Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El director general de Caja Rural de Teruel, David Gutiérrez

David Gutiérrez, director de Caja Rural de Teruel: "Hemos mejorado los resultados y prestado servicio a pesar de la situación adversa"

CRT mantiene su apoyo a la vertebración económica de la provincia

El director general de Caja Rural de Teruel, David Gutiérrez, defiende que la cooperativa de crédito contribuye a la vertebración económica de la provincia. Además, el sentido de equipo con que ha hecho frente a la pandemia le ha permitido mejorar los resultados de 2019, mantener el servicio en todas sus oficinas y facilitar la financiación a las empresas.
-¿Qué valoración hace del ejercicio 2020?
-Teniendo en cuenta todo lo vivido en 2020, cuando el covid ha marcado todos los ámbitos de actuación, y partiendo del nuevo proyecto que se iniciaba en 2019, hacemos una valoración positiva ya no sólo por los resultados obtenidos, que mejoran los del  2019 y que se tendrán que refrendar en la próxima asamblea prevista para mayo, sino porque en condiciones tan adversas creo que hemos sido capaces de dar un servicio a nuestros clientes de calidad, adaptado a las circunstancias personales de cada uno.
Respecto al Centenario de la Caja, comenzábamos el año con la ilusión de poner en marcha los actos que habíamos organizado para conmemorar la efeméride.  Nos quedamos en especial con la edición del libro Caja Rural, cien años con Teruel, disponible además de una edición limitada física y versión digital para que cualquier persona pueda consultarlo, así como con la conferencia de Victor Küppers, que congregó a más de 1.300 personas, y con el video corporativo protagonizado por Miguel Perdiguer, cliente de 102 años, que refleja nuestro espíritu y forma de hacer.
-La irrupción de la pandemia, ¿cómo ha afectado a Caja Rural de Teruel?
-La pandemia, creo que no solo a la Caja sino a todas las empresas, ha puesto a prueba la capacidad de adaptación y de esfuerzo para sacar adelante el trabajo diario.
En nuestro caso concreto, supuso una inversión importante ya no sólo en medios técnicos, donde pasamos de tener una capacidad de teletrabajo de un 20% de la plantilla a un 100% en escasos 20 días, lo que nos permitió conjugar el servicio a distancia con el presencial que seguimos dando en las oficinas. Además, la situación nos dotó de un sentimiento de equipo y colaboración, que creo que se tradujo, como indicaba antes, en un servicio extraordinario hacia nuestros clientes y socios, cuyo máximo reflejo fue que como servicio esencial que éramos, en una decisión consensuada con toda la plantilla se prestó el servicio en todas las oficinas de manera presencial, con las medidas oportunas. Quizás esto sea lo más valioso que podamos llevarnos, en el sentido de tener la confianza que, ante las situaciones de adversidad extrema, actuamos como equipo y con una mentalidad espartana somos capaces se solventar las mismas.
En el aspecto negativo, desgraciadamente, hemos tenido que asistir al fallecimiento de algunos familiares de empleados y de clientes, con los cuales nos solidarizamos.
-El crédito, ¿ha llegado a los sectores más necesitados?
-Sí, de manera clara. En este punto, creo que todas las entidades financieras hemos realizado una labor y esfuerzo extraordinarios. En el caso de Caja Rural de Teruel, bien a través de las líneas ICO, donde se firmaron más de 1.000 operaciones siendo referente de la provincia, o bien en colaboración con otros entes como Avalia SGR, Suma Teruel o Saeca, se ha podido llegar a un número de pymes y autónomos máximo, que ha permitido paliar la situación generada.
Además, hay que destacar que se ha apoyado a otros sectores con proyectos viables, que no estaban atravesando tanta dificultad y que son fundamentales para la actividad económica.
-Cuando finalicen los ERTE, avales de ICO, etcétera... ¿qué puede ocurrir con el tejido empresarial de la provincia?
