Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Sebastián Nerone juega una bola durante un partido. World Padel Tour

Sebastián Nerone, exnúmero uno del mundo de pádel: “Practican pádel 4 millones de españoles; no es caro y tiene un componente social fuerte”

El argentino compagina su presencia en el circuito internacional con su apoyo al club de Calanda

El que fuera número uno del mundo de pádel, Sebastián Nerone, compaginará a sus 44 años su presencia en el circuito internacional con su apoyo al club de pádel de Calanda que lideran Enrique Gros y Carlos Blázquez, y que llevará el nombre del deportista argentino. Por el momento, el que pretende ser el primer club de pádel federado de la provincia cuenta con cerca de 40 niños inscritos en la escuela.

-¿Cómo llega un argentino campeón del mundo de pádel a colaborar con un proyecto deportivo en Calanda?

-Porque hay una conexión familiar en el medio. Uno de los socios, Enrique Gros, es tío de mi mujer. Ahora que veo que voy en serio con su sobrina es buen momento (ríe). La verdad es que empecé a salir con ella sin saber que su familia tenía un club de pádel, y con el tiempo me propuso formar parte del proyecto.

-¿En qué va a consistir su función?

-Voy a tratar de ayudar en todo lo que pueda, pero yo vivo en Madrid. De modo que voy a tratar de sacar tiempo de mi agenda, de mi calendario, para acercarme un par de veces al año o más a Calanda y colaborar, desde  la formación de profesores a ayudar con los niños en la escuela. 

-¿Qué dimensión tiene el proyecto de Calanda?

-En este momento tienen cuatro pistas. El primer paso se trata de cambiarles el césped de la moqueta a todas ellas y techarlas. Esto aportará más jugabilidad tanto en verano como en invierno, pues ni molestará la lluvia y el frío ni el sol apretará tanto. 

-¿En qué punto está el pádel en España y Teruel en este momento?

-En España, en general, está en el punto más alto, y en Teruel esperemos que vaya creciendo no solo en Calanda, sino en toda la provincia. A ciencia cierta no lo sé, pero se estima que habrá unos cuatro millones de jugadores en el país. Esto es casi un 10% de la población. No está nada mal.

-¿Que tiene el pádel que atrae tanto?

-Es un deporte muy fácil de practicar al inicio, entonces te formas muy rápidamente. Creo que no es un deporte caro y tiene un componente social muy fuerte, porque al jugarse de a cuatro es bueno quedar como para la cervecita de después. Todo ello lo convierte en un deporte muy divertido.  

-Hace dos fines de semana estuvo usted en Calanda para escenificar el impulso definitivo al proyecto del club de pádel local. Allí se habló de Pepe Balfagón, ¿quién fue esta figura?

-Pepe Balfagón fue uno de los precursores que ayudó para que el club de pádel de Calanda creciera. En ese momento el deporte se encontraba en un momento de desconocimiento y fue Pepe el que le dio un impulso en lo económico y en lo anímico porque no solo puso dinero, sino que colaboró en cualquier cosa que hubiera que hacer, desde pintar una pared a hacer un asado. Él ya no está entre nosotros, pero sin duda que su espíritu ayudó a lo que hoy es el club de Calanda. 

-A sus 44 años, sigue jugando al pádel de forma profesional. ¿Qué motivación tiene para seguir en la élite?

-Sigo participando en el circuito internacional. Encuentro que es mi estilo de vida y porque me encanta seguir compitiendo años después de haber llegado al número uno del mundo.

-¿A qué edad se termina la vida deportiva del jugador de pádel?

-Yo me lo planteo año tras año, pues obviamente estoy más cerca del final que del principio. Pero mientras me encuentre físicamente bien y me siga divirtiendo, seguiré jugando. 

-¿Ha dejado de mirar la clasificación mundial o sabe el lugar que ocupa?

-Creo que voy por el 48 o así. No es una cosa que me interese ahora, porque no es mi objetivo principalmente encontrarme un par de puestos más arriba o abajo sino tratar de ganar la mayor cantidad de partidos. Ya fui número uno del mundo y no es lo que busco puntualmente. 

-¿Cómo se llega a campeón?

-Antes entrenaba más que ahora. Pero para ser el número uno del mundo se tienen que alinear un par de situaciones. Al ser un deporte en pareja tienes que encontrar un compañero competente con el cual las cosas salgan bien. Por mucha voluntad que le ponga, uno solo no lo puede llegar a lograr sin una pareja que se acople. Pero tiene que empezar por uno mismo, uno tiene que ser consciente de que tiene que hacer las cosas bien.

-¿Es un deporte que da para ganarse la vida?

-Totalmente, aunque depende la posición en el ranking que tengas y también de si ganas partidos y si te encuentras bien. También es importante el apoyo de los patrocinadores porque los premios están bien, y de hecho van subiendo, pero sin el apoyo de los patrocinadores no te puedes dedicar de pleno. 

-¿Qué puesto hay que alcanzar para ganarse la vida de forma digna?

-Según lo que entiendas por tener una vida digna. Hay quien lo consigue con 1.500 euros al mes y otros con 10.000.

-¿En qué situación se encuentra el circuito internacional en situación de pandemia?

-Algunas pruebas internacionales del circuito World Padel Tour se han caído, pero también las nacionales. En este momento están haciendo un esfuerzo muy grande para sacar pruebas hacia adelante y los jugadores eso lo agradecemos mucho. A cambio,  estamos haciendo un esfuerzo económico importante para que el circuito se mantenga. 

-¿También está afectando el Covid-19 a la apertura de las escuelas y clubes del país?

-Yo estoy en el club Fuencarral de Madrid, ayudando a la escuela, pero esa pregunta es realmente para el director de un club, más que para mí. No sé cuáles serán los protocolos de los clubes en este aspecto, pero lógicamente hay afecciones.