Síguenos
Sofía González Millán

No quería hablar de este tema porque estamos todos saturados de información, datos y estadísticas. Pero al final he claudicado porque creo que es interesante dar un punto de vista rural a esta pandemia, comentándolo desde un pueblo.

Aquí, como en todos los sitios, ahora se está viviendo un repunte de contagios, la variante ómicron, que apareció el pasado mes de noviembre, con su alta transmisibilidad está dejando a muchas personas confinadas en sus casas. Si bien sus síntomas son mucho más leves, la cuestión es que el confinamiento hay que realizarlo sí o sí.

Esto me ha llevado a darme cuenta de todas las ventajas que tenemos los que vivimos en pueblos a la hora de realizar los confinamientos.

Lo primero de todo es el espacio, más o menos todas las casas son amplias, contando muchas veces con diferentes alturas, lo cual hace más fácil el aislamiento cuando solo da positivo uno de los miembros, además en muchos casos cuentan con dos baños, así que también es más fácil el tema del aseo y de la higiene.

Por otro lado, muchas de las casas tienen algún lugar para salir a tomar el aire sin tener que salir a la calle, un corral, un patio, un jardín o una terraza amplia. Esto a mí me parece muy importante, sé de muchas personas que pasaron el primer tramo de la pandemia en pisos pequeños en la ciudad, sin balcones ni terrazas, y eso hizo que el confinamiento fuera mucho más duro para ellos.

A la hora de realizar ejercicio, por ejemplo, puedes realizar muchas actividades en ese espacio, y si hay niños pequeños todavía es mejor, no es lo mismo entretenerlos dentro de casa que en un sitio donde pueden sentir el aire y tomar el sol.

Después del primer gran confinamiento la compra de casas con jardín y de pisos con terraza aumentó considerablemente, el valor de un lugar propio donde estar con la familia al aire libre se empieza a valorar cada día más.

Aquí aire tenemos de sobra, además está limpio y ayuda a respirar mejor. Las personas con problemas respiratorios mejoran en zonas donde el aire es de mayor calidad.

Otra de las ventajas es el poder contactar con el personal sanitario para solventar cualquier tipo de duda o tratamiento, o para realizar los test o pruebas pertinentes.

Si bien es verdad que estos días nuestros sanitarios también están teniendo una mayor carga de trabajo, aquí los conocemos por sus nombres y siempre se les puede apoyar escuchándolos a ellos durante un momento, preguntándoles cómo se encuentran, como una forma de darles apoyo y atención y valorar todo su trabajo.

En las ciudades todo el sistema sanitario está saturado. Se junta el trabajo que origina todo el tema de la pandemia con el resto de trabajo. Veo en la televisión las enormes colas para vacunarse, las largas listas de espera, la incapacidad de tener una atención telefónica ante tanto contagio.

El medio rural desatasca esas ciudades, si todos nos fuéramos a vivir a ellas no habría suficientes servicios para todos, por eso es tan importante que desde las mismas se defienda la existencia del medio rural, con todos los servicios, con todas las mejoras que se necesitan, con toda la atención que merecemos, no solo por medio de congresos y charlas, si no con hechos, con inversión económica y con una escucha activa a las personas que vivimos aquí. Solo nosotros conocemos la realidad de nuestro territorio, porque la vivimos cada día y sabemos cuáles serían las posibles soluciones.

Otro de los puntos fuertes es la cercanía de vecinos y familiares, cualquier persona puede ofrecerte su ayuda si estás aislado, te traerán el pan o irán a hacerte la compra de lo que necesites. Te darán lo que tengan de su huerto, ayudarán a hacer tus gestiones o se encargarán de tus animales si no puedes salir.

En el primer confinamiento desde el ayuntamiento se puso en marcha el servicio de ayuda a domicilio, para todas aquellas personas mayores que tenían dificultades a la hora de realizar sus gestiones personales, fue una gran idea pues muchos necesitaron este servicio.

El virus también está aquí, pero tenemos la fortuna de vivirlo de otra manera, con aire, sol y espacios naturales.

El redactor recomienda