Síguenos
Antonio Marín, ayer, frente a la sede del Cefca en Teruel en la plaza San Juan

Antonio Marín: “Vivimos la primera luz de JPCam con una mezcla de nerviosismo y de ilusión”

Investigador del Cefca y responsable del OAJ y del proyecto de la cámara JPCam del telescopio T250 de Javalambre

Antonio Marín es investigador del Centro de Estudios de Física del Cosmos (Cefca) y responsable del OAJ y del proyecto JPCam, la segunda cámara más grande del mundo acoplada al telescopio T250 del Observatorio de Javalambre. La primera luz (imagen) captada por este instrumento, diseñado ex profeso para este proyecto científico, se tomó el pasado 29 de junio. Culminaba así una década de trabajo y de desarrollos tecnológicos.

-¿Se eligió el 29 de junio para la primera luz por algo especial, o porque estaba ya todo listo para hacerlo?

-Se tomó ese día porque fue el momento en el que estuvimos preparados para hacerlo. Esto culmina un largo proceso de desarrollo y de puesta a punto del instrumento, del telescopio, y ese día estábamos preparados, así que nos liamos la manta a la cabeza y apuntamos al cielo por primera vez.

-En concreto hacia Andrómeda. ¿Por qué esa galaxia y no otro objeto celeste?

-En realidad las primeras imágenes que tomamos no fueron de Andrómeda. Fue una campaña de tres noches de observación. La finalidad era demostrar que las especificaciones del telescopio y del instrumento eran lo que nosotros esperábamos, que la calidad de imagen era buena, tanto del telescopio como del instrumento. Queríamos verificar que todo el sistema y su integración había sido un éxito, y con esa finalidad empezamos apuntando a varias zonas del cielo en las que había muchas estrellas para poder caracterizar esa calidad de imagen en todo el plano focal. Cuando ya vimos que el sistema funcionaba muy bien, y de hecho con una calidad de imagen excepcional para ser las primeras pruebas, entonces apuntamos a Andrómeda porque pensamos que era una preciosa imagen para divulgar y mostrar este evento de primera luz técnica.