Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

Rebeca Ferruz Roldán, maestra de pueblo y autora de 'Lucía y su orgullo rural': Rebeca Ferruz Roldán, maestra de pueblo y autora de 'Lucía y su orgullo rural':
Rebeca Ferruz con un ejemplar de su libro

Rebeca Ferruz Roldán, maestra de pueblo y autora de 'Lucía y su orgullo rural': "En la universidad deberían enseñarte a planificar las clases de un aula internivelar"

"El cuento trata de una niña de 5 años que va a vivir a un pueblo y descubre las cosas diferentes que hay allí"
banner click 244 banner 244
Cruz Aguilar

Rebeca Ferruz Roldán es una maestra sin pueblo que recaló hace unos años en Báguena y, lo que encontró, le gustó tanto que le sirvió de inspiración para la creación de un cuento que, ahora, se ha publicado. El libro, de la Editorial Acrótera se presentó el sábado en el Día del Orgullo Rural en Báguena y hoy viernes su autora tenía previsto hablar de él en la Librería Senda de Teruel.

-¿Cómo surge la historia de Lucía y su orgullo rural?
-Yo no tengo pueblo porque mis padres son de Zaragoza y durante cuatro años he estado trabajando en colegio rurales, entre ellos este de Báguena, que entra dentro del CRA Eras del Jiloca junto a El Poyo del Cid. El año que llegué  me tocó a mí ser la encargada del huerto y resultó que fue el año que mejor salió. Todas las cosas de lo rural me han gustado siempre y una de las madres me dijo que tenía que escribir un cuento. Me pusieron en contacto con los de la Editorial Acrótera, que sólo había publicado hasta entonces cómics y les pareció buena idea hacer un cuento para niños. Lo hemos hecho en letras mayúsculas porque hay pocos cuentos que están en letras mayúsculas, para los niños que empiezan a leer, y la temática del orgullo rural está muy vinculada a esta zona.

-¿Los niños sienten orgullo por ser de pueblo?
-Sí que lo tienen, pero ya no es reivindicar ese orgullo rural, sino mostrar que en los colegios rural se trabaja igual que en un cole de ciudad, que la gente eso no lo ve,  se piensa que por tener en un aula a niños de diferentes edades no van a trabajar igual de bien y no van a aprender contenidos que aprenden en un cole grande, pero para nada es así.

-¿Cree que hay cierto complejo fuera del aula?
-Creo que está superado, sí que es verdad que en las ciudades tal vez no quieren mucho al mundo rural pero creo que la sociedad ya ha cambiado y, en general, ya el mundo rural está más cercano porque mucha gente de las ciudades va a los pueblos, de hecho este colegio de Báguena iba a cerrar y ahora tiene bastantes niños.

Destino rural

-Sea sincera. ¿Qué pensó al tocarle un destino rural?
-En un principio me gustó la idea porque nunca he tenido pueblo, pero sí que es verdad que cuando entré en el aula y vi que tenía cinco alumnos, uno de cada edad, fue una locura. La primera semana fue una locura de pensar que tenía que dar matemáticas a niños que uno no sabía ni siquiera los números, otros estaban empezando a sumar y otros ya dividían. Eso es un poco complicado y la mayor faena en ese sentido es para el docente, que tiene que organizarse, a partir de ahí es fácil y para mí está muy bien porque todos se ayudan, los mayores están pendientes de los pequeños. En clases que tienen un mismo nivel esto no ocurre.

-Algunos compañeros suyos se han quejado de que los primeros destinos para un maestro son siempre rurales con aulas internivelares y sin embargo, en la universidad no se da ninguna formación de este tipo. ¿Qué opina usted al respecto?
-Es cierto, pero también te digo que llevo cuatro años dando clases y los cuatro años me han tocado colegios rurales porque soy novata y porque son coles que no quiere la gente que tiene más puntos, pero ahora mismo prefiero un cole rural que uno de ciudad grande. Sí que es verdad que no tienes ninguna formación y que estaría bien contar con alguna asignatura de planificación de clases para un aula multinivelar, estaría bien.

-Las últimas tendencias pedagógicas apuestan por mezclar a niños de distinta edad. ¿Miran hacia el medio rural los grandes gurús de la educación?
-Es cierto que los mezclan, pero son momentos puntuales como contarle un cuento a los más pequeños. En colegios grandes también impulsan el tema multinivelar a través de las nuevas tecnologías, pero en el mundo rural todavía no nos llegan equipamientos informáticos similares a los que tienen en los colegios grandes.

A los niños

-¿De qué va la obra?
-De una niña de cinco años que vive en la ciudad y, después de un verano, sus padres deciden irse a vivir a un pueblo. A ella en un principio le cuesta mucho, pero empieza a ver las cosas diferentes que hay en un pueblo, como que le saludan por la calle sin saber quién es o que puede saber la estación en la que está sin mirar al calendario, solo observando los árboles y las flores. También ve como se crean los alimentos que nos vamos a comer a través del huerto.

-¿A quién va dirigido?
-Sobre todo a los niños que empiezan a leer porque está escrito en letras mayúsculas y es con este tipo de letras con el que empiezan a aprender las letras, pero también para los niños de primaria porque, aunque es un libro muy fácil de leer porque está en letras mayúsculas y tiene un montón de dibujos, pueden trabajar diferentes aspectos del mundo rural.

-¿Quien lo ha ilustrado?
-El libro está dedicado a Lucía, una de mis primas, y pensé que la mejor persona para ilustrarlo era Jaime Cascajares, que la conoce y sabe cómo es en realidad. La verdad es que tanto la letra como los dibujos han quedado genial y están gustando mucho.

-¿Es su primer libro?
-Sí, pero ya hay mucha gente que me está preguntando si Lucía va a tener alguna nueva aventura.