Síguenos
David Peris, primer autor del artículo científico ganador del Premio Paleonturología 2021: David Peris, primer autor del artículo científico ganador del Premio Paleonturología 2021:
David Peris

David Peris, primer autor del artículo científico ganador del Premio Paleonturología 2021: "Estamos muy contentos de que al fin se haya reconocido un trabajo sobre ámbar"

"La conclusión a la que llegas en una investigación es el pequeño paso que permite avanzar en el conocimiento"

David Peris es el primer autor del artículo científico que acaba de ganar el Premio Internacional de Paleontología Paleonturología 2021, que convoca anualmente la Fundación Dinópolis con la colaboración de la Sociedad Gestora del Conjunto Paleontológico y Caja Rural. Es la primera vez que se reconoce con este premio un trabajo sobre ámbar, y entre sus autores hay varios miembros del equipo que investiga el ámbar de San Just y de Ariño.

-¿Cómo ha encajado la noticia de haber ganado el Premio Paleonturología 2021?
-Aún no me lo creo, pero lo recibo con muchísima ilusión, porque además, históricamente al grupo de ámbar nunca le habían dado este premio a pesar de que nos hemos ido presentando a las convocatorias de estos premios. Yo creo que esta es la sexta o séptima convocatoria a la que me presento con trabajos y al final hemos podido conseguirlo. A nivel del grupo de ámbar hace mucha ilusión. El equipo ha trabajado además el ámbar de San Just y el de Ariño desde hace un tiempo, y estamos muy contentos de que al fin se haya reconocido un trabajo de ámbar como algo importante, porque parece a veces que eso solo nos interesa a los cuatro que estudiamos evolución de insectos en ámbar y que es más llamativo el estudiar dinosaurios o mamíferos.

-¿Qué opina de este tipo de premios, que además son poco frecuentes en paleontología?
-Me parece perfecto que se fomente la paleontología y que se haga un certamen para buscar qué trabajos en esta ciencia son reconocidos a nivel inernacional. Esto ayuda a demostrar que la paleontología es importante y poder encontrarle este aspecto divulgativo que al final es lo que mueve la sociedad. Si nosotros estamos investigando para quedarnos en nuestro ordenador, desde allí no conseguimos nada, lo que hay que hacer es dar a conocer toda esta información.

-¿Qué importancia tiene la divulgación?
-Pues que esa información es la base para que ahora mismo otras muchas personas estén pensando en cuál es el siguiente paso para poder conocer más.

-El premio incluye una edición divulgativa del artículo, ¿ya ha pensado qué enfoque le va a dar?
-Sinceramente he preguntado por eso porque no tengo experiencia y me han dicho que estaremos en contacto y me irán contando cómo tenemos que prepararlo. Siempre las nuevas cosas que te vienen encima son buenas, pero no sé al final cómo lo enfocaré.

-Pero ahora que tiene la oportunidad de divulgar algo tan llamativo como el estudio de las bioinclusiones en ámbar, ¿cómo le gustaría hacerlo?
-Me gustaría mostrar que el estudio de ámbar es como abrir una ventana hacia el pasado para poder estudiar el comportamiento de los organismos en el pasado, y cómo este comportamiento nos está llevando a descubrir que la polinización no es un comportamiento que nace con las flores, sino que es algo que ya estaba establecido con anterioridad, y que  hicieron uso de este comportamiento para rápidamente poder radiar y evolucionar hacia los ecosistemas que conocemos hoy en día. Creo que esta es la línea que podría intentar desarrollar en la publicación divulgativa que hagamos.

Piezas de ámbar

-¿Qué es lo que más le fascina de investigar piezas de ámbar con animalitos atrapados en su interior?
-Lo que más me gusta es poder descubrir cosas nuevas, el poder ver que, granito a granito, a veces sin saber adónde te va a poder llevar, eres capaz de elaborar una historia de acuerdo a las evidencias que tienes y que esa es tu pequeña aportación a todo un conjunto; tu investigación se basa en la que ha hecho antes tantísima gente, que te permite a ti llegar a la conclusión a la que tú llegas. Y esa nueva conclusión a la que llegas tú en una investigación es el pequeño paso que permite a muchos otros seguir avanzando en el conocimiento, o a ti mismo. Yo de cuando empecé al principio a como estoy ahora, poco a poco vas construyendo tu propia base en la que te vas asentando futuros proyectos, investigaciones y colaboraciones, y esa capacidad de poder ir descubriendo cosas nuevas que nadie sabía antes pues a mí me encanta.

-¿La ventaja del ámbar es que permite inferir mejor el comportamiento animal frente a otros tipos de fósiles?
-Bueno, realmente en el ámbar la suerte que tenemos es que se produce una conservación tridimensional, o al menos una imagen tridimensional. Sí que te permite poder obtener seguramente mayor información que con otros tipos de fósiles, por ejemplo en compresión o en restos del organismo. Que te puedas hacer mejor o peor idea no lo tengo tan claro, porque a veces también se pueden descubrir cosas muy interesantes con otros tipos de fósiles. El ámbar lo que te permite es que visualmente es muy atractivo, y se han inferido muchas cosas de comportamiento, como interacciones no solo de polinización, a lo mejor de camuflaje, de depredación, de reproducción... bueno, se han descubierto muchos aspectos ecológicos. Al final a mí es lo que me gusta, el poder estudiar toda la ecología y el comportamiento de todos estos organismos en el pasado, porque describir taxones nuevos no tiene interés ahora mismo, aparte de que es aburrido. Lo interesante es poder averiguar y poder demostrar que eso estaba ocurriendo de esa manera.

-¿Qué opina de los yacimientos de San Just y Ariño?
-La verdad es que en los dos se están obteniendo muy buenos materiales. El de Ariño acaba de publicarse que es el primer yacimiento de ámbar in situ demostrado, y para el ámbar que se ha podido obtener es uno de los más fructíferos del mundo por la cantidad de bioinclusiones que tiene. Y al ámbar de San Just le tengo un cariño especial porque fue de mis primeros trabajos que hice cuando entré de doctorando y siempre he estado vinculado a él.