Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Caballero, presidente de la Confederación de asociaciones vecinales: Caballero, presidente de la Confederación de asociaciones vecinales:

Caballero, presidente de la Confederación de asociaciones vecinales: "La labor de los políticos debe centrarse en resolver los problemas de la gente"

"La clave de las organizaciones sociales es ser capaces de canalizar problemáticas y dar soluciones"

El presidente de la Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales (CEAV), Juan Antonio Caballero, participó en la asamblea anual de la CAVA, la confederación vecinal aragonesa, que tendría que haberse celebrado de forma presencial en Teruel pero que finalmente se hizo de manera telemática por la covid.

- ¿Qué mensaje ha trasladado a las federaciones vecinales aragonesas?
- La importancia de tener una estructura a nivel autonómico porque la ciudadanía necesita tener una representación a ese nivel institucional. Planteamos la necesidad de que la Confederación estuviera al tanto de todas las inversiones que se supone que se van a hacer a raíz de los fondos que vienen de Europa, asociados fundamentalmente a los temas de habitabilidad con la rehabilitación de viviendas. Van a ser muchos millones, hay muy poco tiempo para preparar esos proyectos y las instituciones no pueden estar lentas a la hora de poner eso en funcionamiento.

- ¿Cómo ha influido la covid con el confinamiento y las restricciones al movimiento ciudadano?
- Lo positivo es que hemos aumentado la relación a través de los medios digitales y hemos hecho el enorme esfuerzo de mantener las organizaciones de esta manera en los momentos más duros. Sí que es cierto que nos está costando arrancar porque muchas actividades que se desarrollaban se han dejado de hacer y ha disminuido ligeramente la afiliación, algo que está pasando en todas las organizaciones no gubernamentales. El esfuerzo que hemos hecho con la covid ha sido tremendo para poder mantener las estructuras vivas y eso creo que nos va a facilitar una recuperación rapidísima en cuanto ya la nueva normalidad se vaya imponiendo.

Asociaciones vecinales

- ¿Qué papel deben jugar las asociaciones vecinales en un momento de tanta polarización y crispación política?
- Nosotros debemos subrayar dónde están los problemas y presionar para que se resuelvan. La sociedad tiene en estos momentos un problema esencial, que es el empleo, y se tiene que enfocar mediante grandes acuerdos para reorientar el modelo productivo y que tenga una capacidad de generar trabajo. Eso requiere de la participación ciudadana, no solo de los sindicatos, y hay que hablar también de la realización de viviendas. En eso las asociaciones vecinales creo que van a jugar un papel importante si nos dejan.

- ¿Si les dejan?
- Sí, porque al final siempre tenemos problemas de participación. Está también la Agenda 2030 y la Agenda Urbana, al igual que la Estrategia gubernamental 2050, o los propios fondos europeos, que requieren siempre de una pata muy importante como es la participación ciudadana.

- ¿Cómo ha de ser esa participación?
- En general situar cuáles son los problemas de la ciudadanía y reivindicar, presionar, contribuir, colaborar en la solución de los mismos, y desde luego salir de esa especie de conflicto permanente en el que se encuentran muchos políticos que parece que se divierten con el conflicto. Creo que la labor de los políticos debe centrarse en resolver los problemas de la gente. El teatro permanente que hay es de una política que lo único que hace es desesperar a los ciudadanos, atrasar las cosas, generar inseguridad, y eso no es lo que necesitamos en estos momentos.

- ¿Cómo afecta esa desafección a la dinámica del propio movimiento asociativo?
- Si la gente saca frustración y desengaño de su esfuerzo personal, evidentemente no vamos a avanzar. La clave está en que las organizaciones sociales seamos capaces de canalizar las problemáticas ciudadanas y demostrar que con ellas se pueden resolver los problemas, y no es nada fácil porque la tendencia mayoritaria es aislarse y resolver tus problemas particulares, y lo que tenga que ver con una solución colectiva siempre encuentra muchas dificultades.

Zonas rurales

- ¿Cómo integrar a las zonas rurales muy pequeñas en lo que es el movimiento vecinal?
- Agrupar lo que haya con asociaciones culturales, de jóvenes o mujeres. En la provincia de Teruel es evidente que hay que ir juntando todo eso para generar empatías aunque no sea el formato típico de una asociación vecinal, pero sí de otro tipo y que es bueno para animar a la participación.

- Situación que se da en toda la España vaciada, además.
- Y que no vamos a ser capaces de resolver hasta crear condiciones para que haya proyectos de vida en los pueblos o ciudades con poca población. Eso cuesta mucho esfuerzo y muchas inversiones, pero es el único camino. Si no hay esa perspectiva de poder generar un proyecto de vida decente no será posible repoblar todas estas zonas y tampoco que haya un movimiento asociativo potente porque está relacionada una cosa con la otra.

- La CEAV forma parte de ese movimiento de la España Vaciada. ¿Aprecian avances o todo sigue igual?
- Esta es una de esas cuestiones que yo califico de temas blancos. Nadie se opone a los enunciados generales y provoca mucha simpatía, pero eso no tiene sentido si no va acompañado de medidas concretas que favorezcan la posibilidad de crear proyectos de vida decentes y estables. Eso es lo que hay que hacer, crear las condiciones para que familias y personas puedan asentarse en los pueblos con un proyecto de vida, y mientras eso no sea así tendremos muchísimas declaraciones y habrá mucha gente que irá a las manifestaciones, pero esa no es la cuestión, sino cuáles son las medidas concretas que hay que tomar.

- El Pacto de Estado sigue en el aire.
-  No solo hace falta un acuerdo de Estado, sino que las Comunidades Autónomas empiecen a moverse y que no esté siempre todo el mundo mirando a otra institución, sino que cada una sea capaz de hacer cosas. Lo que hay que hacer es coordinar esos planes, ver que son a largo plazo y que no son efímeros de un momento determinado, de tal manera que los planes sigan avanzando con independencia de quién gobierne.