Síguenos

409_1200x150-azafran.gif banner click 409 banner 409

420_comprar-en-teruel.gif banner click 420 banner 420

Ángel Portolés, poeta: Ángel Portolés, poeta:
Ángel Portolés

Ángel Portolés, poeta: "Si eres estricto con las reglas de métrica y rima acabas coartando la expresividad de la poesía"

El escritor presentó en Estercuel 'De la soledad a la luz' (Olifante), su primer poemario publicado
banner click 244 banner 244

El Monasterio de El Olivar de Estercuel acogió este sábado la presentación de De la soledad a la luz (Olifante), primer poemario del estercolano Ángel Portolés. El autor estuvo acompañado por la poeta y actriz Carmen Aliaga y el periodista Antón Castro, en un acto en el que Sergio Gracia y Jesús Rubio pusieron el contrapunto musical.

-’De la soledad a la luz’ es el primer poemario que publica, pese a que lleva años escribiendo...
-Así es... Escribo desde hace muchísimo, siempre poesía, pero como suele decirse, son rimas que parecen jotas. También fundía la poesía y los pensamientos con la fotografía, que es otra de mis grandes pasiones, y normalmente utilizo la escritura como vía de escape. Pero efectivamente, esta es la primera vez que publico.

-Y nada menos que en Olifante, la referencia aragonesa en poesía.
-Soy amigo de Trinidad (Ruiz), editora de Olifante, a la que conozco desde hace muchos añosn por la adicción que tengo a comrar libros. Ella y Antón Castro leyeron los poemas y me propusieron que fueran publicados.

-¿De dónde parte ‘De la soledad a la luz’?
-El poemario comienza con el ingreso de mi madre en el hospital por un problema cardiorespiratorio. Vivimos en Estercuel pero, dada la gravedad, nos enviaron directamente al Clínico de Zaragoza. Llegamos allí el 4 de marzo de 2020, días antes de comenzar el confinamiento y la pandemia, cuando ni nosotros, ni los médicos ni nadie se imaginaba lo que estaba por venir.  Entre las noticias tan confusas que llegaban y las noches de hospital, que dan mucho para pensar, comencé a escribir una serie de textos que me sirvieron de válvula de escape.

-¿Su madre tenía covid?
-No, no era covid. Y salió de aquella, pero al año siguiente se contagió y finalmente falleció el 17 de enero.

-En estos versos, nacidos bajo la influencia del covid y de la enfermedad de su madre, por tanto de algo excepcional... ¿se reconoce? ¿se expresan en los mismos términos habituales en usted?
-Sí que me reconozco, aunque hay cierto cambio de registro. Todas las cosas que me venían a la cabeza las iba apuntando en un bloc, sin pensarlas demasiado, sin buscarles rima ni métrica, simplemente las apuntaba hasta llenar hojas y hojas. Y después, al releer todas las notas, fui montando los versos, utilizando esas ideas en bruto como un borrador para escribir poesía.

Cánones clásicos

-Su poesía, no obstante, no sigue los cánones clásicos de rima y métrica, sino que se mueve más bien en el terreno de la poesía contemporánea...
-Es poesía sencilla, la puede leer cualquier sin necesidad de tener el diccionario al lado. Otra cosa es que no me gustan demasiado seguir las reglas estrictas de métrica y poesía. Hay gente que dice que no entiende ese tipo de poesía pero yo creo que se entiende muy fácil, no es un lenguaje extraño, sino muy parecido al que utilizo todos los días para expresarme. Antes sí que hacía sonetos y esas cosas, pero esas reglas métricas y de rima me parece que coartan demasiado la escritura a la hora de plasmar las ideas y comunicarlas, que es de lo que se trata. Desde luego si coges un poemario y te lo lees del tirón, como una novela, pues no vas a entender nada. Para disfrutar la poesía basta leer un verso o un poema y pensar sobre él.

-¿Qué plasma en los versos de este libro?
-Sobre todo recuerdos que me evocaba mi madre, el amor, la angustia de ver que tu madre se marcha, y el miedo que tienes por todo lo que ocurre a tu alrededor. Durante aquellos días recuerdo las dudas y el miedo que tenían los sanitarios, o la impresión que causaba estar en Zaragoza con todo vacío, por el confinamiento. Nosotros estamos acostumbrados a ir por el pueblo y no ver a nadie, pero ver Zaragoza como una ciudad fantasma impresiona bastante.

-La de este viernes, ¿será la primera presentación del poemario?
-Será la primera en Teruel. Hice una en el Parque Grande de Zaragoza, el 25 de abril, pero me hacía bastante ilusión presentarlo también en Estercuel. Además Antón Castro, que ha vivido muchos años en esta provincia y la conoce muy bien, todavía no había estado en el pueblo. Y si es oportuno también me gustaría hacer una presentación en Teruel, una ciudad que quiero mucho porque en ella viví mientras estudiaba, de los 11 a los 20 años.

-¿Se ha planteado alguna vez escribir prosa? ¿Escribir novela?
-Alguna vez he escrito algún relato corto, pero no lo tengo claro. Alguna vez he leído relatos de gente como Sergio Royo y he pensado que podría escribir historias del pueblo, cuentos de cuando era crío, o cosas que me han contado, pero me da un poco de miedo emprender un proyecto así, porque me da la sensación de que hay que ser muy organizado para ordenar toda la información.

-¿Habrá un segundo poemario publicado?
-Pues tengo otro libro, y me gustaría publicarlo, aunque supongo que habrá que dejar que madure un poco. Consta de versos recientes y otros que escribí hace tiempo, una especie de recorrido por la vida a través de cosas de la niñez, de experiencias actuales, también de sueños o de temas como la despoblación.