Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La alcorisana Cristina Espada, que está al frente de Dadú Mundo Rural Creativo

Cristina Espada, licenciada en Bellas Artes: “Quiero llenar de arte, creatividad y experiencias artísticas el mundo rural”

Dadú Mundo Rural Creativo es un espacio y una comunidad para despertar la capacidad de crear

Dadú Mundo Rural Creativo comenzó su andadura en Alcorisa en octubre de 2019 de la mano de la licenciada en Bellas Artes Cristina Espada. Se trata de un espacio creativo en torno al arte dirigido a personas de todas las edades. El proyecto fue reconocido recientemente con un accésit de los Premios Semilla 2020, que otorga la comisión de Formación de CEOE-Cepyme y Cámara de Teruel a jóvenes emprendedores, y que ella quiso dedicar a quienes de una forma o de otra le han ayudado a ponerlo en marcha. 
-¿Qué es Dadú Mundo Rural Creativo?
-Es un proyecto en continua evolución, que sigue creciendo e innovando. Se trata de una comunidad y de un espacio creativo, pero con un enfoque diferente al de un taller de manualidades o de arte. Está dirigido a adultos, niños y familias, es decir, a cualquier persona que quiera despertar el lado creativo que todos tenemos, la capacidad innata de crear, además de compartir experiencias. Aunque se encuentra ubicado en Alcorisa, también hago talleres en otros lugares porque uno de los objetivos es llevarlos a otros territorios que no tienen esa oferta lúdica. Quiero llenar de creatividad, arte y experiencias artísticas al entorno y al territorio rural.
-¿A qué localidades ha extendido su proyecto?
-He estado colaborando sobre todo con la Comarca de Andorra-Sierra de Arcos y voy a hacer talleres en pueblos como Andorra, Alloza, Ariño o Ejulve, pero estoy dispuesta a ir allí donde me llamen. Al taller de Alcorisa también viene gente de otras localidades y el pasado verano hice un campus creativo en inglés al que, además de gente del pueblo, vino de otros muchos.
-¿Qué actividades ofrece?
-Tenemos café con arte, lo que yo llamo “las extraescolares de los adultos”. Se trata de tomar café o té en buena compañía y experimentar durante hora y media con diferentes técnicas, como acuarela, carboncillo y juegos creativos para estimular la imaginación y la memoria. Para niños a partir de 4 años y hasta 12 hay talleres como Fotocrea, Pinta y crea... Y los fines de semana hago talleres diferentes, como Galaxy Flúor, que consiste en pintar en la oscuridad y es una experiencia que está gustando mucho. También hemos tenido cursos intensivos de carboncillo con Chus Crespo. Mi objetivo es dinamizar Alcorisa a través de estas actividades, no solo de las pueda impartir yo, sino también otros artistas del territorio. En junio, montaremos una exposición de fotografía.
-¿Cómo ha adaptado su trabajo a la pandemia?
-Dadú Mundo Rural Creativo se inauguró en octubre de 2019 y en marzo comenzó la pandemia, con lo que hubo que suspender las extraescolares y adaptarse a la situación con todas las medidas sanitarias. Nos reinventamos con los talleres online. El confinamiento también me hizo abrir el canal de Youtube, al que subo vídeos para estimular imaginación y creatividad. En octubre retomamos el curso y la situación no puedo decir que haya sido desfavorable, sino al contrario. He tenido mucho más proyectos porque la gente ya me conocía y he tenido las extraescolares llenas. Es cierto que se han reducido los grupos y que hemos creado grupos burbuja. También he continuado con talleres online desde la Comarca Andorra-Sierra de Arcos, como el de lettering. Ante una situación de crisis, hay que reinventarse y salir positivamente y con actitud.
-Su proyecto es un ejemplo de emprendimiento en el medio rural. ¿Por qué eligió Alcorisa?
-Es mi pueblo. Estudié en Barcelona y trabajé en Shangai o en Finlandia. He recorrido medio mundo, pero quería volver al pueblo y cumplir mi sueño de crear un espacio creativo. Me apasionaba la idea porque de pequeña no había este tipo de espacios ni tampoco talleres de arte. Pensé que era una buena oportunidad. Si hace diez años me hubieran dicho que ahora estaría en mi pueblo trabajando, no me lo hubiera creído, pero ahora no lo cambio por nada.
-¿Qué aceptación ha tenido?
-Al principio, cuando montas algo diferente y con el nombre del negocio, la gente me preguntaba: ¿Qué vendes? Pero yo no vendo, sino que despierto la creatividad. Cuesta un poco porque no es una tienda, es algo diferente. Pero poco a poco, gracias a la publicidad, a los talleres gratuitos y al boca a oreja, hubo difusión y la aceptación ha sido máxima. El accésit del Premio Semilla se lo quiero dedicar a toda la gente que me ha apoyado desde el inicio, a las personas que entran cada día al espacio para realizar un taller. Este reconocimiento me motiva a hacer cosas nuevas y quiero que otros artistas vengan a compartir el espacio que he creado.
-Además su trabajo no se queda en Dadú Mundo Rural Creativo...
-También soy dinamizadora en La era rural, una red de apoyo al emprendimiento y a la iniciativa en el territorio rural aragonés; y en el espacio de coworking Alcorisa Dinámica. Quiero ayudar a otras personas a cumplir sus sueños. Al principio, pensé que Alcorisa era un pueblo pequeño, pero ahora solo le veo ventajas; mi casa está a cinco minutos de mi negocio, la gente me conoce... Estoy enamorada de mi pueblo y no lo cambio por nada.