Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Fran Gracia, director deportivo del CD Teruel: “Es importante que si el entrenador te pide manzanas le traigas manzanas y no peras” Fran Gracia, director deportivo del CD Teruel: “Es importante que si el entrenador te pide manzanas le traigas manzanas y no peras”
Fran Gracia, el pasado mes de octubre. Guillermo Mestre/Heraldo

Fran Gracia, director deportivo del CD Teruel: “Es importante que si el entrenador te pide manzanas le traigas manzanas y no peras”

“Por la mañana no veo fútbol, pero convivo con el equipo; es por las tarde cuando veo todos los partidos”
banner click 244 banner 244

Hablar de fichajes es hablar del mundo del fútbol. En el CD Teruel, Fran Gracia se encarga, desde hace tres temporadas, de dar forma a la plantilla de un equipo que, desde su llegada, no ha hecho más que crecer, tanto dentro como fuera del terreno de juego. En pleno mercado invernal, el director deportivo explica cómo es su día a día y repasa su periplo en la entidad de Pinilla.

-¿Cómo llegó al CD Teruel?

-Antes del playoff de la temporada 2019-2020, César Láinez pone mi nombre encima de la mesa y me comenta la posibilidad de entrar al club. La situación me encantaba, porque siempre he pensado que Teruel es un sitio con unas posibilidades tremendas. El playoff no salió como se esperaba y el club pensó en un cambio de ciclo. Durante ese verano, Ramón Navarro me llama y me pregunta si mi llegada dependía de la continuidad de César. Yo hablé con Láinez y me dijo que él estaba encantado de que aceptase la propuesta.

-¿Cuáles fueron los primeros pasos que dio?

-Después de aceptar, nos reunimos. A esa reunión fui con todo el esquema realizado. Tanto a nivel patrocinio, con el tema de Embou, como a nivel deportivo, con la opción de Víctor Bravo, que esa temporada se había roto el cruzado, como entrenador. Él y yo veíamos el fútbol parecido y al club le gustó la idea. Así es cómo empezó todo.

-La figura del director deportivo es, en muchas ocasiones, la que encabeza los nuevos proyectos, ¿qué supuso para usted la oportunidad?

-Creo que es una motivación y un aspecto positivo. Prefiero llegar a un sitio en el que yo pueda aportar que a un sitio donde esté todo hecho y el margen de maniobra sea menor. Es verdad que cuanto más hay que hacer, más riesgo de equivocase hay, pero también más opciones de acertar. El año de César Láinez se hicieron cosas muy bien y aparecieron jugadores como Borja Romero, Julen o Aparicio, que siguen siendo importantes. A partir de esa base, fuimos a buscar al mercado ciertas piezas que pensábamos que nos iban a hacer mejor equipo. Esa ha sido la base de todos los años.

-Una vez instaurado el proyecto, su función es encontrar jugadores que puedan adaptarse a él, ¿verdad?

-Nuestro estilo, tanto en el esquema como en la idea de juego,  es muy marcado. En ese sentido, Víctor Bravo te lo pone muy fácil, pero también muy difícil. Sabes qué perfil de jugadores quiere, pero la parte negativa es que hay muchos jugadores en el mercado a los que no puedes optar, porque no se van a adaptar a la filosofía. Es importante que si el entrenador te pide manzanas le traigas manzanas, y no peras.

-Para ello, el entrenador y el director deportivo deben conocerse a la perfección.

-Sí. Yo debo conocer exactamente las necesidades del entrenador y del equipo. Los gustos del director deportivo pasan a ser secundarios.

-¿Cómo se fragua un fichaje?

-Durante todo el año hacemos seguimiento y encuadramos a los jugadores en distintos perfiles.  Conforme pasan los meses se va haciendo un filtrado para terminar con jugadores que encajan en la idea del entrenador y en la situación económica del club. Esos son los dos factores más importantes.

-¿Cuánto fútbol ve a lo largo de la semana?

-Ufff. Hay que echar cuentas. El partido del CD Teruel siempre me gusta verlo en directo. Durante el fin de semana, veo otro partido más en directo. Luego hay semanas de ver cinco partidos y otras, de ver doce. Jorge Ory, que es el secretario técnico, también ve dos partidos en directo por semana más una media de entre diez y doce durante la semana.

-¿Cómo compagina el trabajo con la vida?

-Por la mañana no veo fútbol, pero convivo con el equipo para trabajar el perfil humano. Es por las tarde cuando veo todos los partidos en vídeo. A nivel familiar, recientemente he sido padre de mi segundo hijo. Mi mujer me ha conocido así, sabe que esta es mi pasión y mi trabajo y lo lleva fenomenal. Y con mucha ayuda de los abuelos. Así se compagina.

-Para ver algún partido de fútbol por disfrute, ¿pone la excusa de que es su trabajo?

-Alguna vez se ha hecho (risas). Pero es verdad que cada vez veo menos fútbol que no esté relacionado con el CD Teruel.

-¿Cómo se trabaja de cara al próximo curso, sin saber todavía en qué categoría estará el equipo?

-De momento se trabaja para un Teruel en Segunda RFEF, que pelea por los objetivos de estas dos últimas temporadas. Mientras las matemáticas no digan lo contrario, ese es el escenario en el que trabajamos. Obviamente, nuestra obligación es incidir cada vez más en Primera RFEF para hacernos una idea del nivel deportivo de la categoría y porque, si se da el ascenso, habrá que ser capaz de atraer futbolistas.

-Si le dieran la opción de firmar a cualquier jugador, sin importar la cuestión económica,  ¿a quién elegiría?

-Si me pusiese por soñar, ficharíamos a Messi. Pero en un aspecto más realista, si no se hubiese lesionado, me hubiese gustado intentar el retorno de Alfredo Gutiérrez. Creo que él hubiera sido una incorporación realista que nos hubiese sumado mucho a nivel deportivo. Ahora está lesionado de gravedad y le deseamos una pronta recuperación.