Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Calamocha CF y CD Teruel quieren contar con el apoyo de sus seguidores en las gradas. Archivo-I. R. M.

Los equipos turolenses de Tercera División mantienen que sin público no se puede jugar

CD Teruel y Calamocha quieren que los aficionados puedan regresar a los terrenos de juego

La comisión delegada de presidentes de federaciones autonómicas acordó ayer fijar la fecha del próximo 18 de octubre para comenzar las competiciones federadas de fútbol de ámbito estatal. Los 24 equipos aragoneses de Tercera División ya tienen claro, por tanto, la fecha para la que sus plantillas deben estar preparadas. Los dirigentes del CD Teruel y del Calamocha CF se muestran contentos con una vuelta que esperan pueda realizarse con la presencia de aficionados en la grada. Su ausencia pondría en peligro la propia presencia de ambos en la competición.

Este organismo aprobó está fecha de inicio tanto para una Segunda B que este año contará con 102 participantes; así como también para una Tercera División, que tendrá 397 entre ellos el CD Teruel y el Calamocha CF. Para poder llevar a cabo este torneo se deberán tener en cuenta los distintos protocolos para evitar los contagios por el Covid 19 establecidos por cada comunidad autónoma. Esta fecha deberá ser ratificada el próximo 14 de septiembre siempre que se haya aprobado el correspondiente protocolo por las autoridades gubernamentales, informa la RFEF.

En el seno del club del Jiloca existen muchas ganas de retomar la competición después de un paró que para ellos se prolonga desde mediados del mes de marzo. De hecho, incluso antes de conocerse esta noticia, ya habían fijado para esta misma tarde una reunión con la plantilla a fin de realizar una primera toma de contacto entre las partes.

“Deportivamente los chicos tienen muchas ganas de volver”, aseguró al respecto José Antonio Bernad, responsable de la propia entidad. Ahora bien en el club existen dudas todavía de que finalmente se pueda mantener la fecha designada. “Todos estamos con ganas pero otra cosa es que se pueda hacer y como se vaya a hacer”.

 

Conocer el protocolo

El dirigente del club del Jiloca insiste en conocer el protocolo por el que se regirá la competición y que en el mismo se incluya la posibilidad de disputar los partidos con la presencia de aficionados en las gradas. “Si no tenemos aficionados creo que ningún club de Tercera División está capacitado para subsistir. De no tener público se pondría en peligro la propia existencia de la entidad”.

En este sentido Bernad señala que “el cuarenta por ciento de nuestro presupuesto depende de los ingresos que se generan en el campo”. Ahí incluye tanto el dinero de las taquillas, como los socios, la publicidad estática y otras  cantidades como la tradicional rifa del jamón o el ambigú del campo de Jumaya.

De no garantizarse la presencia del público Bernad se muestra contrario a iniciar la competición. “No queremos engañar a la gente. Si es por mí, si no hay público no empezamos. Lo que no voy a hacer es decir a los jugadores que no puedo pagarles cuando falten tres meses para terminar”.

El dirigente insiste en que en las instalaciones de Jumaya no existe peligro de contacto entre los espectadores. “Si nos dejen meter el 30% del aforo no solo podemos mantener la distancia social de un par de metros, sino que estaríamos casi a cinco metros unos de otros. Creo que como en nuestro caso será en el resto de campos de la Tercera aragonesa”.

 

El CD Teruel

Ramón Navarro coincidía en gran medida con la opinión del dirigente calamochino. El presidente del CD Teruel también veía positivo la vuelta de la liga. Aunque menos tajante que su colega insistía también en que el público es una parte fundamental de este deporte y sin cuya presencia se hace difícil mantener cualquier proyecto.

“Sin aficionados en la grada competir en Tercera División resulta inviable y no lo podemos asumir. Entiendo que en esa fecha es posible que ya los aficionados ya puedan acceder a las instalaciones. Entendería que las restricciones se mantuvieran uno o dos partidos  pero si esto se prolonga no lo podríamos aguantar”.

Navarro asegura que habitualmente en Pinilla se citan entre 700 y 900 aficionados en las gradas “unas cifras que nos permiten mantener la distancia sin problemas”. Para lograr este objetivo serviría la autorización de un aforo de un tercio de la capacidad total de la instalación. “Con este número nos daríamos por satisfechos”.

La plantilla de Víctor Bravo está ya en disposición de regresar a los entrenamientos en cuanto se reciban las autorizaciones correspondientes. “El entrenador nos ha dicho siempre que le gustaría disponer de una pretemporada de entre 5 y 6 semanas. Con esas fechas nos moveríamos entre finales de esta semana y el principio de la siguiente”