Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Último partido disputado en el pabellón Los Planos a puerta cerrada contra el Almoradí. Antonio García/Bykofoto

Un imbatible CV Teruel recibe en casa un Santanderina a medio encajar

Un imbatible Club Voleibol Teruel recibe este sábado en el Pabellón Los Planos de la capital turolense a un Textil Santanderina en reconstrucción y a medio encajar, tras la salida este año del técnico José Ignacio Marcos.

La marcha del técnico se ha notado en la tabla de clasificación en la que los cántabros ocupan el undécimo puesto.

Aún así y pese a no cargar ninguna derrota a sus espaldas, el entrenador del C.V. Teruel, Miguel Rivera, se ha mostrado cauto, en su línea, de cara al encuentro que se celebrará a las 18.30 horas y ha argumentado que la posición del Santanderina no debe distraerles sino, al revés, motivarles "para intentar seguir con la buena racha en cuanto a juegos y resultados".

"A nosotros lo que nos importa es hacer nuestro juego y seguir en la parte alta de la clasificación, independientemente que el equipo que esté enfrente vaya primero, vaya segundo o vaya cuarto, porque seguro que ellos van a venir a por los tres puntos, pero si somos mejores serán para nosotros", ha indicado el entrenador turolense.

Sobre los cántabros, Rivera ha argumentado que se encuentran en un proceso de reestructuración después del "terremoto" que ha supuesto la salida de José Ignacio Marcos, a quien ha considerado como el alma mater del equipo durante los últimos años, aunque ha asegurado que no se confía porque "poco a poco van engranando las piezas", si bien en el encuentro el titular Luis Martín será baja.

Preguntado sobre el estado de sus jugadores y los cambios en sus alineaciones, Rivera ha alegado que tiene una plantilla "muy completa" que le da "muchísimas posibilidades y variantes técnicas" y ha reconocido que quizás fruto de ello ha sido la "variabilidad" que han tenido en los últimos encuentros.

"No hay mejor problema para un entrenador que poder rotar, poder hacer cambios y distintas alienaciones y que el rendimiento del equipo no se resienta. Eso para mí es una bendición más que un problema porque los jugadores me ponen las cosas difíciles para decidir quién va a jugar cada partido", ha manifestado el entrenador.

El encuentro de este sábado llega después de que el pasado miércoles se tuviera que aplazar el partido contra el CV Guaguas porque tenía varios jugadores infectados por la covid-19, algo que ha trastocado la planificación semanal de los turolenses quienes, según ha asegurado Rivera, se muestran cautelosos para evitar un virus que "puede estar en cualquier parte".