Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Mario Lafuente está actualmente afincado en Barcelona

Mario Lafuente, cantante turolense: “En el mundo de la música muchas cosas se están saliendo de madre”

Prepara, sin prisa pero sin pausa, un nuevo disco que supondrá un vuelco en su trayectoria musical

Después de ser guitarra y voz durante cuatro años en 15 a medias, y emprender después una carrera en solitario que ha dado de sí tres discos, Una historia en blanco y negro, Mil vueltas al sol y A Contratiempo, además de otros trabajos como el videoclip Marcharé contigo editado con motivo del 800 aniversario de la Leyenda de los Amantes, Mario Lafuente pergeña en Barcelona un cambio de rumbo musical, con el que pretende llegar más cerca de sí mismo de lo que nunca ha estado. 

-¿A qué responde ese cambio de rumbo musical?

-Al final la música tiene que ir muy arraigada a tu vida, y creo que he pecado un poco de contar historias que no eran lo suficientemente cercanas a mí, historias que quizá podían encajar, pero que no eran mías. Seguramente eso fue un error. En estos últimos años me han pasado cosas y he decidido resetear. He tenido tiempo para pensar y he decidido cantar lo que quiero quiero cantar, lo que quiero escribir, quizá sin pensar en el producto, en algo que pueda entrar bien en el mercado de la música, sino que realmente me guste. 

-¿El mercado y usted van por caminos diferentes?

-Después de A contratiempo he visto las cosas de otro modo. Es verdad que estos años no he tenido la misma inspiración, y lo que hacía lo deshacía. Pero ahora tengo más cosas que contar, más personales y que suponen cierto vuelvo con respecto a lo que he hecho. Quizá haya gente a la que le gustaba que se baje del tren, pero me apetece pensar un poco más en mí. 

-¿Está decepcionado con el funcionamiento de la industria musical?

-Con muchas cosas. En la música las cosas se están saliendo de madre. Yo respeto todas las opciones porque tiene que haber de todo, pero se está poniendo de relevancia un tipo de música muy comercial, que está al alcance de cualquiera, que no tienen nada de trasfondo, y que está apartando a todo lo demás. 

-Pero hoy en día hay muchos más músicos que hace años, más  precoces y talentosos...

-No lo sé... quizá lo más sencillo es seguir la senda fácil. Hoy en día hay cientos de miles de canciones nuevas todos los meses, pero la mayoría van un sendero que se está masificando. Y yo no digo que sea el incorrecto, pero es más masivo que nunca. Y no se pone de relevancia la música o lo que la canción diga, sino la imagen del cantante y los cuerpos que aparecen en el vídeo. La música debería ser algo más que sacar tías en bikini. 

-Todas las generaciones han tenido una música que fastidiaba a sus padres... ese componente rebelde que ha buscado provocar...

-¡Claro! ¡Sexo, droga y rock and roll! Eso lo dijo Platero y yo también lo he cantado, es la frase que define al rock. Pero una cosa es decirlo y otra cómo decirlo y hasta qué punto explicitarlo. El rock tampoco es para todas las edades, pero los videos que rock que hablan de sexo no son tan simples como para enseñar a una chica en bikini haciendo twerking.

-¿En qué quiere que se traduzca, musicalmente, su cambio de rumbo?

-Ahora mismo estoy componiendo canciones para un nuevo disco, y estoy escribiendo lo que me apetece, lo que llevo guardado durante este tiempo y que deriva de no estar conforme con muchas cosas que veo a mi alrededor. Y estoy en un punto que me da un poco igual que pueda tener o no aceptación. Desde luego si alguien me escucha será por lo que cuente en mis canciones, no por contar mi vida a través de las redes sociales ni por estar todo el día pendiente de ellas. En cuanto a las letras creo que el cambio será más evidente, hablando más desde dentro, con mayor número de metáforas y sin dar quizá las cosas tan mascadas, pensando menos en que pueda ser algo más o menos comercial. 

-¿Y en cuanto a la música?

-Quiero hacer directos potentes, y quizá la música sea un poco más agresiva. A la gente que ha estado conmigo y me ha apoyado la valoro muchísimo y la respeto, pero sí que busco un poco más de potencia. 

-¿Siente que haya formado parte de esa industria musical que le ha decepcionado? ¿Volvería a firmar todas sus canciones?

-Nunca he hecho nada que no me haya gustado. Hace seis años una empresa de Barcelona me propuso hacer reguetón y lo he rechazado, y he tenido ofertas que iban en contra de lo que pienso de la música. En ese sentido nunca me he vendido, pero sí que reconozco que he hecho canciones pensando más que se pudieran promocionar, en que pudiera tener buen mercado, que en la propia canción. Pero eso no significa que me arrepienta de ninguna de las canciones que he escrito. Una de las canciones que estoy escribiendo ahora, que quizá de título al disco, se titula Ideas y desastres, y habla de eso; de que aprendes a base de desastres, y que si nunca te arriesgas y metes la pata, no aprendes nada. 

-¿Cuándo querría tener el nuevo trabajo listo?

-Mi objetivo es que esté en 2021, o quizá en 2022. No tengo prisa, ahora la prioridad es que tengo algo bonito que contar al mundo y no me voy a andar con prisas, mucho menos con la que está cayendo. 

-¿Podremos escuchar algún avance de aquí a que su nuevo disco salga a la calle?

-Sí. No tengo nada programado todavía, pero siempre hay un videoclip o un single para proyectar un poco el futuro. Ahora estoy centrado en componer y no he pensado para nada en la preproducción. Pero lo que salga será musical, no me gusta que el músico tenga que estar todos los días contando su vida en las redes sociales. Me gustaría volver al sueño que teníamos antes, en el que podías tener una banda favorita y, como no estaba todo inundado de fotos, casi no sabías ni la pinta que tenían.