Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Francisco Laguía conduce una quitanieves de la Diputación de Teruel. Bykofoto/Antonio García

Francisco Laguía, conductor de una quitanieves de la DPT: “La gente no entiende que la ventisca te puede cubrir una carretera limpia en minutos”

“Estos días hemos hecho jornadas de 12 horas pero no todas en la carretera, las máquinas hay que prepararlas”
Cruz Aguilar

Francisco Laguía tiene 63 años y desde hace 40 trabaja en la Diputación de Teruel como conductor del Parque de Vías y Obras. Lleva a sus espaldas decenas de nevadas y Filomena le ha pillado con muchas tablas al volante de la quitanieves. Habitualmente hace la ruta de la zona alta de la Sierra de Albarracín por lo que él, muchos inviernos, limpia de nieve las carreteras todos los días.

-¿Cómo ha sido Filomena desde el punto de vista de la limpieza de las carreteras?

-Ha sido una nevada muy generalizada. Espesores como estos en la Sierra se han visto muchas veces, con ventisca incluso mucho más. 

-¿La particularidad de Filomena ha sido que se ha extendido por toda la provincia?

-Sí, normalmente empezamos a quitar nieve desde Santa Eulalia a Pozondón, pero esta vez salíamos del propio parque, en Teruel ya limpiando. 

-¿Ha sido más sencilla la limpieza con Filomena que con Gloria?

-Sí, porque el aire es muy problemático, limpias y aunque no nieve se vuelve a cubrir todo. Hoy -por el viernes- ha empezado a soplar algo de viento, pero no creo que nos complique porque la nieve ya está empezando a deshacerse.

-En esta campaña la Diputación ha colocado varias quitanieves en los pueblos altos. ¿Qué le parece esta medida?

-Me parece muy bien porque están a pie de obra. Lo que pasa es que hay que ir renovando las máquinas porque alguna está muy vieja, la sal es muy corrosiva, si no los lavas cada día, y aun así, deshace los camiones, y también los silos, que son de metálicos, están muy corroídos y con eso tenemos algunos problemas, el año pasado se hundió uno. 

-¿Qué ruta hace usted?

-Estoy en la zona de Santa Eulalia a Orihuela, también al límite provincial de Guadalajara, hasta Orea y Alustante. Voy por el puerto de Frías y limpio  el acceso a la embotelladora de Bronchales, que pasan muchos camiones.

-¿Resulta difícil conducir un camión con una cuña delante?

-Aparte de la problemática de un camión tienes que tener la medida para la cuña, ir abriendo y cerrando las aletas para echar la nieve a un lado u otro. 

-Para usted que lleva tantos años enfrentándose a temporales en una provincia llena de carreteras de alta montaña como Teruel, ¿qué es lo peor?

-Lo peor de todo es la gente, todo el mundo quiere tener una quitanieves en la puerta de casa y resulta curioso que en lugares como la Sierra, donde están acostumbrados a nevadas todos los años, no entiendan que la ventisca pueda cubrir una carretera que acabas de limpiar hace 10 minutos. 

-¿La prohibición de movilidad entre provincias ha evitado que hubiera tanta gente como otras veces por la carretera?

-Eso ha facilitado mucho porque cuando vienen de levante, que agradezco que vengan, no saben moverse, con estos fríos el gasoil se congela y los motores se paran. Cuando les dices que se les va a congelar el gasóleo te tachan de ridículo. 

-Supongo que le habrá tocado sacar a mucha gente de las cunetas en estos años, ¿no?

-No podemos remolcar a nadie porque no tenemos seguro de grúa y además nos retrasa, aunque alguna vez sí porque no nos ha quedado otro remedio.

-En este temporal hubo un grave accidente de una quitanieves. ¿Es fácil que ocurran estos sucesos?

-Puede pasar, el implemento del camión va rozando al suelo y puede engancharse y soltarse, al pasar por encima puedes volcar, aunque vayas despacio.

-¿Qué velocidad llevan?

-Cuando no llevas la cuña es un camión normal, con la cuña en el suelo la norma es no pasar de 50 kilómetros por hora, pero yo me lo he rebajado a 40 kilómetros por hora.

-Desde que todo el mundo tiene un móvil y hay fotos y vídeos su trabajo se ha hecho más cercano y, a la vez, la gente se conciencia más del peligro que entraña la nieve, ¿no cree?

-Sí, eso pasa, pero también que te cruzas con un coche e incluso el conductor te va grabando. Además antes la gente tenía que llegar a casa para quejarse de que la carretera estaba sucia o que no habías hecho el trabajo como él creía que debería hacerse, pero ahora las quejas son automáticas.

-Con Filomena no se han oído críticas, ¿han hecho su trabajo bien o también ha influido que la gente está más concienciada de que no es posible limpiar todas las vías al momento?

-El trabajo ha ido bastante bien y no se han quejado, pero también es verdad que la gente está cada vez más concienciada. 

-¿Cuántas horas trabajan durante un temporal para limpiar las carreteras?

-Con camiones tienes que parar cada 4,5 horas para descansar, pero nosotros estamos exentos de ello. Cuando vas dos conductores sí lo cumples y además haces el doble de faena. Estos días hemos tenido jornadas de 10 y 12 horas, pero no todas en la carretera, ya que las máquinas luego llevan un gran trabajo para dejarlas preparadas de limpieza, repostar sal  y cambio de cuchillas, en temporales así hay que cambiarlas cada dos días. 

-¿Es diferente quitar la nieve que el hielo de las vías?

-El hielo no se puede quitar si no se ablanda con sal, aunque pases la cuña no te lo llevas, y además resbala, en esos casos tienes que poner las cadenas. Por eso es importante limpiar la nieve, una vez limpia la carretera ya puedes echar sal, porque si se aplasta y se forma hielo es difícil de quitar.

-¿Cuál ha sido el momento más difícil que ha vivido?

-Ha habido muchos, cuando vas con las 26 o 27 toneladas del camión y empieza a resbalar e irse justo por donde no quieres y ves cerca el barranco se pasa muy mal, en ese momento desearías estar en otro sitio.