Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Laura Lasala, dinamizadora juvenil de la Comarca del Bajo Martín: “A los jóvenes se les ha metido mucha caña con la pandemia y han sufrido” Laura Lasala, dinamizadora juvenil de la Comarca del Bajo Martín: “A los jóvenes se les ha metido mucha caña con la pandemia y han sufrido”
Laura Lasala, en un taller online reciente

Laura Lasala, dinamizadora juvenil de la Comarca del Bajo Martín: “A los jóvenes se les ha metido mucha caña con la pandemia y han sufrido”

El programa Dinamov pretende sacar a la juventud de la apatía y motivarla para que tome las riendas de su ocio

Recuperar el colectivo joven como fuerza activa y viva del Bajo Martín. Ese es el objetivo de Dinamov, un programa que propone la dinamizadora juvenil comarcal, Laura Lasala, para la mejora social de los municipios.

-¿Por qué hay que movilizar a los jóvenes del Bajo Martín? ¿Andan algo aletargados?

-Por poner en contexto, yo llegué en octubre de 2020 a la comarca, ya en pandemia. Antes había habido alguna persona dedicada a juventud, pero no con plaza como tal. De la misma forma que hay unos servicios sociales asentados, en mi área no había ningún programa sólido implantado. De los nueve pueblos, el único que tiene un espacio joven, y ahora mismo está cerrado por la pandemia, es La Puebla de Híjar. Como dinamizadora juvenil creo importante animar a los chavales a crear el hábito de participar y movilizarse para que, con el tiempo, sean ellos mismos los que soliciten a sus ayuntamientos sus espacios o talleres. 

-Ha distribuido encuestas para recoger las preferencias de los jóvenes en su tiempo libre.

-Llevamos trabajando desde noviembre en el IES Pedro Laín Entralgo de Híjar y en el colegio Román García de Albalate, que tiene primer ciclo de la ESO. Lo que hacemos es dinamizar los recreos con un programa integrado de espacios educativos y ya les hemos estado consultando. Están un poco apáticos con la pandemia, como todo el mundo, pero el 12 de marzo comenzamos las actividades en Albalate. Cada mes va a haber, en diferentes pueblos, dos actividades de diferentes temas, como creatividad, conocimiento del entorno natural, habilidades sociales, trabajo en grupo, geocaching… También realizaremos el curso de monitor de tiempo libre para mayores de 18 años. En verano, la idea es que los chavales constituyan grupos de acción. Por ejemplo, que se les ocurra limpiar la ribera del río Martín o pintar un mural, con los permisos correspondientes. Que ellos propongan iniciativas y los que hayan hecho el curso de monitor de tiempo libre hagan de tutores. Queremos que, aunque los mayores de 18 años estudien fuera, cuando vuelvan el fin de semana hagan cosas por su pueblo.

-¿Qué les interesa hacer a los jóvenes de la comarca?

-Hay desde grupos que quieren hacer actividades de baile hasta otros que han empezado a manifestar que les apetece trabajar por la igualdad, visibilizando el día del orgullo LGTBI, por ejemplo. Aunque los primeros talleres están un poco más pautados, se trata de que les pique el gusanillo y empiecen a generar sus iniciativas. Poco a poco dejarán de estar aletargados. 

-Ocurre en los pueblos que, ante la falta de opciones de ocio, se queden en las peñas.

-La peña puede ser un sitio donde reunirse, estar juntos y hacer cosas útiles, o convertirse en guetos de los que no salen. Con Dinamov pretendemos que estén activos. Yo qué sé, podría haber un taller de pilotar drones, por ejemplo, o de defensa personal.

-La sociedad culpa a los jóvenes de propagar la pandemia. ¿Están apáticos por ello?

-Se les ha metido mucha caña con la pandemia y han sufrido mucho. Van del instituto a casa y como mucho al parque a comer pipas, pero como nadie les dé una idea mejor puede ocurrir que se les ocurra romper una farola o hacer garabatos en las paredes. Pero si se les da la oportunidad de hacer un mural bonito, a la luz del día y en equipo, a lo mejor hasta les dan las gracias. 

-¿Está dotada económicamente su área para poder desarrollar estas actividades?

-La comarca va a asumir los gastos del proyecto Dinamov y de los diferentes talleres que se vayan a realizar. Si hay que hacer algún tipo de excursión, se subvencionarán los autobuses y también parte del curso de monitor de tiempo libre. Nos sentimos respaldados. 

-¿Cuál es su perfil profesional?

-Soy maestra de educación primaria, pero hasta ahora he ejercido siempre en el ámbito de la educación no formal, como monitora y directora de tiempo libre, campos de trabajo y así.

-¿Cuál es su cometido como dinamizadora juvenil?

-Dinamizar y conocer bien a los chavales para poderles ofrecer actividades que les motiven. En diferentes pueblos no tienen por qué gustarles las mismas cosas, pero es importante que vean que hay alguien que se interesa por ellos y les ofrece alternativas de ocio para que vean que se pueden hacer cosas muy chulas en el medio rural. Estamos también dentro de la red de Jóvenes Dinamizadores Rurales. Esto se tiene que consolidar y tienen que emerger antenas y dinamizadores también en este territorio. Y con La Era rural tenemos que conseguir también emprendedores. En definitiva, ir en busca de la gente, motivarla y moverla. 

-¿Y cómo se logra esto en tiempos de covid?

-Nos dejan entrar en los centros educativos y los vamos atendiendo por grupos para que las burbujas no se mezclen. No hemos podido hacer ninguna macro reunión pero nos vienen muy bien las redes sociales. Hemos hecho directos y talleres de Instagram y para presentar lo que es Dinamov me baso mucho en redes, donde hemos ganado bastantes seguidores. 

-¿Es importante que los ayuntamientos también se impliquen?

-Somos una comarca chiquitina y los ayuntamientos tienen que priorizar según qué cosas. Pero esto es como todo, si los chavales van mostrando interés, los ayuntamientos se pondrán las pilas también. Es la pescadilla que se muerde la cola. 

-¿Con qué rango de edades trabajan?

-Desde los 12 hasta los 30 años, aunque en La Era Rural casi cogen hasta los 45. El abanico es muy amplio. En el IES de Híjar hay 136 alumnos y en Albalate hay dos grupos de ESO de 14 y 19 alumnos.