamente. Es bastante complicado", concluyó porque "no queremos hacerles la competencia, ni mucho menos”.