Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Jesús Arbués, director y dramaturgo de ‘Amor oscuro (sonetos)’

Jesús Arbués, director de teatro y dramaturgo: “El García Lorca poeta es conocido sobre todo por las obras más flojas que hizo”

Producciones Viridiana lleva este viernes 26 de febrero (18 horas) ‘Amor oscuro (sonetos)’ hasta el Espacio Escénico de Andorra

Jesús Arbués escribe y dirige Amor oscuro (sonetos), de Producciones Viridiana, una obra de teatro atípica y arriesgada que reconecta al público con el mejor Federico García Lorca, y que nos recuerda, si es que alguien lo había olvidado, por qué el granadino es absolutamente universal y eterno. Esta tarde se representa en el Espacio Escénico de Andorra a partir de las 18 horas. 

-Poesía o thriller detectivesco... ¿qué es ‘Amor oscuro (sonetos)?

-Amor oscuro es el relato y el resultado de los once últimos poemas conocidos que escribió Lorca, conocidos como los Sonetos de amor oscuro. Son los últimos porque de hecho están incompletos, los escribió en casa de Luis Rosales cuando fueron a detenerle. Y son revolucionarios porque en ellos se muestra más íntimo que nunca, y por primera vez habla de su homosexualidad.

-¿En qué sentido?

-Los poetas homosexuales rara vez escribían en masculino, es decir, dirigiéndose a un hombre. Y en estos poemas es la primera en la que Lorca lo hace, y yo diría que de las primeras en la poesía contemporánea. Dice: “Tú nunca entenderás lo que te quiero, porque duermes en mí y estás dormido”. 

-Pero la dramaturgia del espectáculo...

-La dramaturgia narra una especie de historia detectivesca de la desaparición de unos versos, que en realidad no desaparecieron sino que permanecieron ocultos durante 40 años, hasta que aparecieron en los primeros años 80 en una edición pirata, robada a la propia familia de Lorca, y que después publicó Luis María Ansón en el ABC, quitando del título la palabra oscuro, porque hacía referencia al amor homosexual. 

-¿Quien y por qué se ocultaron esos sonetos?

-La familia de Lorca nunca quiso asumir que era homosexual, incluso hoy en día sigue sin gustarles demasiado. No sé, en mi opinión su familia está teniendo una actitud equivocada, con respecto a la búsqueda de su cuerpo, de su sexualidad...

-¿Hay margen para dudar de la autoría de esos sonetos?

-No. Esos poemas siempre han estado en poder de la familia, que cuando marchó a EEUU los guardó en una caja de seguridad. Hay muchos testimonio de gente, como Pablo Neruda, que los conoció. La duda es si había más sonetos, que quizá por ser más explícitos fueron destruidos en lugar de conservarse.

-¿Javier García Ortega interpreta a Lorca?

-No. Salen once personajes en la obra, pero no sale Lorca, excepto como una voz en off que recita los sonetos. 

-¿Once?

-Sí, y a calzón quitado, a carra de perro. Yo creo que es una de las claves del espectáculo. Javier interpreta al primo de Franco, a Neruda, a su mujer, y así hasta once personajes sin ponerse un bigote, un sombrero, o imitar un acento regional. Es puro trabajo de interpretación, muy sincero. De ahí su éxito.

-¿Y el público no se pierde?

-Hay una pequeña proyección donde se dice qué personaje es, para que el público se relaje. Pero no hace falta, te aseguro que todo el mundo sabe a quién está interpretando en cada momento sin tener que imitarle. No tenemos que olvidar que el teatro se produce en la cabeza del espectador. Para darle las cosas hechas ya tenemos la tele, nosotros jugamos con la magia. 

-Y está funcionando, porque ‘Amor oscuro (sonetos) lleva girando desde 2017...

-¡Y nosotros que pensábamos que no tendría recorrido! Lo hicimos porque nos apetecía, creyendo que solo gustaría a fanáticos de Lorca. Y la gente nos ha demostrado que aprecia la calidad. Cuando nos ofrecieron llevarlo por institutos pensé que nos iban a tirar piedras. ¿Qué le importa una obra de teatro sobre textos líricos de un poeta gay a unos jóvenes que están todo el día con el móvil y el Rubius? El primero fue en Mallorca y fue maravilloso. Increíble. Los chavales lloraban. 

-¿Por qué? ¿Qué tiene Lorca?

-Es que a veces se nos olvida, pero aquello de lo que nos habló es universal. El amor, la ausencia, el dolor... de repente los chavales lo pillan porque son cosas que sentimos todos, y conectan a tope. Y encima Lorca era tan bueno... Esto es como el mito de la Caverna, una vez descubres cómo describe Lorca el amor todo lo demás te parece una mierda. Después de Lorca lo que dice Sabina es una chorrada. Y Raphael ni te digo. 

-El público es soberano y además inteligente.

-Si a la gente le das chorizo rancio se lo come, pero ojo le des una buena comida. La cultura no tiene que ver tanto con el gusto de la gente sino con el tipo de ocio que se le da al público. Y los que hacemos espectáculos a veces menospreciamos a la gente, y pensamos que nos van a comprar mejor las cosas simples. Nosotros tenemos un Centro de Creación en Santa Eulalia de Gállego y programamos cosas de calidad. Y había gente que le extrañaba, como si por ser un pueblo pequeño no pudieras llevar cosas de calidad. Y la gente viene entusiasmada. Eso del gusto del público es una coartada para hacer cosas baratas. Porque, por mucho que cobren, es más barato poner a cinco gañanes insultándose en un plató que hacer una serie de calidad sobre Cervantes. 

-¿Por qué era pertinente ahora ‘Amor oscuro (sonetos)’?

-Porque, en lo que se refiere a poesía, Federico García Lorca es conocido por lo más flojo que tiene, el Romancero Gitano y eso que, siendo bueno, no dejan de ser primeras obras. Es normal que poco a poco vaya perfeccionándose, pero entre sus últimas obras tiene cosas realmente preciosas, como Sonetos del amor oscuro, que quizá por no tener ese cariz popular pasan desapercibidas. Nos apetecía contar esa historia y contribuir a difundir esa parte de su obra.