Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Marcos Jiménez, presidente de la Federación Aragonesa de Teatro Amateur: Marcos Jiménez, presidente de la Federación Aragonesa de Teatro Amateur:
Marcos Jiménez, en la plaza del Carmen de Rubielos de Mora. M.A.

Marcos Jiménez, presidente de la Federación Aragonesa de Teatro Amateur: "Queremos arropar a los grupos de teatro que existen en los pueblos pequeños"

El rubielano preside una entidad que engloba a cerca de 40 asociaciones de teatro aficionado de Aragón

Marcos Jiménez es director y actor del grupo de teatro amateur El Bureo de Rubielos de Mora, uno de los impulsores de la Federación Aragonesa de Teatro Aficionado y, desde este lunes cuando se celebró la asamblea constituyente de la entidad, el primer presidente de una federación que existe en muchas comunidades autónomas, y que se echaba de menos en Aragón.

- ¿Con qué objetivos nace FATEA?
-Se trata de potenciar la práctica del teatro amateur, a través de crear una unión, una asociación que nos permita generar proyectos en común y herramientas que nos pueden ayudar mucho, como muestras de teatro o cursos de formación, por citar dos ejemplos, y que de forma individual resultan inviables.

-¿Cuántas asociaciones y grupos de teatro la forman?
-Cuando formamos la comisión promotora de la federación éramos ocho grupos, y ahora mismo ya somos 38 asociaciones de las tres provincias aragonesas; ocho de Teruel, diecisiete de Zaragoza y trece de Huesca.

-Dígame los grupos federados procedentes de Teruel...
-Pues de la capital están T de Teatro, Albishara, Espantanublos y Siglo XIII, además del grupo de teatro de Muniesa, Lo Mentidero de Cretas, El Bureo de Rubielos de Mora y la asociación cultural San Miguel de Mora de Rubielos.

-¿Con cuántas personas asociadas cuentan?
-Pues teniendo en cuenta que cada grupo tiene de diez a quince acompañantes somos entre 500 y 600 personas. Y si después contamos a las familias que suelen acompañarlos, estaremos moviendo cerca de 3.000 personas.

-¿Por qué eligieron la II Muestra de Teatro de Rubielos de Mora para celebrar la asamblea constituyente de FATEA?
-En primer lugar porque la sede oficial de FATEA está aquí, en el Palacio de Exposiciones de Rubielos, así que pensamos que durante la muestra era un momento excelente para reunirnos todos los grupos federados para conocernos entre nosotros, porque aunque por la pandemia nos hemos visto mucho a través de trabajos audiovisuales e internet, muchos de nosotros no nos conocíamos personalmente. Y en segundo lugar porque creemos que es necesario descentralizar este tipo de actividades. Los próximos encuentros de FATEA serán itinerantes y cada año se celebrarán en una provincia diferente, pero entendíamos que lo más apropiado es que la primera asamblea fuera aquí. Además hay que destacar que el hecho de en una provincia mucho menos poblada que en Zaragoza como Teruel tengamos ocho grupos asociados, y no solo de la capital sino de pueblos de Gúdar-Javalambre o el Matarraña. El hecho de que los grupos de teatro de los pueblos puedan sentirse arropados en un proyecto común tan bonito como este es muy importante. Está generando una ilusión tremenda. Y generar ilusión es lo mejor que le puede suceder a alguien que, como nosotros, nos dedicamos a esto de una forma absolutamente altruista.

-¿Qué proyectos tienen en mente emprender desde FATEA?
-Tenemos cuatro líneas de actuación principales a corto plazo, que incluso están ya en marcha. Uno es lo que vamos a llamar la Muestra FATEA. Todos los grupos queremos visibilizarnos, así que crearemos una muestra de teatro en el que los asociados podrán presentar sus estrenos del año, en una especie de festival que se hará en el mismo lugar donde celebremos el encuentro anual de FATEA.

El segundo punto es poner en marcha, junto al Ayuntamiento de Rubielos de Mora que está muy, muy implicado con nuestro proyecto, un concurso de guiones de teatro para fomentar la creatividad, de forma que el guion premiado de cada edición se pueda estrenar en la propia Muestra de Rubielos, como un acto fijo.

En tercer lugar está la formación. El teatro pertenece al ámbito artístico y en él es fundamental la formación, a través de talleres y cursos. Queremos incluso platear talleres para los técnicos, aprovechando los grandes profesionales que tenemos en este mundo en Aragón, que puedan impartir talleres especializados en diferentes aspectos técnicos.

El cuarto punto es que, dentro del gran número de muestras y festivales que tenemos en Aragón, el de Alfajarín, Biescas, Almudévar, etcétera, queremos plantear colaboraciones para intentar que al menos una de las obras que se exhiban en estos festival sean de alguno de los grupos amateur de FATEA.

-¿Podría darse el caso de que la actividad entre en conflicto con la actividad económica de las compañías profesionales?
-No. Si hay algo que tenemos muy claro desde el principio es que venimos a sumar, nunca a restar o dividir. El teatro profesional tiene su espacio, lo va a seguir teniendo y nosotros necesitamos apoyarlo y en muchos casos seguir aprendiendo de ese espacio. Hay lugares que por diferentes motivos, porque tienen densidades de población muy pequeñas, o por lo que sea, pueden tener más difícil acceder al compañías profesionales, y quizá ese sea nuestro espacio. FATEA viene a cubrir espacios que no estén cubiertos, a ayudar y a aprender. Bajo ningún concepto habrá ningún conflicto en ese sentido.