Síguenos
Alex Mirasol, pintor: Alex Mirasol, pintor:
Alex Mirasol, delante del mural que ha pintado en el Hogar de Personas Mayores de Andorra

Alex Mirasol, pintor: "Me considero un afortunado por poder vivir de la pintura"

Especialista retratos con bolígrafo BIC, acaba de realizar el mural del Hogar de Mayores de Andorra

Sus trabajos con bolígrafo BIC dejan boquiabierto a cualquiera y se han convertido en un fenómeno que le han dado nombre, pero Alex Mirasol también cultiva otros géneros pictóricos. Uno de sus últimos trabajos ha sido el mural que conmemora los 50 años de la fundación del Hogar de Personas Mayores de Andorra, localidad en la que este hijarano de nacimiento reside e imparte clases, en concreto en la Escuela de adultos.

-Ha realizado un mural para conmemorar el 50 aniversario del Hogar de Personas Mayores de Andorra. ¿Todos sus trabajos actuales son por encargo?
-La mayoría de lo que hago son retratos por encargo, aunque también hago de vez en cuando murales como este de Andorra. Mi trabajo habitual consiste en estar en un estudio encerrado todas las horas del día. Si hago murales salgo un poco de esa rutina y estoy al aire libre. Actualmente,  llevo más de 10 años dedicándome solamente a la pintura, aunque también doy clases en la Escuela de Adultos de Andorra dos días a la semana.

-¿En qué momento empezó a pintar y cuándo vendió su primera obra?
-Pintar pinto desde siempre, y con 15 o 16 años ya vendí mis primeros cuadros haciendo exposiciones en mi pueblo, en Híjar. Ahora, con las redes sociales, tengo la posibilidad de divulgar mucho más mi trabajo y me salen trabajos desde todas partes de España.

-¿Cómo consiguió especializarse en el retrato?
-Empecé con el retrato casi por casualidad. Empecé a hacer retratos con boli BIC, y eso le encanta a la gente. Ahora mismo, el 90% de lo que hago son retratos con boli BIC, aunque también hago óleos, paisajes, lo que me piden, y cuando tengo tiempo intento hacer obra propia para mis exposiciones.

-¿Y qué es lo que más le gusta como artista?
-En sí el retrato, aunque no necesariamente hecho con boli BIC, a pesar de que es lo que más me encargan, sino que me gusta probar otras técnicas.

-¿Dónde se formó?

-Estudié en la Escuela de Artes de Zaragoza, donde realicé el Bachillerato de Artes, y luego me fui a vivir a Teruel, y aunque no terminé la carrera sí que cursé algunos estudios de Bellas Artes. Pero lo dejé porque tenía muchos encargos.

-¿Qué aspectos hay que tener en cuenta cuando le encargan un mural como el que ha pintado en el Hogar de Personas Mayores de Andorra?
-La técnica en el mural cambia, porque varía mucho de unos a otros, aunque al final se trata de dibujar y de pensar en los colores. Por ejemplo, en el mural del Hogar de Mayores de Andorra realicé los bocetos en blanco y negro y una vez dibujado en la pared fui pensando los colores que había que poner. Los llevaba ya en la cabeza, pero íbamos pintando sobre la marcha, porque ha habido mucha gente que ha colaborado (alumnos del Instituto, del colegio Gloria Fuertes, de Atadi...). Yo les marcaba zonas y ellos las iban rellenando. Al final solo tuve que darle una última mano y en cuatro días ha estado prácticamente terminado.

-¿En qué se inspiró para diseñar esta baraja tan peculiar?
-Le pedí a Meritxell, la directora del Hogar de Andorra, que me explicara las actividades que hacen aquí para ver cómo las podíamos tratar en un mural. Se me ocurrió reflejar la baraja de cartas, porque es como el elemento principal que se usa en el centro, y luego coloqué las figuras de la baraja realizando distintas actividades que se hacen en el centro. Los colores elegidos son los del juego de parchís, porque se juega al parchís mucho; dibujé la figura del caballo realizando pesas, porque se hace gimnasia; la sota con la guitarra representando la jota, los ordenadores, los telones porque se hace teatro o una taza de café, porque es lo que más se suele tomar.

-¿Soñó alguna vez con la posibilidad de dedicarse al mundo del dibujo y la pintura?
- Ya he conseguido dedicarme a esto, que ya es bastante, y me considero un afortunado por poder vivir de la pintura, que es lo que me gusta. La verdad es que nunca siento que estoy trabajando, porque hago lo que me gusta. Y lo bueno de esto es que cuanta más gente te conoce más prestigio tienes y más caché consigues y es todo una rueda, porque así puedes dedicarle más tiempo a cada obra. Si hay que hacer muchos cuadros no puedes dedicarle tanto tiempo, pero si eres selectivo sí puedes darle mayor calidad a cada trabajo.

-¿Aparte del retrato con boli BIC, ha buscado otras modalidades de pintura?
-Lo que intento es hacer un poco de todo. Ni siquiera considero que tenga una preferencia por una técnica concreta, ya que me gusta ir probando distintas cosas, aunque por lo que me conozcan más es por mis retratos con el boli BIC. Esta es una carrera muy larga, soy joven y tengo solo 33 años. Ahora mismo no tengo ninguna prisa, no quiero encasillarme en nada y prefiero trabajar, que es cuando mejor me lo paso. Tengo la suerte de que aquí en la zona no hay tanta gente que se dedique a ello y lo cierto es que suelen contar conmigo para trabajos grandes.