Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Miguel Rivera no ha repetido septeto ideal en toda la temporada Miguel Rivera no ha repetido septeto ideal en toda la temporada
Los técnico Miguel Rivera y Maxi Torcello se dirigen a sus jugadores en el banquillo de Los Planos. Archivo / Bykofoto

Miguel Rivera no ha repetido septeto ideal en toda la temporada

El técnico del CV Teruel cuenta con un vestuario de once jugadores que alinea según el rival al que se enfrente

Ni una sola vez en los ocho partidos oficiales que lleva disputados  el CV Teruel esta temporada, contando con los siete de la liga regular y la final de la Supercopa, el cuerpo técnico del equipo naranja ha repetido septeto inicial.
El entrenador Miguel Rivera, y su segundo, Maxi Torcello, han ido variando la formación del equipo con el que han saltado a la cancha cada semana. Unas veces en busca de la mejor combinación para someter al contrincante, y otras en busca de experiencias para afrontar otros compromisos.
Es cierto que hay jugadores  más habituales que otros. El líbero catalán ahorna Gámiz y el opuesto eslovaco Filip Gavenda se han hecho merecedores de la etiqueta de imprescindibles en la agenda del míster. Tanta confianza tiene Rivera en estas dos piezas de su pizarra que ni siquiera ha contado con jugadores específicos con los que doblar la posición.
Gámiz y Gavenda han estado en los equipos iniciales en los ocho compromisos que ha disputado el equipo naranja esta campaña. Solamente el colocador César Martín se acerca a estos registros. El colocador canario ha contado en la pizarra del entrenador en seis  partidos de liga y también en el de Supercopa, y solamente se ha quedado en el banquillo en el último encuentro de Superliga disputado en Teruel contra Almoradí, cuando le tomó el relevo Milan Jovanovic, que, no obstante, ha saltado a la cancha en algún momento en todos los encuentros.
También el central gallego Pablo Bugallo cuenta con la confianza ciega de su entrenador. Buga ha estado en el dibujo de Rivera en los siete partidos de liga, y solo se quedó en el banquillo en el arranque de la Supercopa, después de haber sido de los últimos jugadores en incorporarse a la pretemporada naranja.
El central estonio Mart Naaber estaba llamado a ser un incondicional en el septeto inicial del Voleibol Teruel. De hecho, estuvo en la pista en la disputa del primer punto en la Supercopa y en los dos primeros partidos del equipo. Sin embargo, un inoportuno esguince de tobillo le mantuvo alejado de los entrenamientos y de la cancha de juego durante unas semanas. En el partido contra Almoradí tuvo la oportunidad de probarse disputando el último set y parece que ya está plenamente recuperado.
Rivera reconocía que “movemos” a los jugadores porque “tenemos muchas opciones distintas” por las características de cada una de las piezas de su vestuario. “Al final, uno es un poquito más fuerte en una cosa  y otro un poco más fuerte en otra, y así hacemos la elección antes de cada partido. Analizamos  las necesidad ante cada rival, viendo que podemos necesitar y quién de los jugadores nos puede dar un poco más. Y en función de eso vamos tomando las decisiones”, explicó el técnico naranja ayer.

El debate de la recepción
“Bendito problema” dice Miguel Rivera siempre que se le pregunta por la competencia interna dentro del vestuario por ocupar una de las dos posiciones de receptor en el planning del entrenador. Con un firmamento de receptores de ensueño, Rivera tiene que elegir cada semana entre las habilidades del capitán, el veterano jugador venezolano Thomas Ereu; el joven Jordi Ramón; y del central reconvertido en receptor Víctor Rodríguez, que defiende la elástica naranja desde hace ya cinco campañas.
De esta terna, Jordi Ramón ha sido el más habitual en el septeto inicial de Rivera con cuatro partidos, mientras que Víctor Rodríguez ha arrancado en la pista cuatro veces.  Las mismas titularidades ha disfrutado el capitán Ereu, que tuvo problemas musculares en la tercera jornada que le dejaron en el dique seco dos semanas. “Tener tres jugadores que estén rindiendo como lo están haciendo es perfecto”, sentenció ayer el técnico madrileño del CV Teruel.
Y por su fuera poco, el joven argentino Mariano Vildósola, con unas características diferentes a las de sus compañeros de demarcación, está empeñado en no ponerle las cosas fáciles al entrenador y está firmando buenas actuaciones, ha saltado a la pista desde el inicio en una ocasión e incluso firmó el punto de la victoria en Son Moix.
Por último, el jugador juvenil Javier Igual, procedente de l equipo juvenil del CV Teruel y que ya participó con el primer equipo del voleibol Teruel la pasada campaña, solo entró en la convocatoria de la Supercopa, abandonando las filas del equipo poco después por motivos académicos