-Es difícil dar una única respuesta para esta pregunta. Nuestra provincia se caracteriza por tener una serie de sectores motores de la economía diversos y pensamos que, a pesar de la adversidad, estamos en disposición de acometer mejor el futuro.
Está claro que el sector de hostelería y comercio es el más afectado, pero creemos que en el momento que la situación se normalice y se pueda otra vez  realizar una actividad ordinaria sin restricciones, el turismo rural y de proximidad lo va a notar de manera muy positiva, y con ello el comercio, si bien no obstante hasta que ello llegue la situación es muy compleja.
En el sector agroalimentario y primario, en Teruel se ha pasado de manera positiva, debido por una parte al auge del sector porcino y sus derivados, así como al buen comportamiento de las cosechas en general. Además hay que indicar que contamos con industrias punteras dentro de estos sectores y que son un referente a nivel nacional. Caja Rural de Teruel durante el 2020 apoyó de manera inequívoca todos los proyectos presentados y en especial al sector agrario, con un servicio excepcional en la gestión y anticipos de PAC, así como la contratación de agroseguros, realizado a través de nuestras oficinas de manera directa.
A lo expuesto se abre una posibilidad de recuperación, basada en los denominados fondos Next Generation, Europeos o de Transición Justa, donde por parte de diferentes agentes se han presentado diversos proyectos que, en caso de fructificar, podrían derivar en consecuencias muy positivas para la provincia a nivel económico y de creación de empleo. No obstante, esto dependerá de la gestión y destino que se hagan de los citados fondos, que vendrá marcada por la colaboración público-privada.
-¿Y cómo se ha comportado el ahorro?
-Paradójicamente, a pesar de las adversidades y crisis comentadas, las tasas de ahorro se han elevado, debido lógicamente a la imposibilidad de realizar consumos por los cierres padecidos. Por otra parte, dicho ahorro se ha materializado también en una buena evolución mantenida por nuestra Gestora de Fondos de Inversión Gescooperativo.
Teruel es de por sí es una provincia ahorradora, donde se ha acentuado más si cabe este punto durante el covid.
-¿Qué importancia cobra en un momento como este que el territorio cuente con una Caja propia?
-Si algo caracteriza al conjunto de las 29 entidades que conformamos la Asociación Española de Cajas Rurales es el apoyo a la vertebración económica de provincias como Teruel y sobre todo, la ayuda a la inclusión bancaria, aportando soluciones y servicios, donde otros plegaron.
Además, nuestra entidad terminó el año 2020 dando empleo a 196 personas, destacando también que la edad media de la plantilla es inferior a los 42 años, y todo ello para una provincia como Teruel creo que es muy significativo.
-Además, han mantenido los fondos sociales...
-Efectivamente, otro de los aspectos que nos lleva a pensar que una Caja como la nuestra es necesaria en la provincia es el Fondo de Educación Promoción ya que nuestra entidad, como cooperativa de crédito, revierte a la sociedad una parte importante de nuestros beneficios. Creemos que el FEP es uno de los elementos por el que nuestros más de 24.800 socios se sienten identificados y orgullosos de la labor y esfuerzo realizados por todos los empleados de Caja Rural de Teruel. 
Creemos que estos fondos sociales son clave para el mantenimiento de multitud de actividades de la provincia en todos los niveles. De la misma forma, y dado que este año pasado coincidió con el centenario, hemos reservado una dotación para la creación de una Beca para Jóvenes que quieran cursar estudios universitarios junto a Fundación Térvalis, Grupo Arcoiris, Oviaragón Grupo Pastores y Cereales Teruel, lo cual demuestra que, si las empresas de la provincia remamos en la misma dirección, se pueden conseguir metas que beneficiarán a todos. Desde Caja Rural de Teruel, pensamos que la base para la prosperidad, además de los proyectos económicos y el emprendimiento, se debe sustentar en la educación de los jóvenes.