Síguenos

309_1200x150-tienda-tervalis.gif banner click 309 banner 309

Josevi Pepiol, actor y dramaturgo de Proyecto Caravana: Josevi Pepiol, actor y dramaturgo de Proyecto Caravana:
Pepiol está actualmente representando 'La huella de mi zapato' junto a Marta Enguix

Josevi Pepiol, actor y dramaturgo de Proyecto Caravana: "Muchos niños del medio rural turolense no han visto nunca una función de teatro"

El actor llama la atención de la administración sobre la necesidad de impulsar la cultura teatral en el territorio
banner click 244 banner 244

Los artistas afincados en Olba Josevi Pepiol y Marta Enguix están a punto de completar el primer tercio de una gira de 60 actuaciones que va a llevar su proyecto teatral, La huella de mi zapato, por todos los colegios de Infantil   de la provincia de Teruel gracias a la campaña Educando en Igualdad de la Diputación Provincial de Teruel. Se trata de un proyecto de calidad que para muchos pequeños turolenses está siendo la primera experiencia teatral de sus vidas.

-Han hecho Sarrión, Teruel, Alcañiz, Albalate, Cella... ayer Mas de las Matas, hoy Calanda y Alcorisa y en los próximos días Montalbán y Escucha...

-Sí, está siendo un gran gira, con 20 actuaciones en una primera fase ahora, otras tantas en mayo y otras tantas en octubre. Vamos Marta Enguix y yo además del técnico David Martínez, y la idea es pasar por todos los colegios de Educación Infantil de la provincia.

-¿Cómo está yendo la experiencia?

-Está siendo estupenda. Primero porque el proyecto es muy bonito, ya que La huella de mi zapato cuenta, a través del teatro gestual, de los títeres y de teatro de objetos, unas historias muy visuales sobre la tolerancia y el respeto a la diversidad, que están siendo muy bien recibidas. Pero es que además nos hemos dado cuenta que para muchos de los niños de Primaria, de 3 a 5 años, es la primera experiencia que tienen con el teatro, y eso lo hace muy especial.

-En los pueblos pequeños se tiene menos acceso al teatro, y además estos chavales, de 3 a 5 años, llevan media vida en pandemia...

-Claro. Durante todo este tiempo no se ha hecho casi nada y es muy importante hacer la reflexión de que, lo que para los adultos es algo muy normalizado, como ver teatro, para estos niños y niñas, es algo completamente nuevo. En ese sentido creo que tenemos una responsabilidad enorme para crear una cultura del teatro y del espectáculo en directo entre los más pequeños. Este tipo de ocio tiene un ritual, es casi una ceremonia que hay que enseñarla, porque te das cuenta que muchos niños al principio están como descolocados. Y desde el punto de vista profesional es interesantísimo trabajar con este tipo de público. Antes de empezar cada función preguntamos a los escolares para saber quiénes han visto ya un espectáculo teatral y son realmente pocos los que levantan la mano. Y la reflexión que queremos hacer es que tenemos que tomar conciencia de la necesidad de hacer que esta cultura del teatro no se pierda entre los más pequeños.

Carencias

-¿Notan carencias de algún tipo entre este joven público que se sienta por primera vez ante un espectáculo teatral en directo, sin pantallas de por medio?

-En realidad no, más allá de lo que les sorprende. Nosotros les decimos lo que van a ver, y les decimos que hay que guardar silencio y atender, y lo cierto es que están súper atentos, porque además el espectáculo es muy poético y muy visual. El teatro de títeres y de objetos les encanta, les deja absortos y eso es precioso. Nosotros, por nuestra parte, hacemos la función conscientes como te digo de que en muchos casos es la primera experiencia teatral para muchos, y en ese sentido lo hacemos sabiendo que tenemos una gran responsabilidad.

-¿Pesa esa responsabilidad?

-No, no pesa. Más bien ilusiona, porque llevamos muchos años en esto, pero no deja de ser muy bonito. Tu imagínate que eres músico y vas a lugares donde muchos niños no han escuchado nunca música en directo, y estás presentando un arte ancestral a personas que todavía no lo han vivido... es increíble. Y por otro lado, también nos gusta pensar que quizá estemos plantando una semilla. Todos nosotros hemos visto mucho teatro y nos ha influido, y de algún modo queremos que los niños vean que si sueñas con vivir en Teruel y dedicarte al espectáculo, puedes hacerlo.

Soluciones

-¿Qué soluciones hay? Porque con pandemia o sin pandemia, la realidad es que en los pueblos pequeños hay muchas menos alternativas que en la gran ciudad para acudir al teatro...

-La solución está en que las administraciones se lo trabajen bien, que tengan en cuenta que la cultura es un derecho, también en los pueblos pequeños, y que pongan recursos al alcance de ayuntamientos, colegios y bibliotecas para que puedan acceder a diferentes catálogos de música o de teatro para organizar espectáculos en vivo. Esta cultura forma parte de la sociedad y favorece la creación del pensamiento crítico. Ciclos como este de Educando en Igualdad de la Diputación son los que permiten que todos los rincones de la provincia puedan programar actividades de este tipo.

-Después de De puertas para adentro, este es el segundo proyecto en el que Marta Enguix colabora con usted. ¿Qué tal funciona este tándem?

-Estupendamente. Nos entendemos perfectamente, nuestra forma de trabajar es muy parecida y es muy fácil consensuar los contenidos del espectáculo. La verdad  es que tenemos la gran suerte de que en Olba hay profesionales muy buenos en muchos ámbitos del arte con los que es fácil asociarse y trabajar.

-Este año además es muy especial para Celia Salcedo y para usted mismo, porque cumplen diez años con Proyecto Caravana...

-Así es. Son muchos más años de profesional, pero Proyecto Caravana nació en Olba hace diez años, y este verano queremos celebrarlo por todo lo alto. Ojalá las circunstancias sean buenas, porque queremos contar con muchos compañeros, artistas, escenógrafos, actores y también administraciones que nos han acompañado durante todos estos años.