Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Víctor Küppers, conferenciante y escritor: “Si no cuidamos nuestra salud mental, vamos a salir de ésta muy tarados” Víctor Küppers, conferenciante y escritor: “Si no cuidamos nuestra salud mental, vamos a salir de ésta muy tarados”
Victor Küppers, en una de sus conferencias

Víctor Küppers, conferenciante y escritor: “Si no cuidamos nuestra salud mental, vamos a salir de ésta muy tarados”

Ofrece este jueves una charla online organizada por Caja Rural y Cámara Teruel

El conferenciante y escritor Victor Küppers ofrece este jueves una charla a través de internet organizada por Caja Rural y Cámara de Teruel en la que hablará sobre cómo mantener el ánimo en la situación actual. Como adelanto, indicó que “aunque no existen recetas mágicas ni soluciones milagrosas”, podemos elegir en cada momento la actitud que mejor nos ayude a afrontar las circunstancias creadas por la pandemia.

-La conferencia lleva por título Mantener el ánimo en la situación actual. ¿Cuáles son las claves para hacerlo?

-Yo lo que explico son las recomendaciones de los expertos en psicología positiva, que no tiene recetas mágicas ni soluciones milagrosas, pero sí que aporta algunas ideas que quizá en estos momentos nos pueden ayudar, como por ejemplo ser conscientes de que de nosotros depende la actitud. Nosotros como seres humanos elegimos la actitud, y la actitud que elegimos en cada momento nos ayuda más o menos a afrontar las situaciones que vivimos. Tenemos que salir del bucle, no estar siempre pensando en lo negativo. Estamos demasiado expuestos a noticias negativas. Tenemos que tener serenidad para aceptar que las cosas son como son; sin resignación, sin conformismo, pero sí con serenidad, y no centrarnos tanto en lo que no depende de nosotros sino dedicar las fuerzas y la energía a lo que está en nuestras manos y a lo que sí depende de nosotros. Tenemos que intentar ser positivos, hacer cosas que nos hagan sentir bien, hacer ejercicio porque anímicamente es muy bueno, apoyarnos en las personas que queremos, cuidar a la familia… Hay muchas estrategias para intentar mantener el ánimo. No son recetas milagrosas, son cosas que todos sabemos, pero la clave está en hacer un esfuerzo consciente para obligarse porque si no nos obligamos a hacer cosas positivas, al final el entorno nos va atropellar, a arrasar, por la cantidad de inquietudes, preocupaciones y problemas que hay. Hay que ser proactivos y forzarse a hacer cosas que nos hagan estar en modo positivo.

-La extensión en el tiempo de la pandemia y la incertidumbre sobre su finalización, ¿dificultan mantener ese ánimo?

-Por supuesto, sin ninguna duda. De hecho el gran riesgo hoy es perder el ánimo. Esto ya dura demasiado y no tiene gracia. El ánimo no es infinito, no es ilimitado. Y cuando una dificultad se alarga en el tiempo, el peligro es que perdamos el ánimo. Por eso tenemos que cuidarlo. Nos dicen que tenemos que llevar la mascarilla, guardar la distancia, lavarnos las manos,… Pero no nos dicen que tenemos que cuidar la salud mental porque vamos a salir de ésta muy tarados si no nos cuidamos. 

-Imagino que también difiere el estado anímico en función de la afectación, de si ha fallecido una persona cercana o te has quedado sin trabajo. ¿Necesitan éstas un plus para seguir adelante?

-En la vida hay problemas que son dramáticos y problemas que son circunstancias a resolver. Problemas dramáticos hay pocos pero son esos que mencionas: el fallecimiento, cuando te quedas sin trabajo, cuando no llegas a final de mes… Hay muchas personas que tienen dramas. Entonces, los que no tenemos drama, tenemos la obligación de ayudar a las personas que sí que lo tienen porque a veces uno solo no puede, necesita ayuda. Tenemos que estar muy pendientes todos de las personas que están a nuestro alrededor para ver en qué les podemos ayudar. Entonces, deberíamos preguntarnos cada día qué estoy haciendo yo para ayudar a los demás.

-Y los que mantenemos la salud y el trabajo, ¿qué podemos hacer por los demás?

-No tenemos que esperar a que nos pidan ayuda, tenemos también que estar pendientes porque a veces a las personas les cuesta pedir ayuda. Y tenemos que acompañarles, apoyarles, ayudarles, preguntarles cómo están… Seguramente, no les vamos a solucionar los problemas porque no todo está en nuestras manos. Pero sí que podemos hacer que se sientan acompañados, apoyados, escuchados, comprendidos… Y eso, anímicamente también es muy importante.

-Siempre recomienda vivir con pasión pero, ¿cómo hacerlo en esta situación adversa?

-Recomiendo vivir con pasión, pero no siempre porque a veces la vida es muy divertida pero otras es muy dura, muy triste, inaguantable, insoportable. De hecho, a veces la vida es una mierda. También hay que reivindicar el derecho al cabreo, la tristeza y el desánimo porque hay situaciones en la vida que no hay otra reacción que sea natural y lógica. La psicología positiva no dice que siempre tenemos que estar contentos, felices y sonriendo. Eso es imposible y además es agotador. Hay momentos en los que uno está triste o enfadado y es que tiene que estarlo. Pero lo que no hay que perder nunca es el ánimo y la esperanza porque cuando los pierdes, se acabó.

-¿Tenemos que seguir apelando a la responsabilidad y a la solidaridad?

-Por supuesto, siempre. Este es un virus en el que, si no existiera esa responsabilidad individual, no podríamos superar esta situación. Al final los problemas que tenemos muchas veces es por mala suerte o por gente que ha sido irresponsable. Y también a la solidaridad, porque estamos en esta vida para ayudarnos unos a otros. De hecho, es una de las pocas cosas buenas que tienen las crisis es que emerge lo mejor de cada uno de nosotros, a veces también lo peor, y hay muchas acciones solidarias que se ponen en marcha.

-Cuando termine, ¿habremos aprendido a valorar lo importante?

-Eso depende de la persona que escucha. Quizá tengamos la reflexión de que vale la pena valorar lo importante. Pero es el esfuerzo y el compromiso de cada uno por llevarlo a la práctica.