Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Alfredo Martínez Tirao, en las simas de Albalate. Albalate Turístico

Alfredo Martínez Tirao, guía turístico: “Los vecinos y la gente de fuera tienen que conocer las simas de Albalate”

El historiador crea un producto turístico fresco gracias a vestigios y documentos que le aportan sus paisanos

Alfredo Martínez Tirao tiene entre ceja y ceja la puesta en valor del patrimonio cultural, patrimonial y natural de Albalate del Arzobispo, localidad de la que es guía turístico. En colaboración con historiadores locales y vecinos que de forma interesada han aportado vestigios y documentación, ha arrojado luz sobre la guerra civil, las guerras carlistas o la judería, además de descubrir  secretos sobre el castillo arzobispal. En colaboración con el Centro de Estudios Espeleológicos Turolenses y el Parque Cultural del Bajo Martín, pronto sumará a sus visitas las simas de los Tollos-Campo de los Mozos-Canales, que espera conectar con la cercana Ruta de los Estrechos.

-¿Cómo descubrió las simas?
-Algunos ya sabíamos que había grandes agujeros complicados de localizar porque están en una meseta fuera del cauce del río Martín. De modo que lo que hice un día fue patearme la zona y llegué hasta estas dolinas. Me quedé impresionado y me dije: esto hay que moverlo no solo para darlo a conocer a los vecinos, sino a la gente de fuera, porque está junto a las dos rutas senderistas más emblemáticas que tiene Albalate: Valdoria y los Estrechos, y no muy lejos de sus espectaculares pinturas rupestres. 
-¿Sería posible enlazar estas rutas para darlas a conocer?
-La simas no enlazan con la ruta de los Estrechos por 200 metros. Gente del pueblo que desinteresadamente está intentando recuperar la antigua Ruta de los Peirones, por donde se iba antes al Santuario de Arcos desde Albalate, nos va a ayudar a hacerlo realidad. En primer lugar, habría que conectar las simas con Los Peirones y, justo a la mitad, con las rutas de Valdoria y los Estrechos. Con ello ganaríamos más patrimonio todavía y lo relacionaríamos con el geoturismo que tiene el Parque Cultural del Río Martín, que es súper potente con la Sima de San Pedro de Oliete como principal exponente. 
-Están pendientes de la catalogación y análisis de las simas.
-Una vez lo movimos en el Facebook, allá por el mes de febrero, la gente del Parque Cultural lo vio y pensó en que había que investigarlo. De modo que llegó al Centro de Estudios y vinieron para hacer un estudio y catalogación. En ello están. 
-¿Qué saben de estos grandes agujeros en la tierra?
-De momento, lo que parece seguro es que tienen que ver con el agua y su desgaste erosivo. Por las formas que presentan, creemos que pudieron estar comunicadas ambas simas. Lo curioso es que está en una zona que se llama Los Tollos, que precisamente son depresiones provocadas por el desgaste del agua. A ojo de buen cubero, calculo que unos 15 metros de diámetro sí que harán. Lo interesante sería hacer una ruta de interés geológico para poder acceder. 
-Se ha especializado en aflorar elementos más bien desconocidos de Albalate. 
-Me parece muy interesante sacar a la luz todo aquello a lo que no se le había dado demasiada importancia. Soy historiador y me contrató el ayuntamiento de guía turístico con el objetivo de revalorizar el patrimonio local. Estoy en contacto con otros historiadores locales que van aportando y, mediante el Facebook, también hago de puente con la gente que tiene interés y que también aporta. Se hace ameno.
-¿Qué tal funciona el perfil de Facebook?
-Está funcionando perfecto. Que compartan ya es un suma y sigue. Con este año tan raro para el turismo, no me puedo quejar. El turismo al aire libre va tirando, es lo más demandado porque espacios cerrados como centros de interpretación cuestan más. Sembramos para recoger. 
-¿De dónde proceden los visitantes en un año tan atípico?
-Hasta ahora hemos ido tirando de gente de la provincia y de albalatinos que querían redescubrir su pueblo. Al abrir las provincias de Aragón se ha acercado más gente de Zaragoza. En cuanto al perfil de turista, hay de todo. Nos está viniendo mucho turismo de caravana, matrimonios de 50 o 60 años interesados por la cultura, también gente joven... Sí echamos de menos a la gente del Levante.
-¿Cuáles son los principales atractivos de Albalate?
-Tenemos una necrópolis visigoda, centros de interpretación, las rutas senderistas... La visita guiada más solicitada es la del castillo gótico-mudéjar, en el que estamos descubriendo un montón de cosas, las bodegas medievales y el barrio judío.
-¿Qué más saben del castillo?
-El suelo mudéjar ya se conocía, pero lo que sí hemos descubierto es que en la puerta gótica de acceso a la torreta mudéjar del castillo había grafitis tachados que no había forma de descifrar. Nos pusimos con historiadores y nos salió una historia interesante de la guerra civil. José Manuel Pina Piquer nos ayudó a sacar lo último: un sol que estaba relacionado con las colectividades anarquistas durante la guerra. 
-¿De qué forma colaboran los albalatinos en su proyecto?
-Gracias a los labradores o gente que tenía objetos en sus bodegas hemos conseguido un montón de hallazgos de la guerra civil, armas halladas en la ermita-fortín de las guerras carlistas o fósiles súper potentes de gente que los encontraron cuando eran críos. El objetivo es ponerlos en valor y exponerlos en el castillo. Con toda la colaboración ciudadana se está creando un producto turístico súper real, encuadrado en varias épocas históricas y muy atractivo. 
-¿Cómo se puede pedir una visita guiada?
-A través del perfil de Facebook Albalate Turístico o en el teléfono 600 274 281. También llevo el Museo de la Ruta del Tambor y Bombo en Híjar.
-Allí también tiene tajo si quiere, con la judería.
-La verdad es que con la sinagoga de Híjar tenemos una joya. Para la reforma en 1410 dio permiso el arzobispo de Zaragoza, García Fernández de Heredia, que fundó la judería de Albalate.