Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Miguel Ángel Carcelén, ganador del I Premio Creadores Comarca de Teruel en literatura: “Se publican muchos bodrios de novela negra porque cada vez nos atrevemos más escritores” Miguel Ángel Carcelén, ganador del I Premio Creadores Comarca de Teruel en literatura: “Se publican muchos bodrios de novela negra porque cada vez nos atrevemos más escritores”
Miguel Ángel Carcelén, en Teruel junto a su hija Adriana

Miguel Ángel Carcelén, ganador del I Premio Creadores Comarca de Teruel en literatura: “Se publican muchos bodrios de novela negra porque cada vez nos atrevemos más escritores”

El albaceteño verá editada su novela ‘Sucedió en Cella’, donde incursiona en el género fantástico
banner click 244 banner 244

Miguel Ángel Carcelén, albaceteño afincado en Toledo, es el ganador de la primera edición del Concurso Creadores Comarca Comunidad de Teruel, en la categoría de literatura, con su novela Sucedió en Cella. No es la primera novela que ambienta en Teruel ni que le acarrea un premio, ya que en 2009 ganó el IV Concurso de Novela Corta del Maestrazgo con Masía muela.

-¿Qué narra su novela?

-La historia de un escritor que no está atravesando por su mejor momento, ni profesional ni personalmente, y regresa a su casa, a la casa familiar de los abuelos que tiene en Cella, donde empiezan a suceder cosas inexplicables... Es mi primera incursión en el género fantástico.

-¿Cómo ambientó la novela en Cella, localidad que no conocía hasta al día de antes de la entrega del premio?

-Gracias a un amigo, Alberto Mallén, con el que coincido por motivos labores. Desde hace muchos años me viene documentando porque él es de Cella, aunque ahora vive en San Martín de Valdeiglesias (Madrid). Habla muchísimo de su pueblo, de cómo es, de su gente, me contaba historias sobre casas que parecían encantadas, de las tradiciones populares, de sus abuelos que iban a de romería a la ermita... la verdad es que gracias a él tenía un material tremendo para insertar el argumento base. La novela no es larga, y la tenía pergeñada desde hace tiempo, porque esa pasión que tiene Alberto por su pueblo ya la había compartido conmigo desde hace tiempo. Fue pura casualidad que saliera este concurso de la Comarca Comunidad de Teruel donde pudiera presentar el libro, la verdad.

-¿Se corresponde la idea que tenía de Cella con la que conoció el domingo?

-Pasamos el día en Cella y la verdad es que se nos hizo muy corto porque tiene mucho que ver. Me hizo mucha gracia que mi hija me dijera que hablan un poco extraño (risas). Nos pareció gente muy abierta, nada que ver con el tópico que hay sobre la gente de los pueblos aragoneses, cerrados. Estuvimos muy a gusto.

-No es la primera novela que publica, ¿verdad?

-Cuando se publique Sucedió en Cella será mi novela número 34. Todas son producto de ganar certámenes y concursos literarios. Llevo desde muy joven, siempre he sido muy aficionado a la literatura y desde los 14 años me gusta escribir. Mi trabajo además me permite tener el tiempo muy bien distribuido para escribir e idear argumentos, porque trabajo como funcionario de prisiones, y es algo que me encanta.

-¿Qué genero o géneros son sus preferidos, a la hora de escribir?

-Pues este libro ambientado de Cella es mi primera incursión en el género fantástico. Lo que habitualmente escribo es novela de género negro. De nuevo gracias a mi trabajo tengo experiencia y me gusta escribir novela penitenciaria.

-¿Tiene algún personaje fetiche, que eso es muy habitual entre los escritores de género negro?

-No es un detective al uso, sino un funcionario de asuntos internos dentro de la institución penitenciaria. El inspector Benegas, que protagoniza como cinco o seis de las novelas que he publicado.

-El género negro ha sufrido históricamente de cierto sambenito, como novela comercial, ligera, facilona... ¿crees que sigue arrastrándolo o ya se ha liberado de él?

-Yo creo que en los últimos tiempos puede que incluso más. Antes tenía ese sambenito sin merecerlo, pero ahora en parte se lo ha ganado a pulso. Ahora somos muchos los escritores que nos decantamos por ese género, porque tiene un esquema repetitivo y facilón de seguir, con un asesinato, un robo, algo por descubrir, unos buenos, unos malos y una solución. Eso ha hecho que prolifere mucho esta literatura y, cuando eso sucede, no todo lo que sale es bueno. Eso no le quita mérito al género negro, pero al ser mucha más la gente que se atreve a escribir, solo por estadística es normal que haya muchos más bodrios.

-¿Le debe algo a Francisco García Pavón, manchego, que se atrevió con la novela negra de ambientación rural, con su personaje Plinio?

-Me gusta y he escrito novelas negras sacándolas de los ambientes urbanos que parecen más clásicos. De hecho en 2009 gané un premio de novela negra de hecho ambientada en el Maestrazgo, en el IV Premio de Novela Corta del Maestrazgo, titulada Masía Muela.

-A qué va a dedicar el premio de 1.000 euros de la Comarca Comunidad de Teruel?

-Lo donaré a un amigo de Guadamur, un pueblo de Toledo. Se llama David Melar y es uno de los pocos quijotes que todavía quedan. Empezó formando la ONG Aventura Solidaria, pero desde hace cinco años las trabas burocráticas han hecho que trabaje como particular. Es un profesor de la universidad que vive en Mozambique, donde tiene una niña adoptada. Y durante su tiempo libre se dedica a presentar y financiar proyectos. No es una ONG como tal, pero sabemos que cada céntimo que llega allí se invierte en mejorar la vida de la gente.

El redactor recomienda