Síguenos
Miguel Ángel Marigil, patólogo del Hospital San Jorge de Huesca: Miguel Ángel Marigil, patólogo del Hospital San Jorge de Huesca:
El doctor Miguel Ángel Marigil imparte hoy viernes una conferencia en Teruel

Miguel Ángel Marigil, patólogo del Hospital San Jorge de Huesca: "Las investigaciones médicas plantean hasta quince causas diferentes de la muerte de Jesús"

"Me interesaba saber qué le pasa al cuerpo de un crucificado desde un abordaje multidisciplinar"
banner click 244 banner 244

El doctor Miguel Ángel Marigil, patólogo del Hospital San Jorge de Huesca, ofrece este viernes en Teruel la conferencia Aspectos médicos de la crucifixión de Jesús, organizada por la Junta de Hermandades y Cofradías, dentro de los actos culturales de la Semana Santa. Será a las siete de la tarde, en el salón de actos del colegio del Corazón de Jesús (plaza del Obispado) donde dará a conocer las investigaciones sobre este tema.

-¿Cómo surgió su interés por investigar los aspectos médicos de la crucifixión de Jesús? 
-Soy patólogo y hace unos años el presidente de la Cofradía del Cristo del Perdón de Huesca me preguntó si quería dar una charla acerca de cosas médicas de la crucifixión, le pedí que me dejara prepararlo y lo hice, de esto hace ocho años y poco a poco he ido acumulando datos.

-¿Cuáles son las fuentes para esta investigación?
-Puesto que es una investigación de tipo médico, solamente puede ser del mundo científico. Me ha servido la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU, a través de un motor de búsqueda que está abierta a todo el mundo. Esta biblioteca, desde el año 1951 que es cuando se inauguró, tiene 5.000 revistas que son acreditadas. Son más de 30 millones de artículos. Si, por ejemplo, pongo infarto agudo de miocardio me aparecen 6.000 artículos al año, pero si pongo crucifixión, sólo hay unos 60-65 artículos. En esta biblioteca se recoge prácticamente todo lo que se ha escrito desde el punto de vista científico. La sábana santa y eso lo trato de evitar porque yo lo que me preguntaba es qué le pasa a un crucificado, a través de un tormento durante 19 horas, desde el punto de vista médico.

-¿Cómo fue médicamente ese proceso?
-Durante 19 horas lo que ocurre son varios episodios muy importantes. Uno es Getsemaní, el Huerto de los Olivos, donde hay un proceso de deshidratación, de agonía, de soledad, sudoración de sangre. Lo que hago básicamente es seguir el relato de los evangelistas, sobre todo de los sinópticos: Marcos, Mateo y Lucas, aunque también el de San Juan. Luego viene la consideración judicial con Anás, Caifás y Pilato y ocurren una serie de acontecimientos. Después viene la flagelación tan terrible a la que se sometió; el camino del Calvario, esos 1.200 pasos terribles, y la crucifixión propiamente dicha. Analizo cada uno de esos aspectos desde el punto de vista nutricional, neumológico, cardiológico, traumatológico, etc.

-¿Qué supone el poder aportar desde la ciencia esa visión?
-Para mí es un interés desde el punto de vista médico de qué le ocurre a una persona que tiene el sufrimiento más cruel que puede ocurrir como estar colgado de una cruz y esas 19 horas. Me interesaba saber desde un abordaje multidisciplinar de distintas especialidades, qué ocurre en ese cuerpo desde el punto de vista físico.

Sufrimiento

-Esta pena era habitual, pero ¿en el caso de Jesús fue mayor que otros condenados?
-La crucifixión ya viene desde los persas y había crucifixiones multitudinarias, por ejemplo, con Espartaco se hicieron 6.000 prisioneros y los crucificaron a lo largo de 200 kilómetros de la Via Apia entre Capua y Roma. Incluso en la actualidad, el periodista Ramiro Escobar redacta las crucifixiones contemporáneas, hay calvarios contemporáneos, los islamistas radicales en Bagdad, en  Irak, en Egipto,etc

-¿Se buscaba el máximo sufrimiento?
-Claro, era una auténtica sinfonía de dolor, es decir, de una persona que ya está destrozada físicamente con una tremenda tunda hasta la cruz, con la flagelación, tiene que estar ahí clavado como si fuera un gozne y tiene que incorporarse para poder respirar porque si no se moriría, se apoya sobre los pies con los clavos, inspira y vuelve otra vez a caer.

-¿Con este análisis médico se puede saber si estuvo todo el tiempo consciente?
-Sí. Llama la atención que una de las causas de la muerte que dan es el shock hipovolémico, pero eso es difícil porque, tanto en los sinópticos como en Juan,  dicen que casi al final habla con unas mujeres y con Juan, si uno tuviera un shock hipovolémico es muy difícil que uno pudiera hablar. Luego, de repente, ocurre una muerte inesperada y repentina porque normalmente los crucificados duraban aproximadamente entre dos y tres días. En cambio, Cristo murió en tres horas. Ésa es una de las incógnitas, por qué murió tan rápido.

-¿Hay alguna hipótesis de la causa de la muerte?
-He recogido en los artículos unas quince causas de muerte. Los distintos investigadores: neumólogos, cardiólogos, cirujanos, traumatólogos, forenses... plantean diferentes causas. Hay una causa que últimamente se viene diciendo y eso no lo cuento hasta la conferencia.

-¿Continúa con este estudio?
-Sí. Hay poco escrito y da la casualidad de que la mayor parte de los investigadores médicos son protestantes. Los católicos somos un poco más tripas y corazón. Yo me considero orgulloso de ser católico, sin embargo, tendríamos que aprender algo de los protestantes a la hora de racionalizar nuestra fe, tendríamos que pensar por qué y en qué creemos y cuando tenemos una duda hay que preguntarse por qué y si no la podemos resolver, preguntar a quien lo sepa.