Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La alcañizana Violeta Santos firma su libro como Violeta Santos Dai

La alcañizana Violeta Santos publica su primera novela: “La intención con la que creamos algo repercute en el resultado y en su efecto”

Una peculiar obra en la que, de forma implícita, invita a pensarse más reposadamente

Violeta Santos es una titulada en Derecho y Ciencias Políticas de Alcañiz, afincada en Madrid, que se dedica profesionalmente al coaching. Acaba de publicar Cuando fui humana (Hidroavión Ediciones),  una peculiar obra en la que, de forma implícita, invita a pensarse más reposadamente y encontrar las razones que hacen que seamos humanos. 

-¿’Cuando fui humana’ es novela, es ensayo o es autoayuda?

-Creo que este libro no tiene un género definido, y esa es precisamente su particularidad. Está formado por textos más narrativos, algunos podrían estar dentro de una novela, otros más reflexivos, filosóficos, y desde diferentes puntos de vista que resumen de algún modo la forma que tiene el ser humano de comunicarse, tal y como yo lo percibo. De ese modo hay textos escritos desde la razón, desde esa necesidad que tenemos de teorizar y comprender las cosas, otras desde la emoción, otras desde la inocencia que impulsa a las personas a descubrir la esencia de las cosas, o desde lo que yo entiendo por alma, que viene representada por el lenguaje que va más allá de lo que podemos racionalizar. 

-¿Pero tiene un hilo conductor? ¿Se lee de principio a fin?

-En realidad no necesariamente. Es un libro que permite hacer una lectura lineal engarzando todos los textos a través de un eje, pero si quieres experimentar y leer el libro abriéndolo por donde quieras también tiene sentido. De hecho hay muchas personas que lo han leído primero de forma lineal y ahora lo están disfrutando de esa segunda forma. En ese sentido es un libro bastante experimental.

-¿Predomina la prosa?

-Incorpora muchas formas de comunicación; la prosa, sí, pero también poesía, prosa poética, muchas metáforas...

-¿Cómo nació el proyecto de escribir este libro?

-En realidad los textos que lo forman nacieron por mi necesidad de comunicar, y aunque siempre he querido publicar un libro, fue comentarios que me hicieron amigos míos que los leyeron los que me animaron a hacerlo. Los textos del libro surgieron de una experiencia vital que tuve tras terminar de estudiar, y la verdad es que nunca pensé en un perfil de lector determinado, sino más bien en personas, en seres humanos que pueden leer el libro como quien se mira en un espejo en busca de ver qué les depara el reflejo. Pensaba en personas que están preparadas para liberarse de los juicios o de las expectativas, y simplemente fluir. 

-¿A qué experiencia vital se refiere?

-Tras terminar mis estudios en Derecho y Políticas estuve viviendo como un año en Islandia, entre 2017 y 2018, y fue un punto de inflexión en mi vida. Tras terminar la universidad fue una especie de renacer o de reconectar; tomé perspectiva de lo que había estado haciendo durante mi vida y observar lo que quería hacer. Durante esa experiencia escribí los textos del libro y tomé la decisión de ser coach profesional y dedicarme a eso. 

-¿A qué respondió ese cambio de orientación?

-En realidad no lo es, aunque al principio yo también pensé que no tenía mucho sentido ese giro. Yo quería dedicarme al derecho y la política para contribuir a hacer del mundo un lugar mejor, pero luego me di cuenta de que no era el camino adecuado para hacerlo. En lugar de actuar sobre el sistema, decidí actuar sobre las piezas que constituyen ese sistema, que somos los seres humanos. Hubo un momento en el que pensé que había que ser juez para cambiar las cosas, pero creo que no es así. 

-¿’Cuando fue humana’ es una invitación a seguir sus pasos?

-En realidad el libro es simplemente una oda a la esencia de las cosas, de las personas. A lo que yo animo es que cada cual emprenda esa búsqueda en su interior para encontrar la esencia de lo que nos constituye, y vivir a través de ella para conectarnos con todo lo demás. 

-¿Qué es necesario para hallar esa esencia?

-Honestidad, libertad e intención. Honestidad para no engañarnos a nosotros mismos e inventar respuestas incorrectas, y libertad en el sentido de querer identificar y librarte de todas las cosas que te pueden estar limitando en cada momento. Esas cosas tienen que ver con las creencias, que son algo así como una cárcel para el alma. Todas las personas necesitamos las creencias para vivir, pero a veces nos educamos en creencias que no favorecen esa conexión con el resto del mundo en función de lo que realmente somos, y terminan haciendo que nos dejemos llevar y que aspiremos a ser simplemente lo que creemos que los demás esperan de nosotros. 

-En su actividad como coach personal aplica un concepto denominado ‘creation by invention’. ¿Qué significa?

-Tiene que ver con el tercer elemento que antes te comentaba, que es el de la intención, y se inspira en crear con una intención concreta, con responsabilidad. Estoy convencida de que la intención que ponemos en lo que hacemos y lo que creamos, ya sean pensamientos, emociones o cosas materiales o cotidianas, como la comida que cocinas todos los días, es energía, y esa intención repercute en lo que has creado y en el efecto que produce. Lo que yo digo es que hay que crear y modificar la realidad a través de una intención concreta, que debemos identificar esa intención y hacer que esté conectada con lo que somos. Ese ámbito lo aplica en el coaching y también en mi vida personal. Es como crear espacios de conciencia, hacer consciente la intención que hay detrás de cada uno de nuestros actos y creaciones, porque esa intención tendrá mucho que ver con lo que finalmente conseguiremos.