Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

Alba Romero, investigadora del Institut de Física D'Altes Energies: Alba Romero, investigadora del Institut de Física D'Altes Energies:
La astrofísica Alba Romero, recientemente en el Campus de Teruel, donde intervino en la UVT

Alba Romero, investigadora del Institut de Física D'Altes Energies: "Trabajar en astrofisica requiere una base matemática, pero sobre todo curiosidad"

"Actividades como el curso de la UVT lo que hacen es justificar por qué investigamos"
banner click 244 banner 244

Las ondas gravitacionales se han sumado en los últimos años a los instrumentos con que cuenta la astrofísica para conocer el funcionamiento del Universo y sus orígenes. Sobre esta cuestión habló esta semana en el curso de Astrofíscia de la Universidad de Verano de Teruel la investigadora Alba Romero Rodríguez, del Institut de Física d’Altes Energies.

-¿Qué son las ondas gravitacionales?
-Son ondulaciones del espacio tiempo donde este se puede considerar como una especie de hoja de goma sobre la que todo está posicionado. Por lo tanto, si tenemos una masa muy pesada, esta distorsionará el espacio tiempo más que una masa, digamos, más liviana. Una de las predicciones de la teoría general de Einstein es que cuando los objetos asimétricos están en rotación lo que hacen es generar ondas gravitacionales, que son ondulaciones del espacio tiempo. Estas ondas gravitacionales nos dan información acerca del cuerpo que las ha generado.

-Es una técnica reciente para observar lo que pasa en el espacio, porque la primera detección de ondas gravitacionales se produjo hace muy poco.
-Si no me equivoco fue en el 2015. En todo este tiempo la evolución ha sido impresionante. Digamos que los interferómetros empezaron a desarrollarse hace poco tiempo. El Ligo a finales de los 80 en Estados Unidos aproximadamente, Virgo en la década de los 90, y no fue hasta 2015 cuando se hizo la primera detección.

-¿Qué luz nos arrojan estas nuevas herramientas?
-Parte del Universo que estaba opaco a nosotros, como por ejemplo el Universo muy, muy temprano, no lo podíamos ver hasta ahora. Ahora, con las ondas gravitacionales, más concretamente con el fondo de ondas gravitacionales, que es el equivalente al fondo cósmico de microondas, podremos llegar a tener información sobre estos eventos cosmológicos. Digamos que lo que ya hemos podido hacer con las ondas gravitacionales, no con el fondo de ondas, es determinar parámetros sobre agujeros negros binarios o estrellas de neutrones binarias, que hasta ahora no habíamos sido capaces de determinar.

Agujero negro binario

-Cuesta imaginarse un agujero negro binario porque desborda la imaginación.
-Sí, sí.

-¿Cómo funcionan, porque la cantidad de energía que generan debe de ser brutal?
-Es impresionante. Por esa misma razón podemos llegar a detectar las ondas gravitacionales generadas por agujeros negros binarios, porque como comenta, son muy masivos y una pequeña masa puede generar una cantidad de energía impresionante. Si incluso la masa es impresionantemente alta, la energía es ya una locura. Claro, esta es la energía que se convierte, digamos, en ondas gravitacionales. Parte se emite en forma de ondas gravitacionales y otra parte de la energía se usa para crear un nuevo cuerpo, por ejemplo otro agujero negro.

-¿Qué hace falta para adentrarse en la astrofísica?, porque imaginación para formular las hipótesis de trabajo es necesaria desde luego.
-Son tantos los temas que podemos cubrir dentro de la astrofísica que cada investigador le dará su visión, pero para poder empezar a entender un poco los conceptos astrofísicos necesitamos una base matemática muy sólida, una base física, y sobre todo curiosidad por qué es lo que está más allá y por qué todo sucede de la forma que observamos.

-¿Qué le parecen iniciativas como el curso de Astrofísica de la Universidad de Verano?
-Me parece maravilloso porque muy a menudo la gente no es capaz de apreciar cómo cierta financiación se emplea en investigación, en doctorandos, en becas y en más, y no se suele entender cuál es la utilidad inmediata y práctica de nuestro trabajo. Por lo tanto, este tipo de actividades como el curso de la Universidad de Verano de Teruel lo que hacen es justificar un poco por qué investigamos, por qué hacemos lo que hacemos ante el resto de la población.

-En la ponencia del curso ha hablado de las reliquias que son las ondas gravitacionales para desvelar el origen del Universo, ¿qué idea ha querido transmitir a los alumnos?
-Por lo general siempre hemos tenido telescopios y radiotelescopios para poder observar el Universo, sin embargo con las ondas gravitacionales se abre una puerta muchísimo más grande. Esto nos permite conocer objetos que con el espectro visible, de radio o de microondas no se podrían detectar. Además, tenemos eventos cosmológicos del Universo muy temprano cuya huella se puede ver gracias a estas ondas gravitacionales. Por lo tanto han venido para suplementar lo que otros instrumentos no han podido observar.