Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Manuel Parres, el miércoles en la playa de Almería vistiendo la camiseta del CV Teruel

Manuel Parres: “Uno nunca sabe cuando es el mejor momento para retirarse”

El central ilicitano deja el Club Voleibol Teruel y abandona el deporte profesional


Tras veinte años jugando al voleibol y de haber competido cuatro temporadas vistiendo la camiseta del Club Voleibol Teruel, el central ilicitano Manu Parres ha anunciado que se corta la coleta. El jugador de 37 años ha confirmado que deja el voleibol profesional para centrarse en sus estudios después de haber sumado más de cien partidos vestido de naranja
-¿Por qué ha decidido retirarse del voleibol profesional?
-No es una decisión fácil ni que haya tomado en caliente. No se trata de una decisión tomada de ayer para hoy sino que ya llevaba tiempo dándome vueltas en la cabeza. Es una decisión que sabía que más tarde o más temprano iba a tener que tomar. Uno nunca sabe cuándo es el mejor momento para dar el paso. Actualmente me encuentro bien físicamente y sé que podía haber seguido compitiendo uno o dos años más, pero al final en la otra parte de la balanza pongo otras cosas como son tu vida con tu pareja, o la vida laboral de futuro. Ese es, precisamente, el proyecto que llevo en mente. 
-¿Cuál es ese proyecto laboral?
-Quiero opositar al cuerpo de maestros. Hay muchísimos opositores  en España y no todos lo consigue y, al final, eso requiere que se le dedique un tiempo. Sin o es de forma inmediata sí pienso en el medio plazo. El próximo año hay oposiciones y yo tengo que dedicarle mucho tiempo a prepararlas. Lo he intentado estando jugando, pero nunca así nunca puede uno llegar a ponerse al cien por cien porque la competición exige mucho. Así, siempre lo he ido posponiendo y creo que este aspecto de este lado de la balanza me ha ayudado a tomar esta decisión. Al final, la etapa profesional, por mucho que uno quiera, se acaba. Y para mí éste es ese momento. Al final hay que dar le paso e ir cogiendo otro tipo de futuro. Es cierto que la vida no se acaba, pero sí que es verdad que en este cambio de estilo de vida después de ser profesional y de haber dedicado tanto tiempo a un deporte, ahora las cosas cambian. No se acaba nada, y al final se continúa pero de una forma diferente.
-En otros casos, ha habido jugadores que han hecho una salida más paulatina terminando su carrera en equipos menos exigentes o incluso en categorías inferiores ¿Por qué ha optado usted por una solución tan drástica?
-En un principio sí porque le voy a tener que dedicar mucho tiempo (a los estudios). Quizás opte por otro tipo de actividad física o deportiva. Aquí en Almería, donde reside mi pareja y donde queremos construir el futuro, hay un equipo de Superliga2 en el que si me pica el mono y me apetece ir a echarles una mano en los entrenamientos me pueda quitar ese ansia. Pero no es una prioridad para mí. Es algo que tengo ahí como una opción, pero a día de hoy estoy exclusivamente centrado en los estudios pero si consigo de pocas horas que pueda compaginar con la oposición quizás sí baraje la opción de entrenar o ayudar al equipo de Superliga2. La opción está ahí pero no sería algo que me ligase de continuo. Luego, el equipo tendría que aceptar las condiciones que yo pusiera.
-Este año ha sido complicado por la crisis sanitaria. ¿La covid ha pesado en su decisión de retirarse?
-No, porque el año pasado también me rondaba esa idea por la cabeza, pero al final la situación me forzó, por decirlo de alguna manera, a continuar una temporada más. Si la temporada hubiese finalizado y no se hubiese acabado a mitad quizás sí me hubiese retirado el año pasado. Como la temporada se cortó de aquella forma y se tuvo que paralizar todo, se habría quedado un sabor agridulce al retirarme así por lo que decidí retrasar un año esta decisión y al final la he tomado este año. 
