Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Santiago Abad, gerente de Motorland, junto a los camiones de los equipos de Superbikes en el circuito

Santiago Abad, gerente de Motorland: “Hemos mantenido el 90% de la actividad del circuito desde el mes de junio”

“Nunca vamos a evitar el riesgo al cien por cien, pero pondremos todo de nuestra parte”

Tras los duros meses vividos, Motorland se prepara para hacer frente a cinco grandes competiciones internacionales en tan solo tres meses. La instalación del Bajo Aragón se convierte, de este modo, en la única en el mundo que aglutina tal cantidad de pruebas del máximo nivel en un tiempo tan corto. Santiago Abad, gerente del complejo, pone en valor este hecho y asegura que a partir de hoy mismo, con las Superbikes en liza, empieza la nueva normalidad para uno de los mejores circuitos de los cinco continentes.

-¿Como está siendo para Motorland un año tan peculiar?

-Desde antes del mes de marzo, y viendo como evolucionaba la situación, nos pusimos a trabajar con distintos protocolos, pero fue inevitable suspender toda actividad y cambiar el calendario de pruebas que teníamos por delante. Pasamos tres meses de trabajo arduo y en los últimos dos hemos preparado la realización de eventos con espacios de bajo riesgo. Nunca vamos a poder evitar el riesgo al cien por cien, pero todos tenemos que poner de nuestra parte y en eso nos encontramos. Ahora toca ya poner el foco en la competición, y por ello es importante que el evento se convierta en un éxito de organización y podamos enfocar las miradas hacia lo que nos gusta. Ha llegado el momento en el que empecemos a hablar de deporte.

-Este fin de semana comienza la parte más exigente de la temporada. Por delante llegan tres meses muy ajetreados.

-Hasta ahora hemos trabajado en la planificación y no hemos parado de mantener reuniones para tener todos los escenarios previstos. Estamos preparados para hacerlo de una manera sencilla, ya que llevamos muchos años de experiencia. Creemos también que, al ser dos semanas seguidas de la misma competición, la segunda resultará menos complicada, porque para ese momento todo estará preparado. Después de las dos carreras de MotoGP (en octubre) sí que habrá que hacer algún cambio, sobre todo en el paddock para adaptarlo a los Turismos, pero es nuestro trabajo. Contar con cinco pruebas internacionales tiene un gran nivel de exigencia.

-¿Hay algún otro circuito en el mundo que albergue una oferta de cinco pruebas de campeonatos del mundo en una temporada?

-Es la oferta deportiva más fuerte a nivel internacional. Nadie la tiene.

-Tomar la decisión de hacer frente a estas cinco competiciones sin la presencia de aficionados en las gradas habrá sido muy complicado...

-Lo importante es regresar a la normalidad y esto no pasa por un espectáculo multitudinario. Es una lástima que las carreras se disputen sin aficionados. Nosotros buscamos tres aspectos fundamentales. Por un lado, está la repercusión mediática y vender la marca Aragón, que últimamente se ha visto afectada porque el Covid-19 nos ha puesto a la cabeza en el número de infectados y esta competición debe fomentar la imagen de nuestra comunidad en el mundo. Luego está el aspecto de que la normalidad debe seguir y por último está la situación económica. Atraer a 20.000 personas al circuito tiene una importante repercusión para toda la provincia, pero si eso nos falta, que las 1.500 personas que se mueven por el circuito en estos días que al menos repercuta en Alcañiz y en la comarca. Habrá restricciones de movilidad muy duras para todos ellos, pero su presencia durante quince días tiene también una repercusión económica.

-Las Superbikes abren la veda, pero por detrás aparece la Moto GP y luego el Mundial de Turismos.

-Desde que se generó la alarma a mediados de marzo el objetivo que nos marcamos fue centrar la actividad a partir del 1 de junio y no hemos parado. Hemos mantenido el 90% de la actividad del circuito. Hemos comprimido toda la actividad en los seis últimos meses del año. Nuestro equipo de trabajo se mueve en dos líneas, por un lado está el día a día y por otro los eventos.

-¿Que tal funcionó el rodaje previo con el Campeonato de España de Motocross disputado hace unas semanas?

-Estuvo muy bien. En el protocolo del nacional de motocross lo más importante era la separación. Todos coincidieron que servía como experiencia para las Superbikes y que este ayudará para la Moto GP.

-Cada evento necesita de un protocolo diferente. ¿Cambian mucho de unos a otros?

-Se puede decir que unos y otros tienen en torno al 90% de cosas en común. Hay cosas diferentes fundamentalmente dependiendo de la procedencia de los equipos. Cuando llega una competición internacional todos los equipos están muy concienciados. Todos reconocen que en Motorland ya antes de entrar estamos por encima de lo que se hace en Europa y esto genera confianza. La crisis está siendo muy dura para todos pero estamos muy unidos para minimizar los daños que se están produciendo. Todos dependemos de que este sector se mantenga a flote.

-Durante los últimos meses se ha hablado también de que Motorland fuera escenario elegido para albergar también una carrera del Mundial de Fórmula Uno. Sin embargo el martes se conoció el nuevo calendario aprobado por la FIA con cuatro nuevas carreras y sin cita en Alcañiz. ¿Quedan opciones de cara al futuro para atraer la F-1?

-Queremos, pero hay que saber si podemos. Tenemos una de las mejores pistas del mundo que está homologada para este tipo de carreras. Durante la pandemia hemos estado ahí pero las condiciones para poder atraer una de estas pruebas son muchas, y una de las principales son las infraestructuras. La FIA y Liberty nos conocen sobradamente y saben lo que tenemos, pero la decisión no solo pasa por ofrecernos. Desde el minuto uno hemos estado en todas las mesas. Cuando dispongamos de una autovía tendremos un mayor desarrollo para todo el Bajo Aragón.

-¿Que programación hay prevista para los próximos meses, aparte de las citas internacionales?

-Cinco campeonatos del mundo dan mucho tajo, pero para nosotros es muy importante mantener la actividad en pista en el día a día con eventos. Hay que maximizar la atracción de estas citas para facturar. Hasta fin de año también tenemos previsto pruebas del FIM Repsol, además en diciembre está el Classic Festival y ya estamos pensando en el 2021 donde nos planteamos posicionar las pruebas internacionales en la segunda mitad del año, porque la vacuna contra el Covid-19 es fundamental para poder hacer todas las pruebas con público.

-Hace unos meses se barajó la posibilidad de reducir en la península ibérica el número de pruebas de MotoGP. ¿Hay alguna nueva noticia en este sentido?

-Hasta el 2021 están vigentes todos los contratos de las carreras españolas, y antes de que estos finalicen se tratará los de los años sucesivos. Hasta ahora todo ha estado volcado en el 2020 donde Motorland va a albergar dos carreras. Todos los esfuerzos han estado centrados ahí. El calendario del año que viene creemos que también se va a ver afectado por la situación que vivimos. El principal objetivo en la actualidad es terminar este 2020 donde no sabemos como evolucionará la situación y luego ya se pensará en cuadrar el próximo en una competición que también tiene competiciones en otros continentes fuera de Europa. Cuando todo eso se fije ya se mirará hacia el futuro.