Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Pilar Punter, junto a los restos de lo que podría ser un antiguo horno sacado a la luz en el yacimiento de La Caridad

Pilar Punter, arqueóloga: “La excavación en La Caridad ha tenido continuidad por el interés de los hallazgos”

“Todos los años aparece algo interesante porque la ciudad se abandonó precipitadamente, dejaron todo”
Cruz Aguilar

Pilar Punter es arqueóloga y ha participado en las excavaciones del yacimiento celtíbero-romano de La Caridad, de Caminreal, desde que se iniciaron, en el año 1984. Desde 1993 es conservadora de materiales en el Museo de Teruel y se ocupa cada año de supervisar los trabajos para mantener las piezas extraídas en La Caridad.

-¿Qué ventajas o inconvenientes tiene un yacimiento cuya excavación se ha prolongado tanto en el tiempo?

-Las condiciones de un yacimiento que se expone a la intemperie suponen someterlo a acciones externas. Las estructuras tienden a equilibrase con ese nuevo entorno que le rodea y se producen cambios que se traducen en un deterioro. Los materiales más sensibles comienzan a desprenderse mientras que las estructuras más resistentes responden mejor, simplemente con la protección es suficiente para su conservación, pero en los muros que no se pueden tapar y permanecen a la intemperie hay bastante deterioro, sobre todo en las partes arcillosas que se van destruyendo porque sufren un proceso de disolución. En función de los materiales nos encontramos que responden a los agentes, como lluvia, viento, personas o animales, de una forma u otra.

-¿Cómo se logra esa conservación?

-Intentamos neutralizar todos esos agentes negativos. Una de las medidas necesarias fue el vallado, que es una cosa básica, pero hay que limitar el acceso a los animales a las personas de forma indiscriminada, sobre todo para evitar el tránsito. También se colocan barreras físicas con elementos aislantes. Se intenta evitar la reconstrucción, pero a veces hay que consolidar los muros para evitar que los elementos de mampostería se destruyan.

-¿Cómo se hace?

-Las dos intervenciones básicas son el rejuntado de las llagas y recuperando las partes perdidas, que consiste en la reintegración de lagunas o volumétrica para evitar que se siga perdiendo. 

-¿Qué se logra con ello?

-Conservar mejor las estructuras para su transmisión de futuro. Otro objetivo es mantener las condiciones que permiten su lectora por parte de los visitantes, porque si se empieza a desintegrar se entorpece su comprensión.

-¿Qué tipo de materiales utilizan?

-Materiales constructivos, siempre dentro de unas técnicas de construcción, pero aplicando a ellas los criterios de conservación que son el respeto máximo de los materiales y el uso de aquellos que son compatibles, reversibles y no dañan el soporte.

-¿Cada campaña se tapan los restos?

-Solo hemos tapado los pavimentos y algunos muros de adobe, protecciones puntuales porque son materiales más sensibles. Los pavimentos no son mosaicos, son de tierra, pero son muy interesantes porque son los que usaban a diario. El resto no se tapa porque supondría ocultar todo el yacimiento, que es un testimonio interesante de una época llamativa para el visitante. Este yacimiento tiene un gran potencial de ser visitado. Es un bien lo suficientemente espectacular de su época como para invertir en conservación y mantenimiento de los restos. 

-¿Qué están realizando ahora en materia de conservación?

-Los conservadores vamos por delante de la excavación. El proyecto de excavación pone al descubierto estructuras que se consideran interesantes para entender el complejo y hay que conservarlas. 

-¿Cuándo empezaron?

-Llevamos un mes y el equipo está formado por 3 personas incluida yo, que soy la que lo dirijo. Estaremos 2 meses, hasta el 8 de septiembre, y yo seguiré en la parte de la conservación, para ocuparme de los hallazgos muebles.

-¿Este año también habrá hallazgos?

-Todos los años aparece algo porque la ciudad se abandonó precipitadamente por el conflicto y dejaron todo. En aquellas ciudades que se abandonan progresivamente la gente se lleva todo, pero aquí lo dejaron. 

-Para un arqueólogo un yacimiento como La Caridad, que ha arrojado piezas espectaculares, será  un caramelo.

-Profesionalmente todos los hallazgos tienen interés, pero que aparezca algo menos frecuente te habla de una excepcionalidad, ofrece pistas diferentes.

-¿Y que es lo que más le ha impactado de lo que se ha localizado en Caminreal?

-La Caridad nos sorprende continuamente y asumes que lo que va a aparecer aquí va a ser especial. Pero para mí lo más importante es que el proyecto ha tenido continuidad en el tiempo, en parte por la espectacularidad de los hallazgos, que han sido capaces de mantener el interés para los investigadores pero también para las administraciones. Esos importantes hallazgos son los que han propiciado probablemente que se continúe el trabajo. 

-Lleva aquí desde 1984. ¿Como arqueóloga no se cansa de estar en el mismo lugar?

-No porque tenemos una vinculación muy importante con el yacimiento, cada año la excavación va completando el proyecto de investigación. Lo que se echa en falta es que se pudiera invertir más en conservación y que las campañas de excavación fueran más amplias en personal o más extensas en el tiempo.