Con toda esta situación de restricciones y problemas con los contagios no ha influido para nada. La idea ya arrastraba de años atrás y, además, había otras cosas que pudieron influir para que tomase esa decisión como la suspensión de las competiciones el año pasado. Tomé esa decisión porque me lo podía permitir, independientemente del resultado que hubiésemos obtenido.
-Se retira usted tras un año con unos resultados del CV Teruel discretos.
-Los resultados del equipo a la hora de retirarse es una de las cosas que uno no elige. Quizás, para decidir el momento en el que uno se retira afectan muchos factores. A todo el mundo le gustaría retirarse  en l o más alto, tras ganar un título. Pero eso no se elige. Uno puede elegir el dónde. Y eso es lo que he querido hacer yo. Me retiro en un club que siempre me ha valorado y que siempre me ha querido y en el que he creado muchas amistades. Eso sí que lo he podido elegir. 
-Entonces, ¿usted no se retiró el año pasado porque no se terminó la temporada?
-El año pasado, conforme iban las cosas en el final de la liga, imagina que llegamos a la final (del playoff) y le hubiéramos puesto la guinda al pastel ... eso hubiera sido lo perfecto. pero no llegamos a jugar ese final de liga.
-Esta pasada temporada no lo tuvo fácil porque tenía que competir con Pablo Bugallo y con Mart Naaber, un estonio de 212 centímetros de estatura. Sin embargo, ha participado en muchos sets y partidos.
-En comparación al año anterior, esta temporada he tenido más participación dentro de la pista, eso sí que es verdad. Pero independientemente de eso, uno lo que se lleva es el haber podido ayudar al equipo con la mejor disposición y las mejores cualidades. El año pasado participé un poco menos, quizás por el mejor rendimiento de los otros dos compañeros de mi posición. Este año quizás he estado más parecido al nivel de mis compañeros y es verdad que he participado un poco más.  Aunque a todo el mundo le apetece retirarse jugando, yo me quedo con que ha sido un buen año a nivel competitivo en el que he podido seguir dando un buen nivel.
-Estar en el vestuario con el jugador más veterano de la Superliga, Thomas Ereu, que va a cumplir 42 años ¿le ha hecho replantearse prolongar un poco más su carrera deportiva?
-Al revés. Sí que me hubiese gustado poder seguir en ese pique con Thomy y pensar que los 42 no están tan lejos y que quizás pueda llegar incluso a igualar a Thomy. Pero es verdad que Ereu está a otro nivel. Yo tengo 37 años recién cumplidos y no sé si podría aguantar cinco años más jugando y saltando como lo está haciendo él. Thomy tiene mucho mérito y creo que es imposible llegar a igualarlo.
-¿Con qué momento se queda de su paso por el CV Teruel?
-Uff ... es imposible quedarse con un solo momento de mi paso por Teruel. No estoy seguro de si fue en mi primer año en Teruel o en el segundo, pero recuerdo una final con el pabellón de Los Planos abarrotado, con las gradas llenas y gente incluso en los pasillo. Creo que se llegaron a meter 4.000 personas. esa es la impresión con la que me quedo ... y por supuesto con todas las personas que componen el club y de la ciudad.
-Usted venía de vivir en una ciudad grande como Almería. ¿Le fue difícil adaptarse una localidad pequeña como Teruel?
-No, porque al final vivir en Teruel tiene sus ventajas. No es difícil porque es un lugar acogedor donde la gente te recibe con los brazos abiertos y siempre busca que nos sitamos como en casa.A casi nadie de las personas que hemos ido a Teruel le ha costado adaptarse porque es una ciudad muy hospitalaria y es fácil sentirse como en casa.
-¿Cómo ve la competición de Superliga?
-Espero verla crecer a nivel competitiva y, si puede ser, al mismo ritmo de los últimos años, aunque sé que va a ser difícil y que va a haber equipos que quizás tengan problemas económicos. Ojalá que cada haya más clubes que se refuercen bien y que se vea un bien voleibol que poco a poco se vaya recuperando la afluencia de público.