Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Alfredo Relaño, presidente de honor de Diario As: “Barcelona 92 fue como la primera comunión para el deporte español” Alfredo Relaño, presidente de honor de Diario As: “Barcelona 92 fue como la primera comunión para el deporte español”
Alfredo Relaño, en el curso de Periodismo deportivo

Alfredo Relaño, presidente de honor de Diario As: “Barcelona 92 fue como la primera comunión para el deporte español”

La llegada de los canales privados a España dio una visión menos “casposa” del fútbol, afirma el periodista

Alfredo Relaño, presidente de Honor del Diario As, periódico deportivo del que fue director entre 1996 y 2019, participó este miércoles en el curso de Periodismo deportivo que se organiza en Alcañiz. 

-¿Cómo ha evolucionado el Periodismo deportivo en las últimas décadas?

-Ha evolucionado mucho, y yo creo que para bien. Primero, porque el prestigio del deporte ha crecido en España. Desde los años 70, que es cuando yo empecé a trabajar, el deporte ha pasado de ser un divertimento menor y una especie de ámbito de fobias, a ser un signo de las sociedades avanzadas. Al tener España una democracia joven, una de las cosas que descubrimos FUE  que el deporte no era malo, sino bueno, que se disfrutaba en las demás democracias. Y Barcelona 92 supuso un estallido en ese sentido, y desde entonces a acá  el deporte ha tenido un mayor espacio en la vida social que antes, y el Periodismo deportivo también.

-¿Barcelona 92 marcó un antes y un después en la concepción del deporte?

-Barcelona 92 fue como la primera comunión del deporte español. Fue un momento de puesta en sociedad. Era algo que tenía que llegar, y llegó en ese momento. Coincidió felizmente con unos Juegos Olímpicos, y fue en un momento en el que España se mostró al mundo como un país nuevo a través del deporte. Además, prestigió el deporte, porque quedamos bien, con medallas tan importantes como la de los 1.500 metros o la del fútbol olímpico. 

-La prensa deportiva tiene mucha importancia en nuestro país. ¿Eso también es habitual en el resto de países europeos?

-No. Es curioso que periódicos deportivos hay solamente en los países católicos y en los del antiguo Imperio Romano. En los países de más allá del Rin y en Inglaterra no hay prensa deportiva, mientras que en los nuestros no hay prensa sensacionalista. Francia, España, Portugal, Italia, en definitiva, la prensa latina, tienen periódicos deportivos importantes, de gran difusión. Aquí gusta mucho el deporte y menos el sensacionalismo, y en ese sentido hemos salido ganando.

-¿Por qué el periodismo deportivo especializado está tan ligado al mundo latino?

-Nunca he sabido bien porqué. En realidad, a todos nos apasiona el fútbol, pero en Inglaterra también. Sí es verdad que allí la prensa sensacionalista al final tiene como una contraportada deportiva y algo de información. Prensa deportiva hay en España, Portugal, Francia, Italia...

-¿El fútbol ha hecho importante a la prensa deportiva?

-El fútbol y especialmente la rivalidad Madrid-Barcelona, que se ha proyectado sobre el fútbol desde hace un siglo. Entre los ocho periódicos más vendidos en España, cuatro son deportivos. Las discusiones sobre el diseño del Estado se han proyectado, voluntaria o involuntariamente, sobre el fútbol. La mirada de Madrid, con una visión más centralista del Estado, y de Barcelona, con unas ambiciones más federalistas del Estado. El Madrid y el Barça son bandera de cada una de esas visiones. Hice un libro sobre el Madrid y el Barça, eché la cuenta y me sorprendí de que están casi empatados en partidos ganados, empatados o perdidos. Y eso sigue así, después de 120 años. Esa tensión creo que ha arrastrado mucho la pasión por el fútbol. Y eso se puede trasladar a otros aspectos de la sociedad. Recuerdo que de niños siempre mirábamos si el número de matrículas de los coches de Barcelona eran cada vez más altos, y hablando con amigos de Barcelona al cabo de 40 años nos explicaban que estaban igual, mirando el último coche matriculado, a ver quién llegaba al número 100.000 antes.

-Hay grandes periódicos deportivos en España, con grandes tiradas, dos en Barcelona, dos en Madrid… ¿hasta donde llega la rivalidad entre ellos?

-En realidad, la competencia es con el de tu ciudad. Por ejemplo, para mí el rival era el Marca. Nosotros en el As nos ocupábamos más del Madrid, como el Marca, y en el Sport y Mundo Deportivo se centran más en el Barça. Eso pasa en la prensa generalista también. La ventaja en el deporte es que, si tuviéramos la tentación, no caben engaños, porque un 2-1 es un 2-1 y la Liga siempre se sabe quien la ha ganado, mientras que las elecciones nunca se sabe quién las gana. En ese sentido, el periodismo deportivo es más fiel a la verdad, entre otras cosas, porque no nos queda otro remedio.

-¿En otros países también el fútbol es el deporte rey?

-En España sí, en otros países no tanto. Una vez me invitaron a la reunión de planificación de l’Equipe de las 10 de la mañana. Y allí hablaban de rugby, de fútbol, de tenis… y allí decidían qué iba por delante en el periódico. Y yo pensé que en España no habría duda, porque el fútbol siempre va por delante, salvo cuando Nadal gana Wimbledon, pero eso sólo ocurriría una vez al año. Nosotros ni nos lo planteamos. Las primeras 60 páginas de 100 son de fútbol. De todas formas, en Francia se ha ido cada vez más a eso.

-¿Qué cambios supuso para el Periodismo deportivo la llegada de los canales privados de televisión?

-Cambió la mirada, y yo me adjudico mucho en ellos. Fui director de Canal + y creo que le echamos una energía, un optimismo y una visión nueva que ahora continúa. Ahí empezó el deporte a ser menos castrense, menos en blanco y negro, menos casposo. Empezamos a ver a los futbolistas  como gente bella. Últimamente, los futbolistas son gente de la jet, sin llegar a Beckham, pero ya lo eran Figo, Zidane… , que aparecían en revistas de moda. Gento, sin embargo, no aparecía en revistas de moda. Y aquello le fue dando al fútbol un color nuevo y una imagen de vanguardia que hasta entonces no había tenido.