Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

343_muver1200x150-1200-x-150-px.gif banner click 343 banner 343

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

La llegada de un extremo izquierda cerrará la plantilla del CD Teruel La llegada de un extremo izquierda cerrará la plantilla del CD Teruel
El CD Teruel ya ha disputado dos amistosos en esta pretemporada

La llegada de un extremo izquierda cerrará la plantilla del CD Teruel

banner click 241 banner 241
Diecinueve en plantilla y falta uno por llegar. Esa es la realidad del CD Teruel a poco más de un mes para que comience el próximo campeonato liguero. La dirección deportiva que lleva Fran Gracia ha hecho los deberes con tiempo y tiene practicamente cerrado el roster de jugadores que pondrá a disposición de Víctor Bravo de cara a la próxima temporada. Un bloque cargado de polivalencia para tratar de aumentar la competitividad y disponer de alternativas variadas en todas las demarcaciones. La relación puesta a disposición del técnico podría incrementarse con un nuevo miembro, aunque esta incorporación no está previsto que pueda concretarse antes de la próxima semana.
Con once futbolistas renovados de la pasada temporada y ocho fichajes confirmados Víctor Bravo lleva trabajando ya por espacio de dos semanas. La cifra es ligeramente inferior a la que dispuso durante la campaña 21-22 donde contó con la presencia de 20 jugadores, pero la lista podría verse incrementada con la llegada de una última incorporación que cierre definitivamente el círculo.
En este sentido, desde la dirección deportiva se tiene claro que en el caso de que se produjera esta llegada vendría a reforzar la demarcación de extremo izquierda que es la más desprotegida con la actual confección. Tan solo David Aparicio figura como elemento específico para llevar el juego ofensivo por la banda. Por tanto, si este último fichaje llegara a concretarse sería para competir con el zaragozano.

Limitaciones económicas
Sin embargo los planes del club chocan con la realidad que supone la situación económica de la entidad. El CD Teruel ha realizado un importante esfuerzo económico para concretar la llegada de refuerzos importantes y que a priori aparecen como alternativas muy serias a pelear por un puesto en el once inicial. El esfuerzo desarrollado en esta línea ha dejado muy mermadas las arcas de la entidad y por tanto queda muy poco remanente en el presupuesto para hacer frente a un desembolso importante. 
Pese a estas limitaciones desde la direción deportiva se rastrea el mercado en busca de esa última incorporación. La llegada de este futbolista, de llegar a concretarse, se produciría desde el mercado aragonés y no se decidirá en principio hasta la próxima semana.

La pelea
A falta de resolver esta incógnita Víctor Bravo dispone de alternativas en todas las demarcaciones aprovechando la polivalencia de la mayor parte de sus integrantes. Taliby Diakité parte con ventaja a la hora de definir el encargado de defender el marco rojillo, pero Rubén Cebollada, tras la experiencia adquirida en el Ebro, tratará de poner en dificultades la candidatura del almeriense.
En defensa, Víctor maneja una relación de siete mimbres para ocupar las cuatro demarcaciones. En este sentido la llegada de Víctor Sanchís se produce para paliar una de las graves carencias del equipo durante buena parte del enejercico precedente. La ausencia de un lateral derecho específico hasta la llegada de Ceballos obligó a numerosos experimentos que tratan de paliarse con la incorporación del ex del filial del Mirandés. Sin un sustituto específico el técnico volverá a recurrir a Carlos Javier y Diego Redolar para los momentos en los que el titular no esté disponible. 
Estos dos futbolistas formarán parte igualmente del cuarteto de centrales que tiene bajo sus órdenes el técnico zaragozano. Junto a ellos estarán el capitán Edu Cabetas y el andaluz Fran Carmona para componer una relación donde más competitividad puede llegar a darse de cara a la liga.
En la parte izquierda de la defensa repetirá presencia Julen Hualde. Junto al navarro este año estará Marc Carmona, con la idea de desempeñar un rol similar al que el año pasado se asignó a Javi Hermelo.
Borja Romero es el único integrante que sigue del trío de centrocapistas. La salida de Jaime Barrero y Fer Rodríguez se ha visto compensada con la llegada de Fran Tena y Marc Manchón. Como sucede en el resto de demarcaciones y por lo visto en los primeros amistosos de pretemporada la pelea por un puesto en el once promete ser intensa e interesante.
Con la situación de la banda izquierda del medio campo ya explicada, por la derecha aparecen también dos nombres en esta relación. La experiencia de Kevin Lacruz y la juventud de Kepa Vietes aparecen como una repetición de la situación que se vivió el pasado año entre el primero y Alfredo Gutiérrez.

Alternativas ofensivas
La plantilla también presenta una mayor dosis de competitividad a la hora de definir los encargados de trnasformar en gol las ocasiones creadas por el equipo. Stephane Emaná y Guille Andrés, repiten presencia tras su buena campaña anterior. Ambos suponen una excelente aportación ofensiva. No obstante el pasado año cumularon un excesivo número de minutos en sus piernas lo que posiblemente mermó su aportación en algunas fases. Para paliar esta descompensación llega David Villa, firme candidato a desbancar a alguno de los veteranos del once titular.
Mientras que en los planes del técnico también aparece el nombre de Tatín Torres. Por lo poco que se pudo observar en el amistoso frente al Zaragoza la idea actual pasa por que el canterano centre unos metros su posición y aproveche su velocidad para jugar por detrás del delantero, en una situación que se dio durante el partido de la promoción de ascenso ante el Cacereño y que vivió su momento de mayor explosión con el cuarto gol del equipo que llevó la firma de este futbolista.