Síguenos
Madres agustinas de clausura del convento de Rubielos de Mora

Las agustinas de clausura de Rubielos sufrieron la cuarentena por los demás

Las 6 religiosas del monasterio rezaban por los ancianos, que morían solos en las residencias

Las monjas agustinas de clausura del monasterio de San Ignacio de Loyola de Rubielos de Mora también sufrieron la cuarentena provocada por la crisis sanitaria del coronovirus. Ninguna de las 6 religiosas que habitan el convento ha tenido el virus favorecidas por el escaso riesgo ante su habitual confinamiento, pero confiesan que han sufrido por los demás, sobre todo por los ancianos que morían solos en las residencias. “Hemos rezado mucho por todos, pero por los abuelos más”, comentaron. El confinamiento trucó las visitas que recibían y la venta de dulces que elaboran y que supone una pequeña ayuda para vivir.